Evaluar el alcance del teletrabajo

-

El teletrabajo entró en nuestras vidas con la pandemia, para una parte importante de nosotros; permaneció allí, para muchas personas. Ahora estamos empezando a comprender mejor sus implicaciones, y tal vez incluso en las finanzas personales. Reflexión, en tres etapas.


Publicado a las 5:00 a.m.

La carga (más o menos) sutil

“Cuando trabajas desde casa, no das un paso atrás. Puedes ver la mancha en la alfombra. Así que vamos a limpiarlo en el medio. Pero si estás en la oficina, no lo verás…”, ilustra la socióloga Francine Descarries, del Instituto de Investigación y Estudios Feministas (IREF).

Cada uno acomodaba el trabajo de la casa a su manera, según sus propias reglas.

Algunos han establecido límites muy estrictos entre el trabajo desde casa y la vida personal y familiar que también se desarrolla allí, otros se reconocerán fácilmente en el ejemplo de Francine Descarries: es muy fácil meter las magdalenas en el horno y sacar la basura. entre dos reuniones equipos.

type="image/webp"> type="image/jpeg">>>

FOTO FRANÇOIS ROY, ARCHIVOS DE LA PRESSE

Según Claire Estagnasié, estudiante de doctorado en comunicaciones de la UQAM, el teletrabajo conduce a un entrelazamiento de la vida profesional y personal que puede crear confusión y difuminar las fronteras.

“El teletrabajo es extraordinario porque nos permite adaptarnos”, continúa Francine Descarries, profesora emérita de la UQAM. Pero creo que terminamos saliendo con la nuestra con más trabajo en lugar de menos. »

Según ella, esta carga adicional puede ser sutil, pero todas estas pequeñas cosas se suman. Al final de la semana, serán considerables. Y tal vez más para las mujeres.

El sociólogo señala que también en este caso existe una disparidad: las mujeres prefieren trabajar desde casa que los hombres, como lo confirman los datos estadísticos. Es necesario evaluar el impacto en los ingresos, si los hubiera, así como en las responsabilidades familiares. Lo mismo ocurre con las semanas de cuatro días, subraya Francine Descarries.

type="image/webp"> type="image/jpeg">>>

FOTO MARTIN CHAMBERLAND, ARCHIVOS DE LA PRESSE

Francine Descarries, socióloga

En mi opinión esto no es un paso adelante porque nos permite solucionar problemas familiares y dejar libre a toda la familia para el fin de semana. Esto refuerza el papel de la mujer como responsable del hogar.

Francine Descarries, socióloga

Un estudio reciente de la Cámara de Seguridad Financiera se centra en los ahorros de las mujeres, pero también recuerda la desigualdad que persiste entre el reparto de las tareas domésticas y educativas.

Lea la columna de Marie-Eve Fournier “Las madres no tienen tiempo para ahorrar”

El teletrabajo crea una situación de “metatrabajo”, indica Claire Estagnasié, que realiza su doctorado en comunicación en la UQAM sobre “el trabajo a distancia desde todas partes”.

En primer lugar está “el entrelazamiento de la vida profesional y personal”, precisa el investigador. “Y eso puede crear confusión y difuminar los límites. »

Precisa: mucha gente ve como una clara ventaja esta posibilidad de realizar tareas que no tienen nada que ver con el trabajo durante el horario laboral, entre dos mandatos.

Pero esto también provoca una metaorganización, donde se entrelazan la planificación de las cosas que hacer en el trabajo y las de la vida personal.

Organizar el entrelazamiento de las esferas es un trabajo adicional.

Claire Estagnasié, estudiante de doctorado en comunicaciones

Toda esta vorágine provocada por la pandemia y la revisión de la forma de trabajar ha tenido un beneficio insospechado: “¡Descubrimos cuál era la carga mental! », lanza Lise Courteau, presidenta de AFEAS, la Acción Feminista por la Educación y la Acción Social, una de cuyas principales preocupaciones desde hace mucho tiempo es el trabajo invisible.

Según Lise Courteau, el teletrabajo puede contribuir a un desequilibrio, en el sentido de que quien se queda en casa puede hacer más. En este caso, dice, hay que tener lucidez y reconocerlo.

type="image/webp"> type="image/jpeg">>>

FOTO FRANÇOIS ROY, ARCHIVOS DE LA PRESSE

Aunque hace tiempo que estamos interesados ​​en el teletrabajo, apenas estamos empezando a analizar el fenómeno que ha crecido tras la pandemia.

Más mujeres que hombres

La adición de tareas domésticas no reduce la productividad ni la eficiencia en el empleo: se realizan en exceso, señala Diane-Gabrielle Tremblay, profesora del departamento de economía y gestión de TELUQ, interesada en cuestiones de sociología del trabajo.

En concreto, sustituirán el tiempo dedicado a charlar con un colega o el tiempo en el que salimos a pasear entre dos archivos. En un estudio firmado conjuntamente por la profesora Diane-Gabrielle Tremblay en 2006, observamos que uno de cada diez trabajadores cita el aumento de la productividad como la principal ventaja del teletrabajo.

