En Senegal, archivos sonoros de más de un siglo empiezan a revelar sus secretos | APAnoticias

En Senegal, archivos sonoros de más de un siglo empiezan a revelar sus secretos | APAnoticias
En Senegal, archivos sonoros de más de un siglo empiezan a revelar sus secretos | APAnoticias
-

Una veintena de archivos sonoros se presentan en Dakar hasta el 21 de junio.

La voz crepitante de un fusilero senegalés, grabada hace más de un siglo en un campo de prisioneros alemán de la Primera Guerra Mundial, resuena en una sala de conferencias donde la atención es palpable.

Este archivo inédito forma parte de una colección de grabaciones sonoras senegalesas, conservadas en el Museo Etnológico de Berlín. Parte de esta colección ahora está accesible al público africano, en el marco de la exposición “Ecos del pasado: descubriendo el patrimonio cultural inmaterial” en el Museo de las Civilizaciones Negras de Dakar.

“¿Reconoces el idioma?” »pregunta Massamba Gueye, investigadora y comisaria de la exposición, ante un público compuesto principalmente por estudiantes.

“Si no me equivoco, es wolof (el idioma más hablado en Senegal, nota del editor). Escuché ‘es una pena’, ‘no hay paz’responde Khady Ba, de 23 años, entre el público.

“Usted confirma lo que descubrieron los expertos. Es un prisionero de guerra que canta un lamento de mujer en wolof.continúa el Sr. Gueye.

Un sentimiento de gravedad mezclado con orgullo invade la sala mientras los archivos sonoros, principalmente cantados, se suceden. El público se esfuerza por identificar palabras, por reconocer temas musicales, localidades olvidadas, recuerdos enterrados en una memoria colectiva que se erosiona con el tiempo.

“El wolof ha evolucionado mucho en las zonas urbanas. Ciertas palabras se refieren a realidades desaparecidas, pero la estructura del lenguaje permanece”explica el señor Gueye.

“Los senegaleses se identifican con su lengua, su folklore, sus ritos y sus hechos sociales. El patrimonio inmaterial engloba todos estos elementos y constituye, por tanto, la esencia de nuestra identidad”.él dijo.

“Hago un llamamiento a todos los países que colonizaron las naciones africanas y de todo el mundo para que demuestren honestidad al devolver este patrimonio oral intangible. Esto reconciliará a la gente”declara Gueye, mientras que la cooperación internacional entre museos se centra principalmente en el patrimonio material adquirido durante la colonización.

Una veintena de archivos sonoros se presentan en Dakar hasta el 21 de junio. Los más antiguos datan de 1910 y fueron grabados en un local de espectáculos de Berlín. La mayoría proceden de prisioneros de guerra del campo de Wünsdorf, cerca de Berlín, registrados entre 1915 y 1918.

Allí fueron detenidos unos 4.000 soldados africanos reclutados por el ejército francés. Allí se llevaron a cabo experimentos para animar a los prisioneros a cambiar de bando ofreciéndoles condiciones especiales, como la libertad de religión. Allí se inauguró la primera mezquita en suelo alemán el 13 de julio de 1915.

También es donde la Real Comisión Fonográfica Prusiana, formada por científicos, lingüistas y etnólogos, produjo más de 2.600 grabaciones sonoras con fines de investigación, conservadas en los archivos del Museo Etnológico de Berlín y de la Universidad Humboldt.

Entre las voces identificadas se encuentra la de Abdoulaye Niang, un soldado musulmán que sirvió en el ejército francés, nacido en la isla de Gorée en 1878. Traslado de Wünsdorf a un campo de trabajos forzados rumano, murió en un hospital de Lyon a consecuencia de tuberculosis.

Otras grabaciones se atribuyen a Madia Diouf, que tenía unos veinte años cuando fue internada en Wünsdorf. Según los archivos de la comisión fonográfica, el Sr. Diouf fue agricultor antes de alistarse en el ejército, originario de “Banol, cerca de Dakar”, lugar hoy desaparecido.

“Queremos hacer investigación colaborativa porque estos elementos son parte de tu historia”afirma Lars-Christian Koch, director del Museo Etnológico de Berlín.

“Queremos identificar las empresas que producen estas grabaciones. Una forma probablemente será a través de redes comunitarias, donde la gente todavía pueda entender ciertas expresiones de hace un siglo.añade Hamady Bocoum, director del Museo de las Civilizaciones Negras de Dakar.

Gracias a la digitalización, la difusión de este patrimonio es “completamente factible”él cree.

Después de escuchar una oración musulmana extraída de un archivo, se dijo Cheikh Mbake Diop, un estudiante de cine de 28 años. ” muy tocado “. “Necesitamos hablar de ello. Es importante. Si mi padre escuchara esto, probablemente lloraría. Porque está acostumbrado a cantar eso y es muy poderoso”.confiesa.

-

PREV Un coro de refugiados ucranianos canta el himno europeo.
NEXT Legislativa 2024. Aquí están los candidatos nominados por la RN en Toulouse y Alto Garona