El costoso error garrafal de Félix Séguin: millones perdidos en TVA Sports

-

Anoche, una ola de inquietud abrumó a los espectadores de TVA Sports cuando un comentario extrañamente poco convencional emanó de las ondas.

Félix Séguin, una de las principales figuras del canal deportivo, por no decir el descriptor número uno de la emisora, dejó escapar que acababa de descubrir la existencia de Jeremy Swayman, portero emergente de la NHL. Esta revelación provocó una reacción instantánea y viral en las redes sociales.

Un internauta incrédulo expresó su consternación diciendo que ahora prefería recurrir a otros canales deportivos como SportsNet.

“¿Dónde estaba antes?” preguntó, destacando lo absurdo de la situación. De hecho, ¿cómo podría el descriptor principal de un canal que posee el contrato exclusivo de transmisión de la NHL no ser consciente de la existencia de un portero que se destacó como uno de los mejores de la liga durante dos años?

“Acabo de filmar en SportsNet… ¡no pude hacerlo!

Este malestar generó una serie de preguntas legítimas sobre la competencia y el compromiso de los comentaristas de TVA Sports.

Como emisora ​​​​oficial de la NHL, es imperativo que el canal esté a la vanguardia de las noticias y las actuaciones de los jugadores, especialmente aquellos que han demostrado su valía en el hielo… especialmente cuando se describe el hockey de playoffs.

La ignorancia de Swayman por parte de un miembro clave del equipo de comentaristas solo puede ser una fuente de perplejidad y frustración para los fanáticos del hockey que confían en TVA Sports para una cobertura completa e informada de su deporte favorito.

Este error también pone de relieve un problema más amplio dentro de TVA Sports, el de su viabilidad financiera. Si bien el canal ya está luchando por competir con sus competidores y atraer un número suficiente de espectadores y anunciantes, estos errores sólo aumentan las dudas sobre su capacidad para seguir siendo competitivo en el mercado.

Los fanáticos se preguntan legítimamente si pueden continuar apoyando a un canal que parece desconectado de la esencia misma del deporte que se supone que representa.

El malestar que sintieron anoche los espectadores de TVA Sports no se limita a un simple error en el nombre de un jugador de hockey.

Esto revela una brecha preocupante entre el canal y su audiencia, así como una brecha en su cobertura periodística. Si TVA Sports desea revertir su tendencia a convertirse en una carga financiera para TVA Group, tendrá que trabajar para recuperar la confianza de sus fieles proporcionando una cobertura más atenta y conocedora de la acción sobre el hielo.

Lamentablemente, los reveses financieros de TVA Sports no son un caso aislado dentro del Grupo TVA. Desde su creación en 2011, el canal deportivo ha acumulado pérdidas colosales, que ascienden a casi 300 millones de dólares.

Estas cifras astronómicas son aún más alarmantes si se comparan con los continuos beneficios obtenidos por el resto del Grupo TVA.

“Este invierno, la cadena TVA siguió siendo la más popular todos los días de la semana y transmitió 7 de los 10 programas más vistos en Quebec. Por su parte, TVA Nouvelles se mantiene a la cabeza en cada una de las franjas de emisión, atrayendo semanalmente a 4,1 millones de personas. afirma Pierre-Karl Péladeau que intenta ocultar el fracaso de TVA Sports. (crédito: Journal de Montreal)

En efecto, a pesar de los éxitos obtenidos en otros sectores de su actividad, en particular la radiodifusión televisiva general y la producción de contenidos, TVA se ve obstaculizada por la carga financiera que representa TVA Sports.

Las enormes inversiones realizadas en este negocio resultaron ser una fuente de dinero más que una fuente sostenible de ingresos.

Esta situación es especialmente frustrante para los accionistas y observadores del sector, que ven el potencial de rentabilidad del grupo TVA desperdiciado por los malos resultados de su división deportiva.

Los resultados del primer trimestre del año son catastróficos para el Grupo TVA. Estamos hablando de una caída de ingresos de casi 7 millones de dólares (6,9 millones de dólares) respecto al año pasado. Estamos hablando de una pérdida neta de 17,9 millones de dólares y un déficit total de 21,6 millones de dólares.

Pierre-Karl Péladeau señala la caída de los ingresos publicitarios para explicar estas enormes pérdidas de dinero, pero todos en el sector saben que la verdadera razón es obvia: TVA Sports está arrastrando al Grupo TVA hacia abajo, como una bola sin fin. Las malas lenguas dirán que un anunciante jamás querría patrocinar un canal de deportes que no conozca a Jeremy Swayman.

La implacable realidad económica es que, a pesar de los esfuerzos por diversificar sus actividades y aprovechar sus fortalezas, TVA Group enfrenta un dilema crucial.

Con TVA Sports como peso muerto financiero, a la empresa le resulta cada vez más difícil mantener su rentabilidad general.

Los beneficios obtenidos en otros lugares no son suficientes para compensar las importantes pérdidas generadas por el canal deportivo, lo que pone en peligro la viabilidad a largo plazo de todo el grupo.

Esta situación plantea preguntas urgentes sobre la estrategia futura de TVA Group y su capacidad para adaptarse a las realidades cambiantes del panorama de los medios.

Puede que sean necesarias medidas drásticas para cambiar la situación y restablecer el equilibrio financiero, ya sea mediante reducciones de costos, reorganizaciones internas o incluso la venta de activos no rentables. Es por eso que TVA Sports debería cerrar sus puertas en el verano de 2026, cuando finalice el contrato con la NHL.

Mientras tanto, está claro que se necesitan cambios significativos para garantizar la supervivencia del Grupo TVA en un entorno de medios cada vez más competitivo y que cambia rápidamente.

Mientras tanto, los empleados de TVA Sports deben conocer el deporte del que hablan como la palma de su mano. No conocer a Jeremy Swayman representa en un instante el fracaso de TVA Sports durante 13 años…

-

PREV Oportunidad y trampa a evitar – LaptopSpirit
NEXT Apple Silicon M4: el contraste es llamativo con su predecesor