Elecciones presidenciales de Estados Unidos: ¿y si Nebraska hiciera que Donald Trump perdiera las elecciones?

Elecciones presidenciales de Estados Unidos: ¿y si Nebraska hiciera que Donald Trump perdiera las elecciones?
Elecciones presidenciales de Estados Unidos: ¿y si Nebraska hiciera que Donald Trump perdiera las elecciones?
-

Tiempo de lectura: 5 minutos

Esta es la hipótesis que está aterrorizando al campo republicano a principios de primavera. ¿Qué pasaría si Donald Trump perdiera las elecciones presidenciales estadounidenses de 2024… en Nebraska, donde se llevarán a cabo las primarias demócratas y republicanas el 14 de mayo? Todo parte de una carta del gobernador republicano de este estado situado entre las Grandes Llanuras y el Medio Oeste de Estados Unidos, publicada el 2 de abril en X (antes Twitter), antes de ser compartida en la red Truth Social por Donald Trump hace unos años. horas después.

En este comunicado de prensa, Jim Pillen apoya un proyecto de ley del Senado local destinado a “alinearse con los otros cuarenta y ocho estados”adoptando el llamado sistema de “el ganador se lleva todo”. Este principio fundamental de las elecciones presidenciales estadounidenses requiere que el candidato que llegue primero en (casi) cada estado gane a todos los electores que decidirán el destino de las elecciones. El objetivo del gobernador republicano: garantizar a su bando y, por tanto, probablemente a Donald Trump, la mejor puntuación posible en un bastión muy conservador, cambiando las reglas del juego.

Voto indirecto y electores

Para comprender lo que está en juego en esta batalla local con resonancia nacional, primero debemos recordar la política estadounidense. A diferencia de Francia, Estados Unidos no utiliza el sufragio directo para elegir a su presidente: un voto no corresponde a un voto dado directamente a uno de los candidatos en liza. “Los Padres Fundadores tenían poca experiencia aparte de la monarquía y querían asegurarse de que el recuento de votos se desarrollara sin problemas y sin que la legislatura tuviera la última palabra”.dice Randall E. Adkins, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Nebraska en Omaha.

En 1787, los Padres Fundadores imaginaron un colegio electoral, un verdadero compromiso entre la designación de un presidente por el Congreso y una elección por sufragio directo. Como el país del Tío Sam es una república federal, la Constitución de los Estados Unidos prevé la designación de electores a nivel estatal.

“Cada uno de ellos determina el método de designación de sus electores, cuyo número está en función de los escaños otorgados al Congreso”, continúa Randall E. Adkins. Los estados eligen dos senadores y varios diputados (representantes) proporcional a su población. Así, California tiene cincuenta y cuatro votos electorales, frente a sólo tres de Alaska. Estos delegados luego votarán por el presidente a nivel nacional. Gana el candidato que obtiene la mayoría absoluta de los 538 electores, o 270 delegados.

Los estados indecisos determinan el resultado de la votación

Los métodos de votación para atraer a estos votantes importantes han variado ampliamente a lo largo de la historia. Hoy es el sistema “el ganador se lleva todo” que es favorecido por casi todos los Estados. En consecuencia, incluso si Donald Trump obtuviera “sólo” el 51% de los votos en Florida, recuperaría los treinta votos electorales asignados a la Estado del Sol.

Por tanto, tiene poca relevancia que Joe Biden agote su presupuesto de campaña en California o Nueva York, bastiones liberales donde sabe que tendrá la mayoría de los votos y, por tanto, el 100% de los electores. Lo mismo le ocurrió a Donald Trump con Texas o Alabama, dos estados conocidos por ser muy conservadores. Por lo tanto, los esfuerzos de campaña de los dos candidatos se centran en los estados con mayor probabilidad de oscilar (balancearse en inglés) de un campamento a otro. En 2020, las elecciones se celebraron en Georgia, estado de oscilación histórico, donde Joe Biden ganó los dieciséis votos electorales del estado por 11.779 votos.

