Carrera contra el tiempo para rescatar a las víctimas de las inundaciones en Brasil

Carrera contra el tiempo para rescatar a las víctimas de las inundaciones en Brasil
Carrera contra el tiempo para rescatar a las víctimas de las inundaciones en Brasil
-

Más de 3.000 soldados, bomberos y socorristas están movilizados para rescatar a los residentes en completo desorden. Pero también para la búsqueda de los 105 desaparecidos, según el último informe de la Defensa Civil del domingo por la noche.

En imágenes: En imágenes – Lluvias torrenciales dejan 29 muertos y 60 desaparecidos en Brasil

Piden un “Plan Marshall”

“Nuestro Estado es una zona de guerra y tendremos que implementar un tratamiento para la posguerra”, advirtió el gobernador Eduardo Leite durante una conferencia de prensa junto al presidente Luiz Inácio Lula da Silva y varios ministros.

El Jefe de Estado visitó por segunda vez en pocos días este estado agrícola de alrededor de 11 millones de habitantes, uno de los más dinámicos y ricos de Brasil. Frente al gobernador, que la víspera había pedido un “Plan Marshall”, Lula prometió que el gobierno federal “aceleraría la provisión de todos los medios necesarios” para la reconstrucción.

Los pedidos de donaciones para las 341 comunidades afectadas están aumentando, al igual que los gestos de solidaridad. En Porto Alegre, Eduardo Bittencourt, un comerciante de 36 años, se organizó con un grupo de voluntarios para recoger a los habitantes atrapados por las aguas. “Las cosas son muy complicadas, ayudamos a la gente a la que podemos ayudar, pero es la ley de la naturaleza”, dijo a la AFP.

El ejército está trabajando urgentemente para establecer hospitales de campaña, ya que cientos de pacientes han tenido que ser evacuados de los centros de salud. Desde las escuelas hasta las prisiones, toda la infraestructura se ve afectada.

Más de 115.000 personas han abandonado sus hogares

El acceso al agua está bloqueado en el 70% de Porto Alegre y su región metropolitana, donde localidades como Canoas, Guaiba y Eldorado están completamente inundadas. Y el agua sigue avanzando en Porto Alegre y sus alrededores. Según el municipio, el río Guaíba que atraviesa la ciudad alcanzó un nivel récord de 5,30 metros, muy por encima del pico histórico de 4,76 metros registrado durante las inundaciones de 1941.

Más de 18.000 personas fueron acogidas en centros de acogida creados por las autoridades públicas. Y más de 115.000 personas más tuvieron que abandonar sus hogares. Más de un millón de hogares se encuentran sin agua.

Desde el Vaticano, el Papa Francisco dijo el domingo “orar por los habitantes” del Estado. “El Señor lleva a los difuntos en su corazón, consuela a sus familias y a quienes han tenido que abandonar sus hogares”, declaró el soberano pontífice.

En todas partes se repiten las mismas escenas: vecinos refugiados en sus tejados esperando ayuda y pequeñas embarcaciones navegando por lo que eran calles y avenidas.

Porto Alegre aislado

Las precipitaciones disminuyeron considerablemente el domingo, aunque las autoridades advierten ahora contra deslizamientos de tierra.

Porto Alegre sigue más aislado que nunca. La principal estación de autobuses está inundada y cerrada y el aeropuerto internacional ha suspendido todas las operaciones.

Lea también: El fenómeno “El Niño” llegó para quedarse

Los fenómenos climáticos extremos representados por estas lluvias muy intensas se vieron favorecidos por “un cóctel desastroso” que mezcla el fenómeno meteorológico de El Niño con el calentamiento global, explicó a la AFP el climatólogo brasileño Francisco Eliseu Aquino. Rio Grande do Sul ya se ha visto afectado varias veces por mal tiempo mortal, especialmente en septiembre, cuando 31 personas murieron tras el paso de un devastador ciclón.

-

PREV Para estos turistas, las vacaciones en Holanda tomaron un giro extraño…
NEXT Imágenes del mortífero ataque ruso en un hipermercado de Járkov