Lo que hizo Santa con el dinero que ganó con “Salty Popcorn”

-

Flair conoció al talentoso y brillante Santa al margen del lanzamiento de su primer álbum en solitario, Empiezame de nuevo quien se prevé que tendrá el mismo éxito que su primer sencillo, Palomitas de maíz saladas.

Después del éxito de Salty Popcorn, decir que estábamos esperando este álbum es quedarse corto.

Sólo soy presión y nerviosismo. Me estoy cansando. Con este álbum me presento al mundo de una manera nueva y quiero hacerlo bien, complacer. Aunque la escritura te permite establecer una cierta distancia, hay mucho de mí en estas canciones y por eso estoy un poco tembloroso.»

Eva, que da nombre a una de tus piezas, ¿se inspira en ti?

De todo lo que podría ser. Eva nos recuerda que los seres humanos tenemos una opción. Ella es libre, huye, cultiva la inquietud y eso me excita porque soy profundamente instintiva.»

Nos cantas su historia desde la adolescencia. ¿Fue un período decisivo en su vida?

Fue una dura prueba. Empecé a ir a la escuela por esa época. Antes iba de vez en cuando, para comprobar que todo iba bien, para tener contacto humano. Estaba demasiado adelantado, especialmente en términos de sensibilidad. Rápidamente aprendí a leer y escribir. Me obligaron a faltar a clases. Pero ser 3 años menor que estos amigos de esa edad es enorme. Tenía miedo de la alteridad, de la norma. Los niños pueden ser crueles y yo no estaba preparada para defenderme de esta violencia. Terminaron retirando mi requisito escolar. Hasta la universidad, donde descubrí los diferentes grupos sociales existentes… a todos los cuales me uní. Yo era gótica, con ojos negros. Me hice capellán, me uní a un club de ajedrez, luego incluso a un club de insectos palo, esos insectos que parecen hojas tupidas. Me sentí como si estuviera en una serie. Cada día, un club. Y luego terminé entre patinadores un poco punk, un poco raros y me quedé allí. Nos elegimos porque éramos diferentes y nos aceptamos así, con dulzura.»

Siempre he visto la música como una forma de adjetivar los silencios.

¿Cuándo llegó la música?

No tengo recuerdos sin música. En casa siempre sonaba un disco de rock o blues americano. Pero no quería convertirme en cantante. Quería ser abogado. No podía aceptar la violencia en absoluto. Ya me estaba expresando un poco por el otro. Había algo así como: ‘Si puedo ayudar, lo haré’. Siempre he visto la música como una forma de adjetivar los silencios. En mi familia había mucho pudor y la música era ese fluido invisible que permitía decir las cosas. Fue un gesto, una forma de ser. Toqué el piano sobre los discos. Tuve un profesor al principio, pero me rechazaron en el conservatorio. Realmente me impactó porque tal vez era la única institución donde realmente quería estar. Entonces cogí mi guitarra, comencé a escribir y aprendí a cantar en el escenario, a través de los ojos de la gente.»

Sólo hay un dúo en el álbum, con Christophe Willem. ¿Cuál es la naturaleza de su relación?

Nos conocimos en un plató de radio en Francia y nos dimos cuenta de que teníamos similitudes artísticas aunque nuestras referencias musicales sean lejanas. Él vino a casa, compuse esta pieza (Las lágrimas no fluyen, nota del editor) como la extensión de una amistad en ciernes. Quería capturar esta electricidad en una canción, como una oda a la amistad que puede salvar, ofrecer un espacio real de libertad.»

Hablando de amistad, ¿cómo te sientes sin Line y Adam, tus dos acólitos de Hyphen Hyphen, que no te acompañan en este proyecto en solitario?

Todavía están ahí, pero ya no puedo esconderme detrás de ellos. Tengo que luchar contra mi timidez. Y luego canto en francés, de una manera más inmodesta. Dentro de un grupo contamos nuestras historias, pero colectivamente. El inglés también ofrece la posibilidad de cantar cosas más universales.»

¿El éxito es vertiginoso?

Es suave. Es el éxito de la otra persona, no el tuyo. Al contrario de lo que se podría creer, todavía no gano mucho dinero porque lo invierto todo en las grandiosas ideas que tengo para mis espectáculos. Prefiero ser rico en mis recuerdos.»

Quiero creer que las personas que amamos sobreviven a través de nosotros”

Una última palabra sobre el título. Cielo. ¿Eres una persona espiritual?

Creo que si. No tengo un Dios de referencia pero tengo una visión bastante ingenua de cómo es el cielo. Perdí a mis padres y quiero cultivar esta esperanza que tenemos, decirnos a nosotros mismos que las personas que amamos y apreciamos sobreviven a través de nosotros.»

Empiezame de nuevo, de Papá Noel. En concierto el 6/9 en las Francofolies de Esch-sur-Alzette, el 27/6 en el festival Les Gens d’Ere de Tournai, el 23/8 en las Solidarités de Namur y los días 9 y 10/10 en el Cirque Royal en Bruselas (agotado).

Lea también:

-

PREV ¿Un nuevo camino iniciado para el puesto de goleador?
NEXT Zambia. ¿A qué hora y en qué canal de TV ver el partido en directo?