al menos 75 muertos y 101 desaparecidos

al menos 75 muertos y 101 desaparecidos
al menos 75 muertos y 101 desaparecidos
-

Además de las aproximadamente 90.000 personas evacuadas de sus hogares, más de un millón de viviendas se encuentran sin agua y la magnitud de la destrucción es actualmente incalculable, según la Defensa Civil brasileña.

El domingo 5 de mayo comenzó una carrera contrarreloj en el sur de Brasil para hacer frente a las monstruosas inundaciones que devastaron el estado de Rio Grande do Sul, provocando la muerte de al menos 75 personas y expulsando a más de 90.000 de sus hogares. Desde las calles inundadas o desde el cielo, la magnitud del desastre llama la atención: casas cuyos tejados apenas se ven, vecinos que lo perdieron todo en pocos minutos y el centro de Porto Alegre, la moderna capital del estado donde viven 1,4 millones de personas. vivo, completamente inundado.

Según el municipio, el río Guaíba que atraviesa la ciudad alcanzó el nivel récord de 5,09 metros, muy por encima del pico histórico de 4,76 metros registrado durante las inundaciones de 1941. El agua continúa avanzando en la metrópoli y en un centenar de localidades más. con consecuencias cada vez más dramáticas. Al menos 75 personas han muerto y 101 están desaparecidas, según el último informe de la defensa civil brasileña del domingo.

‘Nadamos hasta el final de la calle’

Además de las aproximadamente 80.000 personas evacuadas de sus hogares, más de un millón de viviendas se encuentran privadas de agua y la magnitud de la destrucción es actualmente incalculable, según la Defensa Civil. 17.000 han encontrado refugio en refugios establecidos por las autoridades estatales, dijo. En total, un millón de personas se vieron directamente afectadas por el desastre.

Rosana Custodio, enfermera de 37 años que tuvo que huir de su casa en Porto Alegre, “Perdi todo”. “El jueves alrededor de la medianoche las aguas empezaron a subir muy rápidamente”dijo a la AFP a través de un mensaje de WhatsApp. “A toda prisa salimos en busca de un lugar más seguro. Pero no podíamos caminar (…). Mi esposo metió a nuestros dos pequeños en un kayak y remó con una caña de bambú. Mi hijo y yo nadamos hasta el final de la calle”.

Se refugiaron en casa de su cuñado, en Esteio, al norte de Porto Alegre, pero el viernes las aguas volvieron a subir y la tragedia se repitió. “Nos salvó la lancha de un amigo”, ella dice. Desde entonces, ella y su familia han estado refugiados, pero “Perdimos todo lo que teníamos”. Las precipitaciones disminuyeron durante la noche del sábado al domingo, pero se espera que persistan durante las próximas 24 a 36 horas, y las autoridades ahora advierten sobre deslizamientos de tierra.

Leer tambiénFrancia experimentará fenómenos climáticos más numerosos e intensos

“Día clave”

Eduardo Leite, el gobernador del estado que describió la situación como “dramático y absolutamente sin precedentes”, recibirá el domingo al presidente brasileño Lula por segunda vez desde el inicio de las inundaciones. Ya ha pedido una “Plan Marshall” para reconstruir la región. Mientras tanto, sobre el terreno se repiten las mismas escenas: vecinos refugiados en sus tejados esperando ayuda y pequeñas embarcaciones navegando por lo que eran calles y avenidas.

Las precipitaciones disminuyeron considerablemente el domingo, aunque las autoridades advierten ahora contra deslizamientos de tierra. También comienza a aumentar la preocupación por la falta de alimentos y la ruptura de las cadenas productivas en este estado agrícola, uno de los más dinámicos de Brasil y que representa una quinta parte del PIB del país. Ante el riesgo de escasez, el alcalde de Porto Alegre, Sebastiao Melo, llamó a la población a racionar el agua tras el cierre forzoso de cuatro de las seis plantas potabilizadoras de la ciudad.

“Cóctel desastroso”

Las inundaciones han aislado en parte a Porto Alegre del resto del país. Según la policía de tránsito, las vías de acceso desde el sur están cortadas a unos 15 kilómetros de la ciudad, pero aún es posible acceder desde el norte. La principal estación de autobuses está inundada y cerrada y el aeropuerto internacional de Porto Alegre suspendió todas sus operaciones desde el viernes por tiempo indefinido.

Las lluvias se ven favorecidas por “un cóctel desastroso” que combina el fenómeno meteorológico de El Niño con el cambio climático y otros fenómenos extremos, dijo a la AFP el climatólogo brasileño Francisco Eliseu Aquino. Rio Grande do Sul ya se ha visto afectado varias veces por mal tiempo mortal, especialmente en septiembre, cuando 31 personas murieron tras el paso de un devastador ciclón.

Según los expertos, estos fenómenos climáticos extremos han aumentado en frecuencia e intensidad con el calentamiento global. Brasil experimentó el año pasado una sequía histórica en el norte del país y el número de incendios forestales alcanzó un récord de enero a abril.

” data-script=”https://static.lefigaro.fr/widget-video/short-ttl/video/index.js” >

-

PREV Investigación: detrás de escena del fraude de seguros
NEXT Israel inicia la evacuación del este de Rafah y “alienta” a sus residentes a trasladarse a “zonas humanitarias”