C1: Mbappé, una salida por la puerta trasera del Parque de los Príncipes | TV5MONDE

C1: Mbappé, una salida por la puerta trasera del Parque de los Príncipes | TV5MONDE
C1: Mbappé, una salida por la puerta trasera del Parque de los Príncipes | TV5MONDE
-

Kylian Mbappé, que disputó su último partido de la Liga de Campeones en el Parque de los Príncipes con el Paris SG el martes por la noche contra el Dortmund (derrota por 1-0), se perdió en general el partido que podría haber sido el pináculo de su carrera en el club antes de pasar al Real. Madrid.

Desde que se filtró a la prensa su marcha este verano, al día siguiente del doble enfrentamiento ante la Real Sociedad en febrero, donde marcó tres goles, Kylian Mbappé no ha realizado ningún gran partido en la primera competición.

Incluso su doblete en el Barcelona quedó eclipsado por las actuaciones de Ousmane Dembélé, Bradley Barcola y Vitinha.

La noche del martes fue como la culminación del divorcio con París que comenzó el verano pasado con su carta anunciando que no se prorrogaría.

Una secuencia en particular demostró que Kylian Mbappé podría haber abandonado irremediablemente el colectivo parisino.

En el minuto 38, los parisinos aprovecharon un tiempo muerto para ir a beber y recibir las últimas instrucciones del personal. Pero la superestrella se quedó sola, a varias decenas de metros de distancia, para jugar en la línea de banda. El capitán Marquinhos corrió para hablar con él, luego Gonçalo Ramos.

Sin embargo, el sorpresivo mandato de este último le había dado a Mbappé su posición preferencial en la banda izquierda. Pero rápidamente apareció la sensación de que no estaba pasando una gran velada.

Lejos de dejarse galvanizar por el público derretido en el Parque de los Príncipes, Kylian Mbappé se perdió por completo el primer acto. Nada de lo que intentó tuvo éxito: disparo débil para atrapar un balón de Ousmane Dembélé (7º), rastrillo ineficaz para tomar el balón desde el centro del campo (15), regate fallido que provocó una recuperación del Dortmund (17) o un balón fuera (25), pérdida de una nueva pelota por un control fallido (27), luego por un desvío fallido (30)…

sin respiro

Quizás Mbappé también vio cómo su carrera en el PSG se desvanecía cuando recibió demasiado débilmente a quemarropa un centro, ciertamente torpe, de Fabián Ruiz. Gregor Kobel agarró el balón con facilidad (34º).

El resbalón en el área del número 7, dos minutos después, simbolizó los fallos de su primera parte del partido.

El Dortmund también supo amordazarlo en los raros momentos de peligro que supo traer; como cuando Ryerson luego Brandt lo persiguió para evitar que golpeara mientras se reenfocaba (31). Y el veterano capitán Mats Hümmels a menudo se le echaba encima para disuadir cualquier intento de driblar.

Kylian Mbappé quería cambiar el rumbo de las cosas, eliminar su apatía tras regresar del vestuario. En la segunda mitad, sin duda consciente de tener que dejar brillar a sus compañeros porque lo vigilaban demasiado de cerca, se mostró altruista enviando dos centros en particular. Se podría haber marcado gol, pero Warren Zaire-Emery encontró el poste a quemarropa tras un desvío de Gonçalo Ramos (46º).

También tuvo la oportunidad de disparar en un momento de respiro, pero su posición lejana le obligó a levantar demasiado el balón (73). Un momento antes, Bradley Barcola, que entró en lugar de Ramos, había dudado en adelantarlo en un contraataque, señal de alguna duda sobre el estado de forma de su hermano mayor.

Los fallos volvieron con fuerza al final del partido. La señal la envió un taconazo fallido en el minuto 79, e inmediatamente un disparo desde cerca rechazado por Kobel. Luego con una recuperación que extrañamente rebotó antes de estrellarse contra el larguero selló su ineficacia. Que se desplomara en el área justo al final del partido sin cobrar penalti, después de no haber logrado adelantarse a la bisagra central del “BvB”, parecía casi anecdótico. Pero volvió a caer solo cuando Barcola lo lanzó profundo en el último segundo del partido.

El jugador se mostró lúcido con los periodistas: “Traté de ayudar lo mejor que pude, creo que fui el primero en ser atacado cuando dije que teníamos que ser efectivos, soy yo quien debe marcar”.

La actuación de Mbappé, con las manos en las caderas tras el pitido final, plantea aún más interrogantes, ya que París no falló a la hora de crear varias ocasiones. El único pecado fue la finalización y en este registro, al club le hubiera gustado contar con el hombre de 43 goles esta temporada.

-

PREV Top 14 – Christophe Urios: “El presidente nos puso como objetivo el top 8”
NEXT PSG: Luis Enrique ampliará al final de temporada