Aunque hace tiempo que estamos interesados ​​en el teletrabajo, apenas estamos empezando a analizar el fenómeno que ha crecido tras la pandemia. Según el Instituto de Estadística de Quebec, en 2022, el 40% de las trabajadoras teletrabajaron frente al 34% de los hombres.

type="image/webp"> type="image/jpeg">>>

FOTO PROPORCIONADA POR TELUQ, ARCHIVOS DE LA PRESSE

Diane-Gabrielle Tremblay, profesora del departamento de economía y gestión de TELUQ

Las encuestas cualitativas también tienden a apoyar esta tendencia, precisa Diane-Gabrielle Tremblay, cuyo trabajo permite aclarar otras diferencias de comportamiento en el trabajo. Por ejemplo, en el caso de una pareja heterosexual donde ambos cónyuges trabajan desde casa, el hombre generalmente ocupará la oficina cerrada.

“Él estará más tranquilo, más libre de otras actividades, mientras que la mujer se instalará más en un lugar menos apropiado”, explica Diane-Gabrielle Tremblay. Es raro que las casas tengan dos oficinas. »

Ya en el año 2000, en un estudio británico sobre el trabajo desde casa, dos investigadores (entonces de la Universidad de Leicester) concluyeron que las mujeres tienen más dificultades para separar la vida profesional y familiar cuando trabajan desde casa.

Claire Estagnasié realiza observaciones in situ en el marco de su investigación y lo que ve confirma este dato: “En una pareja heterosexual, con hijos, cuando ambos padres teletrabajan, quizás el hombre tendrá una oficina y realmente teletrabajará todo el día, dice la investigadora . Y es la mujer la que lavará la ropa. »

Muchos padres afirman que el teletrabajo les permite pasar más tiempo con los niños, especifica Claire Estagnasié. Mientras que las tareas del hogar generalmente no encajan en sus jornadas laborales en casa, según observa el doctorando.

“La relación de género muchas veces no llega, porque son roles internalizados”, afirma quien lo notó incluso en las parejas más jóvenes, aunque con un poco menos de frecuencia.

En el caso de que una de las dos personas de una pareja trabaje desde casa, el tema debe ser motivo de conversación franca.

Es absolutamente necesario discutir esto, porque cambia completamente la arquitectura de la vida cotidiana.

Claire Estagnasié, estudiante de doctorado en comunicaciones

Un acuerdo profesional, cualquiera que sea, merece un debate si se realiza en el seno de una pareja, considera Lise Courteau. No importa quién se quede en casa o si en la pareja hay una mujer, dos mujeres o ninguna. METROa mí Courteau cree que las parejas deberían hacer esto al tomar el permiso parental, lo que sin duda tiene un impacto en la carrera.

“En los permisos parentales también hay ascensos que se pasan”, afirma el presidente de AFEAS, que aconseja no tomar estas decisiones a la ligera y medir el impacto, sobre todo a largo plazo.

type="image/webp"> type="image/jpeg">>>

FOTO ALAIN ROBERGE, ARCHIVOS DE LA PRESSE

En el caso de que una de las dos personas de una pareja trabaje desde casa, el tema debe ser motivo de conversación franca.

Teletrabajo, ambición, ascensos…

En uno de los estudios en los que participó Diane-Gabrielle Tremblay, realizado antes de la pandemia, comprobamos que los empleados más ambiciosos, hombres y mujeres, acudían más a la oficina.

“Estaban menos interesados ​​en el teletrabajo”, afirma. Especialmente para los trabajadores de entre 25 y 45 años, mientras que los empleados mayores, de los que no se espera un ascenso, no sienten tanta necesidad de estar en acción en la oficina, explica el investigador.

La tendencia es aún más cierta en áreas donde la presencia en la oficina da como resultado mejores archivos. Estar presente en la oficina también favorece la transferencia de conocimientos, ya sea formal o informal, afirma Diane-Gabrielle Tremblay.

Las redes de poder y los intercambios se desarrollan más localmente, mientras que si estás en casa, serás menos visible en tu empresa que tus compañeros que se encuentran con los jefes.

¿Es probable que los ausentes estén menos en estas redes y se queden sin ascensos, especialmente en ciertos entornos donde los criterios para obtener un puesto son más subjetivos?

“Evidentemente, no tenemos la perspectiva para ver el efecto en la carrera”, explica Diane-Gabrielle Tremblay.

También cree que el teletrabajo puede ser un detonante para iniciar un debate, pero que también debe ser el caso del permiso parental u otras disposiciones.

Más información

  • 20%
    Uno de cada cinco canadienses teletrabaja.

    Fuente: Estadísticas de Canadá, noviembre de 2023.

-

PREV Burkina gana casi 300 millones de dólares en el mercado financiero | APAnoticias
NEXT Detenido el periodista Armando Lona, los derechos humanos comprometen la responsabilidad del Estado