Los habitantes de los seis estados indecisos de las elecciones presidenciales de 2024 que son Arizona, Georgia, Michigan, Nevada, Pensilvania y Wisconsin, así como los de otros estados potencialmente clave como Carolina del Norte o Minnesota, serán acosados ​​durante varios meses a través de llamadas telefónicas y anuncios televisivos. Los voluntarios de ambos bandos irán de puerta en puerta en los distritos electorales más estratégicos, con la esperanza de inclinar la balanza a su favor.

Una voz que puede marcar la diferencia

Sin embargo, dos estados tienen un sistema de votación único: Maine y, por tanto, Nebraska. Este último designa dos delegados a través del sistema. “el ganador se lleva todo” y los otros tres por mayoría de votos a nivel de circunscripción. Oro, “Los tres distritos de Nebraska tienen aproximadamente la misma población, pero demografía y tamaños totalmente diferentes”señala Randall E. Adkins.

El segundo distrito, el más pequeño en superficie, está en el centro de las preocupaciones del clan de Donald Trump. Está formado principalmente por la principal ciudad del estado, Omaha, y su área urbana de casi un millón de habitantes, mucho menos conservadora que el resto de Nebraska. Un enclave urbano y liberal, por tanto, en un estado profundamente rural. “Grandes multinacionales tienen su sede en Omaha, como el fondo de inversión Berkshire Hathaway de [l’homme d’affaires et milliardaire] Warren Buffet o el Primer Banco Nacional”añade el investigador de la política estadounidense.

“Es importante señalar que los funcionarios electos de Nebraska no se presentan como republicanos o demócratas y tienden a la moderación”.

Randall E. Adkins, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Nebraska en Omaha

Esta segunda circunscripción permitió a Joe Biden obtener un gran número de votantes en Nebraska en 2020. El exsenador de Delaware, sin embargo, sólo obtuvo el 39,36% de los votos emitidos en el estado. “Esta zona urbana está lejos de ser conquistada por los demócratassin embargo, señala Randall E. Adkins. Los republicanos Mitt Romney y Donald Trump ganaron todos los delegados del estado en 2012 y 2016 respectivamente.

Sin embargo, si Joe Biden gana en Pensilvania, Michigan y Wisconsin, países generalmente más favorables al Partido Demócrata, y Donald Trump recupera los delegados asignados a Georgia, Arizona y Nevada, los dos candidatos tendrían 269 delegados cada uno. Nebraska, con su sistema único, se convertiría entonces en hacedor de reyes.

Una posibilidad que molesta al campo trumpista MAGA (Hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande), cuyos esfuerzos hasta ahora han sido en vano. El 4 de abril, los senadores de Nebraska rechazaron una primera propuesta de reforma. Pronto se podría discutir un nuevo texto, aunque es poco probable que esté finalizado antes de las elecciones del 5 de noviembre de 2024, según Randall E. Adkins.

“Es importante señalar que los funcionarios electos de Nebraska no se presentan como republicanos o demócratas y tienden a la moderación”., matiza el político. Por lo tanto, la disciplina del partido y la lealtad al clan Trump siguen siendo relativas. “La sesión legislativa ha terminado y dudo que un proyecto de ley así pueda aprobarse, incluso en el caso de una sesión excepcional”Juez Randall E. Adkins.

Según él, la probabilidad de un escenario en el que Nebraska marcaría la diferencia es hoy sólo una posibilidad estadística. “El único ejemplo histórico de unas elecciones tan reñidas data de 1876”, recuerda el profesor estadounidense. El republicano Rutherford B. Hayes luego derrotó al demócrata Samuel J. Tilden por un voto.

-

PREV Locura de precios en IKEA: ¡Descubre las inmejorables ofertas de la temporada!
NEXT Tailandia y China abandonan el dólar