Un toque de humanidad para mantener a las personas mayores en casa

-

(Québec) No hables con Guy Trotier sobre abandonar su casa. Como la gran mayoría de las personas mayores, quiere vivir en casa el mayor tiempo posible. Aquí, en este edificio en el que vive desde hace más de 25 años, en el corazón del barrio de Saint-Roch, en Quebec.


Publicado a las 5:00 a.m.

Pero durante una estancia en el hospital para una operación de un día en su vesícula biliar, dos mujeres se presentaron junto a su cama. Muy rápidamente comprendió: “Creo que queréis ubicarme”, les dijo desafiante.

De ninguna manera ! Y regresó a casa.

” Estoy bien. No quiero ir a ningún otro lado”, me dice este hombre de 87 años, levantándose repentinamente de su silla, orgulloso de mostrarme la fuerza de sus piernas.

Si Guy Trotier ha recuperado fuerzas, si consigue vivir solo en casa, es en gran parte gracias a Marie-Josée Girard, que trabaja como “navegante” en el Servicio de Amigos de Basse-Ville, un papel valioso que beneficiaría desde que se extendió por todo Quebec.

Fue ella quien desenredó sus documentos fiscales para proporcionarle la información necesaria para mantener el bajo alquiler que amenazaban con quitarle.

Ella fue quien lo inscribió en un servicio de Meals on Wheels que le entrega comidas cinco días a la semana, para que pueda comer mejor.

También fue Marie-Josée Girard quien aceleró el proceso para que consultara a un fisioterapeuta. Desde entonces, hace “sentadillas” mientras lava los platos. Al apoyarse en el lavabo, debe doblar las rodillas. Después de tres series de diez, las placas quedan limpias y los muslos recuperan el tono.

FOTO STÉPHANIE GRAMMOND, LA PRENSA

Marie-Josée Girard, navegante del Basse-Ville Friendly Service, Michel Hamelin, presidente del consejo de administración de la organización, y Marie-Ève ​​​​Carpinteri, navegante

“Cada vez me cuesta menos caminar”, confirma Guy Trotier, que ahora consigue salir con su andador para ir al supermercado y tomar aire fresco.

Estamos lejos del hombre tembloroso que se cayó de la cama.

“Estaba tratando de ocultarlo”, admite, culpando a su orgullo. Pero las señales de alarma no han escapado al repartidor de comida que desempeña el papel de “centinela”.

Los “centinelas” y los “navegantes” son los dos papeles clave de una fórmula innovadora de geriatría social lanzada por un médico extraordinario, el Dr.r Stéphane Lemire (ver otro texto).

El Servicio Amistoso, que presta ayuda a domicilio desde hace 45 años en la Ciudad Baja de Quebec, sirvió en cierto modo como incubadora. Actualmente, existen seis proyectos de geriatría social en todo Quebec. Pronto serán 20, anunció la ministra responsable de las personas mayores, Sonia Bélanger, que presentó, hace dos semanas, un plan de un centenar de medidas para hacer frente al envejecimiento de la población.⁠1.

Mejor ! Porque la geriatría social hace pequeños milagros.

La Fundación AGES du Dr Lemire ha entrenado a unos 6.000 centinelas para detectar signos anormales de envejecimiento en las personas mayores y alertar a los navegantes que luego pueden apoyar a las personas mayores.

Así Marie-Josée Girard encontró un médico de familia para Pierrette Bergeron, que nos recibe con paso bastante alerta en su apartamento. “Antes intentaba levantarme de la silla y me sentía como una madre de 90 años”, bromea la señora de sólo 82 años.

FOTO STÉPHANIE GRAMMOND, LA PRENSA

Pierrette Bergeron está rodeada de Marie-Josée Latouche (izquierda), médico de familia de la clínica Maizerets, y Marie-Josée Girard, navegante del amable servicio de Basse-Ville.

METROa mí Bergeron también tuvo problemas con sus vecinos, que se quejaban de que hacía demasiado ruido. La navegante se dio cuenta de que estaba poniendo la televisión demasiado alta debido a un problema de audición.

Para lograr que bajara el volumen, primero le prestó un amplificador de voz que se colocó en los oídos. Luego la convenció de que consultara a un especialista que le fabricaba audífonos.

Al principio, Pierrette Bergeron se mostró reticente. “Tenía unos cuando era más joven y me parecieron tan pesados ​​que los tiré”, me explica la señora, mientras la navegante aprovecha para cuidar su teléfono averiado.

Todos estos pequeños gestos marcan una gran diferencia. Si las personas tienen problemas para oír, si su teléfono está roto, es muy difícil recibir la atención adecuada.

Al generar confianza con los mayores y estar atentos a su entorno general, los navegantes a menudo encuentran soluciones simples que calman los problemas.

“Los servicios actualmente no están configurados para satisfacer realmente las necesidades de la persona, sino para abordar un problema X Esto se soluciona rápidamente con sólo una pastilla”, lamenta Marie-Josée Girard.

La geriatría social sirve de vínculo entre las personas mayores y el sistema sanitario. Es el eslabón de una red que tiene muchas fallas.

“Estoy preocupada”, afirma Marie-Josée Latouche, uno de los pocos médicos de familia que se dedican a visitar a domicilio a pacientes vulnerables. ¿Podemos atender a toda esta población anciana que necesitará servicios? »

Para ella, la geriatría social puede tomar el control cuando la medicina llega a sus límites, a veces por razones triviales. “Si recurro a la geriatría social, tengo una excelente respuesta. Y no sé dónde más buscaría esa respuesta”, dice.

FOTO STÉPHANIE GRAMMOND, LA PRENSA

Marie-Josée Latouche es una de las pocas médicas de familia que se dedica a visitar a domicilio a pacientes vulnerables.

A una de sus pacientes, por ejemplo, el médico no le había podido realizar análisis de sangre durante años, lo que le impedía realizar un seguimiento de enfermedades importantes.

“Tenía miedo a las inyecciones”, explica la navegante Marie-Josée Girard, que tomó cartas en el asunto. Al asegurar a la paciente, logró hacerse un primer análisis de sangre con una enfermera muy paciente. Posteriormente, acompañó a un centro de muestreo a la señora quien terminó diciendo: “Me fue bien, pude volver aquí sola”. »

Desde entonces, el médico ha podido realizar un seguimiento adecuado.

Esto demuestra que las personas mayores a veces necesitan atención médica avanzada para mantenerse en forma. Pero a menudo sólo necesitan un toque de humanidad para mantener su autonomía.


1 Consulta el plan de acción de gobierno 2024-2029

Aliados para las personas mayores

geriatría social

La Fundación AGES, fundada en Quebec hace 10 años, ha desarrollado un modelo de geriatría social basado en la formación de “centinelas” y “navegantes” del entorno comunitario.

centinelas

Se trata de trabajadores o voluntarios que ya ofrecen servicios (por ejemplo: limpieza, alimentación) a personas mayores. Su función es detectar signos anormales de envejecimiento y advertir al navegador.

Navegadores

Armados con antecedentes psicosociales (por ejemplo: técnicos en trabajo social, psicoeducadores), los navegantes construyen un vínculo de confianza con las personas mayores, realizan observaciones estructuradas y encuentran soluciones o recursos para ayudarlos.

-

PREV “La casa de la pradera”, “Beverly Hills”, “Charmed”… Muere la actriz Shannen Doherty a los 53 años
NEXT UFC Paris – Un ex oponente de Benoit Saint Denis quiere agregar 2 peleas a la cartelera, Morgan Charrière está en la mezcla