Volkswagen Jetta Trendline 2024: atractiva sencillez

-

Recuerdo los días en que el Jetta no sólo era visto como un coche un poco elegante, sino también cuando era muy caro. Hasta el punto de que se comparó su factura con la de sedanes de tamaño medio, como el Honda Accord. Hoy es diferente: su precio está en el punto de mira de otros compactos y su vocación ha cambiado algo.

De hecho, el Jetta es ahora un producto exclusivo de Estados Unidos y China. Lo que explica su “americanización” a ojos de los puristas, que ya no lo consideran una auténtica berlina alemana. Dicho esto, en un segmento abandonado por los estadounidenses y donde sólo compiten sedanes asiáticos, el Jetta destaca. Ciertamente no pretende ser el más elegante pero, estéticamente, ha resistido con nota el paso del tiempo, como lo demuestra su vestido que ya tiene seis años.

Foto de : Antoine Joubert

Ya sabemos que el Jetta tendrá derecho a un rediseño parcial de cara a 2025. Una remodelación bien merecida, y probablemente la última si, como varios otros fabricantes, Volkswagen decide centrarse en los SUV más rentables y/o en los vehículos eléctricos. De todos modos, el Jetta continúa manteniéndose firme, particularmente con la versión básica Trendline que probamos.

Dos tonos de gris…

El Trendline ofrece la mayor parte de lo que un compacto debería ofrecer en cuanto a equipamiento en 2024: llantas de aleación, pantalla táctil central con Apple CarPlay/Android Auto, asientos y volante calefactables, además de un completo grupo eléctrico con control de velocidad de crucero. Las opciones se reducen a esta elección de dos tonos de gris, si no blanco o negro, así como a la posibilidad de una transmisión automática por 1.400 dólares. Entonces sí, el Jetta todavía viene de serie con la transmisión manual. Una virtual exclusividad en el segmento de los sedanes compactos, ya que el único otro automóvil que lo ofrece sigue siendo el Nissan Sentra para 2024. En caso contrario, habrá que pasarse a berlinas más deportivas como el Civic Si, el Subaru WRX o… el Jetta GLI.

Foto de : Antoine Joubert

Un poco lúgubre, el interior completamente negro no resulta muy atractivo. Por otro lado, la posición de conducción y el confort de los asientos son grandes bazas respecto a varios rivales, al igual que el espacio interior. También hay que destacar el gran maletero, que hace del Jetta un coche muy práctico. Al volante, todo está perfectamente al alcance de la mano. Por la noche, la iluminación es adecuada y permite aprovechar bien cada uno de los accesorios. Ciertamente, la pantalla central no es la más moderna y resulta más impactante en la versión Comfortline, la más popular. Esto también ofrece la ventaja de un asiento ajustable eléctricamente, tapicería de cuero sintético y acceso/arranque sin llave. Dicho esto, el objetivo de la versión Trendline reside en su precio, sobre todo teniendo en cuenta la calidad de su comportamiento.

Foto de : Antoine Joubert

5,4 litros cada 100 km

Este es el resultado obtenido tras un viaje por la autopista que une Montreal con Lévis. Consumo minimalista, por debajo de lo que anuncia el fabricante. Porque la potencia oficial en carretera es de 5,6 L/100 km, para una media combinada de 7 L/100 km si se combina la potencia en ciudad de 8,2 L/100 km. La calificación es aproximadamente la misma para la automática, lo que demuestra que la relación de la manual de seis velocidades es óptima.

Muy divertido de conducir, el Jetta utiliza un cuatro cilindros turboalimentado de 1,5 litros (158 CV) que ha demostrado su fiabilidad. Este eficiente y generoso mecanismo de torsión (184 lb-pie) contribuye a un mayor placer de conducción que sus rivales. El Jetta se puede describir como un auténtico coche de carretera: recorre kilómetros sin cansarse. Estable, ultraconfortable y que vuelve a ofrecer una excelente posición de conducción, gana puntos cada vez que te pones al volante. Sólo le criticamos por sus llantas de 16 pulgadas (que se guardarán para la temporada de invierno), que sería mejor sustituirlas por llantas y neumáticos de 17 pulgadas. De esta forma, el coche gana en estabilidad y manejo. Esta es quizás una de las razones que empujan a algunos compradores a optar por la versión Comfortline, que equipa de serie llantas de 17 pulgadas.

Foto de : Antoine Joubert

Eso sí, este último sólo cuesta $3000 más que el Trendline y ofrece mucho por ese precio. Sin embargo, la prima del 11% es enorme para el comprador con un presupuesto ajustado y que busca una buena relación calidad-precio. Y en ese sentido, el Trendline con un precio de $26,160 (incluye flete/PDI/gastos del concesionario) es difícil de superar. Por lo tanto, se trata de un coche ciertamente subestimado y en el que los clientes piensan con poca frecuencia, especialmente si se trata de un coche “de bajo presupuesto”. No olvidemos para terminar que el Jetta viene con una garantía básica de 4 años/80.000 km, un año más que la de los fabricantes japoneses. Por otro lado, en este partido la ventaja sigue siendo para Hyundai/Kia.

Para ver: ¿Cuánto cuesta el Volkswagen Jetta 2024?


-

PREV Asesinato de Célya pese a la alerta de secuestro: “Ella lo llamaba papá…”
NEXT Donald Trump herido de bala: “intento de asesinato” confirmado por el FBI, salud del expresidente, tirador… lo que sabemos