“En Bélgica nadie sabe hacer lo que hace”: Alex Teklak analiza la contribución de los hombres al título del Club Brujas

“En Bélgica nadie sabe hacer lo que hace”: Alex Teklak analiza la contribución de los hombres al título del Club Brujas
“En Bélgica nadie sabe hacer lo que hace”: Alex Teklak analiza la contribución de los hombres al título del Club Brujas
-

Asombroso. Histórico. La subida en la clasificación del Brujas reavivará los debates sobre el reparto de puntos en los playoffs de Champions. Independientemente de que se considere injusto o no, los Blauw en Zwart, intocables en las últimas semanas, tampoco les han robado la corona. Aquellos que presenciaron esta loca carrera por el título no la olvidarán pronto. Los protagonistas tampoco. Alex Teklak analiza la contribución de seis hombres que jugaron un papel decisivo en la conquista del título número 19 en la historia del club.

Jackers Nordin

Importancia directa e indirecta

”Cuando tu portero se lesiona, cuando tienes fechas límite como los playoffs o la Conference League, te dices: ‘Maldita sea, vamos a tener que alinear a un tipo que ha jugado muy poco hasta ahora’. El sustituto debe llevar sobre sus hombros una enorme responsabilidad. Incluso para un jugador de 26 años como Jackers, no es fácil sustituir a Mignolet. Aún le quedaban por jugar más de diez partidos. Sin mencionar que juega en una posición crucial. Fue decisivo, pero no tuvo muchos encuentros en sus piernas. Jackers asumió perfectamente este papel de segundo y también fue recompensado con un nuevo contrato. Su presencia y sus actuaciones impulsaron a Mignolet. El ex Diablo se queda en una temporada a medias. En los playoffs, por ejemplo, impidió que Amberes tomara la delantera. Pero en la fase clásica fue irregular. Mignolet necesitaba sentir la presencia de Jackers a sus espaldas. En este sentido, el segundo portero tuvo una importancia directa e indirecta”.

Jackers asumió perfectamente el papel de segundo portero. ©Foto Noticias

Denis Odoi

Simbolismo del resurgimiento de Hayen

”Después del éxito en Genk en la fase clásica (0-3), Odoi ya había dicho que cada vez se sentía excluido como el ‘viejo’ del grupo. Tan pronto como el barco se balanceó en el Club, volvimos a visitarlo. Y una vez que las cosas mejoraron, se encontró en el banquillo. Este ciclo caracteriza los últimos años de su carrera. No se hace la víctima. El ghanés es un profesional y siempre hace su trabajo. A veces merece los laureles y no las espinas. Deambulando por el flanco, en el centro o incluso en la posición número 6, Odoi ha sido útil para su equipo de muchas maneras. Era un experto en todos los oficios, al que se podía colocar en cualquier lugar. Contra Anderlecht, en el penúltimo día, reemplazó a Sabbe y se metió a Amuzu en el bolsillo. Pone las palabras en acción sin exagerar. Él encarna simbólicamente la renovación bajo Hayen. Es más, su gol ante los Malvas podría ser ‘el’ gol de los playoffs. Debemos valorar este tipo de personas”.

Odoi a veces merece laureles en lugar de espinas… ©TSI

Hans Vanaken

El único irremplazable

”Siempre he sido un gran defensor de Vanaken. Me gustan mucho los jugadores que no son especialmente espectaculares, pero que entienden el juego y hacen jugar a su equipo. La simplicidad en el fútbol es difícil de lograr. Según los estándares belgas, no hay nadie que sepa hacer lo que hace Vanaken. A veces, cuando no se encuentra tan bien, caemos sobre él. Sin embargo, tiene derecho a pasar pasajes más difíciles, como todos los demás. Al ser bueno te acostumbras a ser siempre bueno… El Limburger es una anomalía para nosotros. Destaca por su inteligencia de juego. Su defecto, quizás, es que a veces le sancionan porque sabe hacerlo todo en el medio. Por tanto, es difícil limitarlo a una sola posición. El capitán del Club es capaz de adaptarse a muchos jugadores, de aclarar muchas situaciones. Se mueve con precisión, en los espacios adecuados… Lo que también le ha jugado en contra a veces: da una imagen de chico no muy simpático, nada agradable porque en realidad es “normal”. Vanaken siempre es un tipo educado y discreto. A pesar de la riqueza del núcleo del Brujas, él es el único jugador irremplazable”.

