Un fármaco antidiabético ralentiza la enfermedad de Parkinson

Un fármaco antidiabético ralentiza la enfermedad de Parkinson
Un fármaco antidiabético ralentiza la enfermedad de Parkinson
-

El deterioro de las habilidades motoras se ralentizó en los pacientes tratados durante un año. Un beneficio modesto que aún está por confirmar.

Este artículo está extraído de la revista mensual Sciences et Avenir – La Recherche n°928, de junio de 2024.

La lixisenatida, un fármaco utilizado contra la diabetes tipo 2, ayudó a frenar la progresión de la enfermedad de Parkinson en pacientes tratados durante un año, informa un gran estudio clínico francés dirigido por el profesor Olivier Rascol, de la Facultad de Medicina de Toulouse.

Un beneficio modesto

El deterioro de las actividades motoras propias de la enfermedad, como rigidez de movimientos, lentitud de movimiento y temblor de un miembro en reposo, se ralentizó en los 74 pacientes tratados. Aunque modesto, este beneficio no se observó en pacientes del grupo de control que recibieron un placebo. Mejor: persistió dos meses después de suspender el tratamiento.

La pregunta ahora es cuánto tiempo puede durar. Todos los pacientes de entre 40 y 75 años se encontraban al inicio de la enfermedad y seguían recibiendo el tratamiento habitual, que compensa la deficiencia en el cerebro de un neurotransmisor, la dopamina, debido a la destrucción de las células nerviosas que la producen.

Leer tambiénEnfermedades neurodegenerativas: ¿cómo prevenirlas?

Efectos secundarios digestivos

Se sabe que la lixisenatida imita el efecto del GLP-1 (péptido similar al glucagón), una hormona intestinal que estimula la secreción de insulina en respuesta a la glucosa de la dieta. Al igual que el GLP-1, pero en una forma más duradera, la lixisenatida puede pasar al cerebro y parece actuar tanto sobre las células nerviosas como sobre las del sistema inmunológico para reducir la inflamación local causada por la enfermedad.

Sin embargo, es necesario hacer dos advertencias a estos resultados. En primer lugar, las inyecciones diarias de lixisenatida a menudo iban acompañadas de náuseas y, a veces, vómitos. En segundo lugar, el fármaco no desaceleró otros síntomas no motores de la enfermedad, como el deterioro cognitivo. Por lo tanto, otros ensayos con miméticos de GLP-1 deberán confirmar este efecto.[…]

Lea más en sciencesetavenir.fr

Leer también

-

PREV ¡Esta fruta previene los cálculos renales!
NEXT El cribado de 4 ITS será gratuito para los jóvenes a partir de septiembre de 2024