Mercedes y Stellantis sorprenden frenando, pero ¿por qué?

-

noticias de coches electricos

Imaginemos por un momento a Europa en la primera posición mundial en el fabricación de baterías para vehículos eléctricos. Este sueño, que podría haberse hecho realidad gracias a Mercedes y Stellantis, parece actualmente en pausa. De hecho, los gigantes del automóvil han frenado sus proyectos conjuntos para construir fábricas de baterías en Europa, una noticia que suscita inquietudes y preguntas.

La congelación de la construcción: un futuro en suspenso

Las actividades de construcción de nuevas instalaciones previstas en Alemania e Italia de la empresa conjunta Automotive Cells Company (ACC) fundada en 2021 por Mercedes y Stellantis se interrumpieron abruptamente. Después de haber inyectado alrededor de 4,7 mil millones de euros en este proyecto y haber previsto un presupuesto total de alrededor de 7,6 mil millones de euros, esta decisión deja en el aire el futuro de estos sitios.

En Douvrin, Francia, ya ha visto la luz un centro de producción que marca la primera materialización de esta colaboración. Sin embargo, las nuevas instalaciones en Alemania y los preparativos en Italia son claramente parado. La empresa afirma que desea mantener la flexibilidad de las inversiones ante la volatilidad del mercado; está previsto que a finales de año se tome una decisión sobre el futuro de los demás emplazamientos.

El mercado europeo en cuestión

Yann Vincent, director de ACC, destacó una desaceleración de la demanda de vehículos eléctricos en Europa, a pesar de un aumento del 14,8% en las ventas en abril en comparación con el año anterior. Esta ya significativa tasa de crecimiento afectó principalmente a segmentos masivos del mercado, donde históricamente a los fabricantes occidentales les ha resultado difícil competir, particularmente frente a los recién llegados chinos.

La introducción de nuevos estándares y tecnologíascomo posible paso a las células fosfato de hierro y litio (LFP), menos costoso, demuestra claramente una estrategia de adaptación a las necesidades del mercado. Las baterías LFP, aunque tienen una densidad de energía menor que las celdas de níquel-manganeso-cobalto (NMC) comúnmente utilizadas, ofrecen importantes ventajas:

  • Precio reducido
  • Durabilidad mejorada
  • Simplicidad en el abastecimiento de minerales

Estos activos no sólo podrían Reducir el precio de producción de los vehículos eléctricos.pero también permitirán a los fabricantes reaccionar eficazmente ante las amenazas de aranceles aduaneros en Europa y Estados Unidos, ofreciendo así una mayor competitividad frente a las importaciones.

Decisiones estratégicas ante las tendencias del mercado

Revisar los planes de desarrollo y producción a la luz de las fluctuaciones del mercado es un ejercicio delicado pero necesario. Aunque se necesita tiempo para construir las fábricas, reactivarlas demasiado tarde podría significar perder oportunidades cruciales en un Mercado de vehículos eléctricos en auge. Por otro lado, ACC parece considerar acertado considerar un cambio hacia baterías LFP que, aunque algo menos potentes, podrían favorecer la aparición de modelos de gama de entrada más asequibles.

La elección de LFP en lugar de NMC podría simbolizar un ajuste pragmático a las realidades del mercado, especialmente si consideramos que la mayoría de los LFP se producen en China, un país que ya controla una parte importante de la cadena de suministro global. Esta estrategia no sólo alinearía al ACC con las expectativas del mercado sino que también ayudaría a reducir la dependencia europea de los productores asiáticos.

¿Aún se vislumbra un futuro eléctrico?

Mercedes ha manifestado previamente su intención de pasar a la producción totalmente eléctrica a finales de esta década. Sin embargo, el reciente anuncio que indica la continuación de la producción de vehículos de gasolina hasta la década de 2030 parece contradecir sus compromisos medioambientales anteriores. Este giro pone de relieve los desafíos que incluso los grandes nombres de la industria enfrentan en el camino hacia la electrificación.

A medida que el mercado evoluciona y van tomando forma nuevas tecnologías y políticas medioambientales, parece que la competitividad en el mercado de vehículos que consumen menos recursos podría convertirse en el gran desafío de los próximos años. Después de todo, ajustar las capacidades de producción a las realidades del mercado y al mismo tiempo apuntar a la reducción de costos y un abastecimiento más localizado de componentes esenciales bien podría ser la clave para acelerar la transición hacia el transporte sostenible.

Entonces, si bien esta desaceleración puede parecer un paso atrás en la carrera hacia la electrificación, también podría presagiar una estrategia a largo plazo más reflexiva y potencialmente más exitosa, que en última instancia colocaría a Europa como líder en el mercado de la electricidad. baterías de vehículos eléctricos. Sólo el tiempo nos dirá si esta pausa será un simple contratiempo o un cambio de rumbo beneficioso.

Escrito por Albert Lecoq

Especialista en guías de compra de coches eléctricos, me apasionan las nuevas tecnologías y soy un firme defensor de la adopción de la tecnología eléctrica y la movilidad sostenible.

Reaccionar al artículo

-

PREV Travelport y WestJet confirman un nuevo acuerdo de contenidos a largo plazo
NEXT El primer satélite radar de Vietnam se pondrá en órbita a principios de 2025