Esta ciudad del Valle del Oise experimenta con las esclusas de pescado

Esta ciudad del Valle del Oise experimenta con las esclusas de pescado
Esta ciudad del Valle del Oise experimenta con las esclusas de pescado
-

Por

Isabelle Lawson

Publicado en

26 de mayo de 2024 a las 15:30 horas.

ver mis noticias
Siga La Gazette du Val d’Oise

Dirigido por el Instituto Nacional de Investigación sobre Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Inrae), Voies Navigables de France (Vnf) y Seinormigr (Seine-Normandie Migrateurs), el estudio tiene como objetivo preservar la biodiversidad del sábalo grande que suben el río a Aparecer (reproducir, nota del editor). Este último debe pasar varias esclusas de navegación y cruzar un caida de agua de 2 a 4 m, cuando el bloqueo no está activado.

Desde el 29 de abril, las esclusas para peces han estado funcionando en un ciclo de tres días, que no es compatible con los barcos pero está diseñado para atraer peces a la esclusa y animarlos a salir.

Guillaume Ribein, director adjunto de Voies navigables de France

pase de pescado

En el sitio de Pontoise (Val-d’Oise), aunque ya se ha creado un paso para peces, esto no es suficiente. Debido a la corriente, algunos peces no pueden encontrar este paso. La construcción de esclusas para peces es, por tanto, una segundo camino para estas especies migratorias. “Desde el 29 de abril, realizamos esclusas para peces en un ciclo de tres días, lo que no es compatible con los barcos, pero está diseñado para atraer a los peces a la esclusa y animarlos a salir”, explica Guillaume, director adjunto. de Vnf.

Bloqueo en el sitio de Pontoise ©©IL

Si el experimento comenzó en abril, la primera fase consistió, aguas arriba, en elige la especie para estudiar, contar pescado y marcar. Allá sábalo grande Es primo del arenque, migratorio, con una longitud que varía entre 43 y 58 cm y presente por miles en el Oise y el Sena. Parece ideal para la experimentación. “Desde finales del 19mi Durante el siglo XIX, la población de sábalos se desplomó como la mayoría de los peces migratorios. También hemos observado que ciertos sábalos de gran tamaño cruzan entre 5 y 13 presas al año”, informa Yann Abdalla, biólogo responsable del marcado.

La asociación Seinormigr, con sede en Rouen, se encarga del recuento del sábalo. Está en la sala de visualización del paso de peces, situado bajo el agua y equipado con cámaras que registran el paso de los peces durante varios días, se cuentan los sábalos. “Esta sala nos permite contarlos pero también garantizar una seguimiento de estas especies observando cómo remontan los ríos hasta el Sena”, explica Florian Deshayes, director de Seinormigr.

Calificación

La cámara de observación también es un indicador a tener en cuenta. la trampa de la jaula instalado en el paso y hacer las marcas. Como parte del experimento, los peces son marcados con un captor que no es otro que un transmisor acústico 9 mm de diámetro y con un alcance de hasta 300m. Cada shad chip envía un código, una señal acústica cada 40 a 80 segundos a un hidrófono (micrófono submarino) para registrar su movimiento y comportamiento. “En esta presa, se colocaron 43 balizas hidrófonas aguas arriba y aguas abajo”, precisa Guillaume Ribein. En total, estos son 52 grandes sábalos que fueron marcados para la experimentación. “El marcado hay que hacerlo rápido porque el sábalo es un pez muy estresado en la base y no queremos añadirle nada”, indica Yann Abdalla. Una vez capturado, el pescado es transportado, mediante una red de desembarco, a una camilla de pescado en el que se introduce un anestésico. Diluido en el agua de la camilla, tricaína, un producto derivado de la cocaína, hace dormir a los peces. Después de unos minutos de espera, el biólogo inserta el marcador en el inicio de su sistema digestivo con un palito y luego toma unas escamas.

El marcado debe hacerse rápidamente porque los sábalos son básicamente peces muy estresados ​​y no queremos añadirles más.

Yann Abdalla, biólogo encargado del marcado

Bienestar animal

“Tomamos de cuatro a cinco escalas que nos permiten saber si el sábalo ya se ha reproducido”, explica el biólogo. “Este procedimiento respeta el bienestar animal. Usamos un anestesia ligera para insertar el sensor. No hay cirugía con sutura como hacemos en otros experimentos. » Se añade agua a la camilla de pescado para diluir y eliminar por completo todos los restos de tricaína antes suelta el sábalo en Oise.

Ahora toca recopilar datos y monitorear esta especie para juzgar si las esclusas de peces podrán ayudar al gran sábalo en su viaje migratorio y garantizar su reproducción.

Sigue todas las novedades de tus ciudades y medios favoritos suscribiéndote a Mon -.

-

PREV El veterano Eugene Kleindl de paso por Mayenne, 80 años después de participar en la Liberación
NEXT El ganador del millón de euros en el Euromillones llamado a presentarse lo antes posible