Subvención del gas: 37 mil millones de FCFA desembolsados ​​al año por el Estado

-

•En beneficio del consumo de los hogares

• Botellas desviadas por horticultores, fabricantes, restauradores y taxis

• Actualmente se preparan operaciones de control y represión.

Los miembros del CIDPH indicaron que el gas subsidiado ya no debería utilizarse para actividades lucrativas. (YS)

la disponibilidad de gas para las necesidades de las poblaciones es una cuestión recurrente con múltiples problemáticas. La escasez de gas butano es común en las grandes ciudades y zonas rurales. Sin embargo, el gobierno ha tomado medidas para facilitar el acceso al gas en Burkina Faso. “El subsidio a la venta de gas data de los años de la revolución. Representa la parte del costo real que paga el Estado para brindar algún alivio a los usuarios de gas. El subsidio fue iniciado por el Estado en beneficio de los consumidores y no de la SONABHY o de las distribuidoras de gas”, explicó Désiré Ouédraogo, presidente de la Unidad Técnica del Comité Interministerial para la Determinación de los Precios de los Hidrocarburos (CIDPH). Fue durante una jornada de debates con periodistas, el 24 de abril de 2024, en Uagadugú. El subsidio tenía como objetivo facilitar el acceso de los hogares al gas, con el fin de combatir la tala, la deforestación y la invasión del desierto. Para lograr sus objetivos, el Estado ha adoptado textos reglamentarios y creado estructuras. El CIDPH, que es una de estas estructuras, realiza una evaluación mensual del costo del gas a nivel internacional.

Según Désiré Ouédraogo, presidente de la Unidad Técnica, el Estado ha gastado 371,25 mil millones de FCFA en los últimos once años para subvencionar el gas. (YS)

Según el presidente de la Unidad Técnica, a partir de estos datos se calcula el monto del subsidio. Así, desde febrero de 2024, la subvención se fija en 508,44 FCFA por kilo. Según el método de cálculo, el Estado subvenciona la botella de 6 kilogramos en 3.050,64 FCFA y fija el precio de venta subvencionado en 2.000 para el consumidor. Por las botellas de 12,5 kg, el Estado paga 5.022,13 FCFA por botella en beneficio del consumidor, que paga 5.500 FCFA para comprar la botella.

A pesar de estos esfuerzos, el gas sigue sin estar disponible para los burkinabés. Luego del análisis, los integrantes del Comité Interministerial para la Determinación de los Precios de los Hidrocarburos identificaron el quid del problema: el gas subsidiado se utiliza con fines comerciales. Para remediar esto, propusieron y obtuvieron la aprobación de la Orden Conjunta N° 2024-003/MDICAPME/MEFP de 6 de febrero de 2024, en la que se enumeran los elementos de la estructura de precios del gas butano y se fijan sus precios. Según el artículo 3 de esta Orden, queda estrictamente prohibido utilizar gas subvencionado para actividades comerciales. “El objetivo de la reunión de hoy es decir que ya no debemos utilizar gas subsidiado para hacer negocios”, afirmó François Xavier Bambara, director de proyectos del Ministerio de Economía, Finanzas y Prospectiva y miembro del CIDPH.

El gas lo utilizan tanto los hogares como los horticultores, los fabricantes, los taxistas, los restaurantes y los hoteles. La subvención empieza a pesar mucho en el presupuesto estatal. Durante los últimos once años, el Estado ha pagado 371,25 mil millones de FCFA, o más de 37 mil millones al año, para permitir a los hogares tener acceso al gas a precio reducido. Para el primer trimestre de 2024, el Estado ya debe 19.280 millones de FCFA a la Sociedad Nacional de Hidrocarburos de Burkina Faso (Sonabhy) en concepto de subvención del gas.

Actualmente se preparan operativos de control y represión

Ante el continuo aumento del importe de la subvención y la falta de disponibilidad de gas para los hogares, el Estado ha decidido prohibir el uso de gas subvencionado a horticultores, fabricantes, taxistas, restaurantes, hoteles y otros comerciantes. Además de la emisión de la Orden, las acciones de vigilancia serán realizadas con mayor frecuencia sobre el terreno por la Brigada Móvil de Control Económico y Represión del Fraude (BMCRF).

La Brigada tiene como misión combatir el fraude económico y comercial, la falsificación, el almacenamiento clandestino, las prácticas competitivas ilícitas, el control de precios y stocks y la represión de las infracciones observadas. Organiza salidas al campo sin previo aviso o interviene tras denuncias de precios no respetados por los ciudadanos. En enero de 2024, los hombres del BMCRF controlaban más de 527 comerciantes en Uagadugú, 66 restaurantes y hoteles. Estas salidas supusieron la incautación de 1.717 botellas. La BMCRF también registró 73 quejas y denuncias de ciudadanos por incumplimiento de los precios del gas butano. Las acciones represivas continuarán sobre el terreno”, afirman los miembros del BMCRF.

Issa SAWADOGO (Colaborador)

Fuerza Aérea Real

-

PREV Padre e hijo acusados ​​de asesinato: cintas de vídeo potencialmente incriminatorias reproducidas en el juicio
NEXT el programa de su segundo día de visita