La economía global es más vulnerable de lo que parece

La economía global es más vulnerable de lo que parece
La economía global es más vulnerable de lo que parece
-
Estas dos instituciones globales, que normalmente sólo discuten trivialidades, hoy expresan serias advertencias sobre los crecientes riesgos de fragmentación económica.

La idea de que una economía global interconectada podría operar dentro de un sistema geopolítico basado en la soberanía nacional de casi 200 estados siempre ha sido algo idealista. O tal vez fue arrogancia. Este extraño matrimonio en realidad colapsó en la década de 1930, y esta división duró hasta el final de la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, el idealismo nunca desapareció por completo y el sistema global fue reconstruido posteriormente sobre la base de reglas acordadas, instituciones internacionales comunes, un cierto grado de indulgencia y un enfoque de gestión de crisis. Desde el principio, las consideraciones de seguridad se separaron lo más posible de la esfera económica, un distanciamiento que se volvió particularmente importante en la década de 1990, cuando comenzaron a integrarse a la economía en todo el mundo regímenes políticos radicalmente diferentes.

Hoy, sin embargo, los cimientos de este sistema se están erosionando rápidamente y la integración económica global parece haber dado marcha atrás. Como explicó recientemente Gita Gopinath, primera subdirectora gerente del FMI, la fragmentación económica podría tener importantes consecuencias para el comercio, incluidas menores ganancias de eficiencia y un mayor riesgo de volatilidad macrofinanciera. La fragmentación también podría reducir los flujos de capital hacia el Sur global y socavar la provisión de bienes públicos globales, incluida la acción climática.

Cinco factores clave están alimentando esta tendencia hacia la fragmentación. En primer lugar, los crecientes riesgos geopolíticos aumentan la desconfianza y reducen la voluntad de cooperar de los países sistémicamente importantes. Aunque las autoridades rara vez lo reconocen, una crisis en torno a Taiwán –uno de los puntos álgidos de la rivalidad chino-estadounidense– podría colapsar el sistema económico global.

En segundo lugar, los países clave están dejando cada vez más que las consideraciones de seguridad den forma a su política económica, y algunos están tomando medidas importantes para asegurar el acceso a insumos, infraestructura y tecnologías. Si bien estos comportamientos son comprensibles, es importante que los Estados actúen con moderación. Porque si bien la globalización se ha producido gradualmente, un proceso de desglobalización impulsado por medidas de seguridad (casi con certeza destinado a provocar una escalada entre rivales y socios) probablemente sería rápido e inmanejable, lo que plantearía graves riesgos sistémicos.

El tercer factor subyacente de la fragmentación económica es una creciente división entre el Norte global y el Sur global. El apoyo público y privado a las economías en desarrollo está colapsando mientras muchas luchan con las consecuencias de la pandemia de COVID-19 y enfrentan el cambio climático. La tendencia de décadas hacia la convergencia con las economías desarrolladas parece haberse interrumpido y el resentimiento está creciendo en el Sur Global. Los flujos financieros netos hacia los países en desarrollo se volvieron negativos en 2023, y la tendencia empeora en 2024. Esto explica en parte la reticencia o negativa de muchos países del Sur a apoyar a Occidente en una serie de cuestiones geopolíticas importantes, como las sanciones contra ellos. Rusia en respuesta a su guerra de agresión en Ucrania.

La fragmentación también refleja la rápida escalada de los riesgos climáticos y los desastres naturales. Con más inundaciones, megaincendios y sequías “nunca antes vistas”, muchos países corren el riesgo de sufrir desestabilización en los próximos años y no existe una “red de seguridad” global. Mientras tanto, como señala Dani Rodrik de la Universidad de Harvard, los estados están compitiendo por el dominio de la tecnología verde, en lugar de trabajar juntos para acelerar el progreso.

Finalmente, el crecimiento exponencial de la inteligencia artificial alimenta la competencia entre naciones, en lugar de la necesaria cooperación global. Como observan Daron Acemoglu y Simon Johnson del MIT, una serie de regulaciones, políticas e instituciones serán clave para garantizar que la IA cree empleos, en lugar de simplemente destruirlos. Los países del Sur Global deben hacer oír su voz en los esfuerzos regulatorios de la IA.

Ciertamente, el sistema económico global todavía tiene muchas fuentes de resiliencia. Como lo han ilustrado las recientes presidencias de Indonesia, India y Brasil del G20, la mayoría de los países del Sur siguen comprometidos tanto con la interdependencia como con la gobernanza global. Asimismo, el sector privado sigue caracterizándose por la interdependencia. Todavía tenemos organizaciones internacionales dedicadas, redes educativas globales y una sociedad civil global.

Sin embargo, no debemos subestimar los peligros que nos aguardan. Todo hace pensar que los meses y años venideros estarán marcados por una serie de sobresaltos y crisis. Si los líderes políticos respondieran con medidas recíprocas destinadas a darles ventajas sobre sus rivales, la economía global integrada podría desintegrarse. La velocidad de este proceso podría abrumar a los responsables de las políticas, y el camino desde el dolor económico hasta el malestar social y el abandono de reglas globales compartidas podría resultar corto.

Tal como están las cosas, los líderes políticos están tan preocupados por las guerras, las luchas de poder, las tensiones sociales y la polarización política que parecen en gran medida reacios a invertir en salvaguardar la economía global integrada, y mucho menos en fortalecer su capacidad para hacer frente a los riesgos existenciales que enfrentamos. Pero la historia, la teoría económica y las tendencias empíricas actuales indican cuán equivocado es esto.

Incluso un colapso parcial de nuestros sistemas económicos y financieros globales interconectados sería catastrófico, sobre todo porque socavaría las inversiones en bienes públicos globales. En cuanto a los políticos preocupados por el efecto de la migración en sus países, harían bien en darse cuenta de que sin inversiones masivas para combatir el cambio climático, revertir la desertificación y reducir la pobreza, varios millones de personas podrían intentar cruzar el Mediterráneo para 2050.

La seguridad nacional debe ser una prioridad para los líderes políticos. Sin embargo, las medidas para “asegurar” la economía deben ir acompañadas de esfuerzos para mejorar la comunicación entre rivales, así como de inversión en bienes públicos globales. Para ello, los líderes mundiales deben aprovechar el G20 y otros organismos plurilaterales para fortalecer los grupos de trabajo y las instituciones que apoyan la gobernanza colectiva, centrándose en la gestión de los riesgos de la IA, la lucha contra el cambio climático y la prevención del colapso del sistema económico global del que dependemos. .
Bertrand Badré, ex director general del Banco Mundial, es el fundador y director ejecutivo de Blue Like an Orange Sustainable Capital. Es autor de la obra titulada ¿Pueden las finanzas salvar el mundo? (Berrett-Koehler, 2018). Yves Tiberghien, profesor de ciencias políticas y director emérito del Instituto de Investigaciones Asiáticas de la Universidad de Columbia Británica, es profesor invitado en la Facultad de Economía y Ciencias Políticas de Taipei.
© Sindicato de proyectos 1995–2024

-

PREV En Argentina, Javier Milei obtiene el visto bueno del Senado para desregular la economía
NEXT Acuerdo de seguridad entre Estados Unidos y Ucrania: Moscú se burla de un “trozo de papel” sin valor