Vanaken es una anomalía entre nosotros. ©PDV

Skovolsen

A veces ahí, a veces no

”Para él, la temporada fue como una montaña rusa. Skov Olsen sabe cómo marcar la diferencia. La mayor preocupación era gestionar esta lesión. Siempre parece preocupado y no sabe qué hacer. Quizás se pierda en la percepción del dolor. El danés sigue siendo un enigma, a veces está y a veces no. No está 100% en su cabeza. Cuando es bueno, por el contrario, es impredecible. Skov Olsen destaca técnicamente, en la secuencia de regates, en el tiro en profundidad, en la asistencia a Thiago… Ha marcado muchos goles decisivos y ha sido decisivo. Es un internacional que no tiene problemas cuando está ‘en forma’. El problema sigue siendo el hecho de que no sabes si realmente puedes contar con él o no. Necesita consistencia y confianza. Y luego ahí…”

Impredecible, Skov Olsen a menudo marcó la diferencia. ©TSI

Igor Thiago

Un papel importante en las victorias “camaleónicas”

”Su temporada fue especial. Al principio remó. Todos se preguntaban cómo Brujas pudo haber pagado tanto por él. Luego empezó a buscar la red. Pero el brasileño acertó especialmente contra los equipos de la columna derecha. Lo que contribuyó a darle una imagen irregular y desigual a sus actuaciones. Continuó durante 6-7 partidos y luego experimentó un período de sequía. Prefiero un delantero que marque menos pero que lo haga de forma constante, por muy difícil que sea el rival. Sin embargo, durante el último tercio de la temporada la confianza volvió. Siguieron la técnica y la calidad. Fue autor de gestos de los que nadie le habría creído capaz. Thiago siempre tendrá un déficit técnico, por su morfología, su psicomotricidad, pero es realmente interesante en este papel de ‘hombre objetivo’. Especialmente debido a su potencia atlética, es más que útil en fases ofensivas, pero también defensivas. Es capaz de retener el balón y ha jugado un papel importante en las camaleónicas victorias del Club. No importa si el plan de Hayen pudo haber cambiado, aun así fue a la batalla y causó muchos problemas con su incesante actividad. Aunque haya progresado un poco a este nivel, debe calmar de todos modos su pasión y su impulsividad”.

Durante el último tercio de la temporada, Thiago fue autor de gestos de los que nadie le habría creído capaz. ©PDV

Nicky Hayen

Preparación meticulosa del partido

”Si pudo aprovechar el buen impulso es porque lo instaló. Hayen es una persona muy analítica. Estudia a cada oponente de manera relevante y detallada para explotar mejor sus debilidades y contener mejor sus fortalezas. El exdefensor es una persona muy exigente. A menudo adaptaba perfectamente su plan de juego o innovaba partido tras partido. Especialmente en fases paradas con tres o cuatro formas de explotarlas cada vez. Esta atención al detalle en la preparación lo diferencia de Deila. Hayen también estableció claridad en el rol de cada uno de sus jugadores. Como Onyedika, cuyas cualidades destacó a la perfección, u Odoi que le prestó enormes servicios. El técnico también eligió bien los partidos en los que dio prioridad a Ordóñez, como ante el Unión SG donde el defensa se encargó de Amoura. Sin mencionar que Hayen fue respetuoso con Deila y su trabajo. Su análisis es claro, preciso y preciso. En cuanto a su comportamiento al borde del campo, es casi impecable. En cuanto a su error en Anderlecht, todos pueden entender este nerviosismo dado lo que está en juego”.

”Ahora bien, si debemos calificar, no debemos olvidar que trabajó en un clima de emergencia. El Club hizo la apuesta por los playoffs pero ¿qué hará ahora? Creo que los dirigentes no pueden no darle un contrato. De lo contrario, desempeñarán el papel equivocado. Tienen que darle una oportunidad. Hayen era un trabajador temporal de lujo, ahora tenemos que ver cómo podría adaptarse a largo plazo. Todo será diferente ya sea a nivel de dirección, del grupo, de la afición, de los medios de comunicación, de los traspasos… En cualquier caso, el Limburger ya es más transparente con sus dirigentes. Se explica, comunica y justifica sus decisiones ante Verhaeghe. ¿Cómo manejará una temporada entera? Empezar al pie de la montaña, sin haber sido empujado por tu antecesor, es otra cosa. Aquí, en diez partidos, tuvo éxito en todos los ámbitos. ¿Cómo reaccionará ante los obstáculos que seguramente surgirán en un momento u otro? ¿Ante la duda? Ese es el signo de interrogación. ¿Estará todavía lo suficientemente sereno y lúcido para tomar la decisión correcta a pesar de todo? Éstas son sin duda las preguntas que también preocuparon a la dirección”.

Hayen a menudo adaptaba perfectamente su plan de juego o innovaba partido tras partido. ©TSI

-

PREV África, tierra de campeones para la selección francesa
NEXT ¿Un acuerdo entre cracks para embolsarse 15 millones?