El futuro de la educación laica en Turquía está amenazado – rts.ch

-

Cada vez más turcos están preocupados por los ataques del gobierno a la educación secular. Si bien el secularismo está consagrado en la Constitución, la religión está incluida en los planes de estudios escolares. Para los opositores del presidente turco, su objetivo es sobre todo político.

Los nuevos programas escolares, presentados a finales de abril y que se aplicarán a partir del próximo curso escolar, han provocado la indignación de algunos profesores, padres e incluso sindicatos, que han convocado manifestaciones.

“Cada año, los programas se alejan cada vez más del laicismo”, denuncia en Tout un monde Yasemin, profesor de escuela primaria desde hace más de 20 años que fue a manifestarse a Estambul. “No estoy en absoluto en contra de la religión, pero es inaceptable que impregne cada vez más nuestra enseñanza en detrimento de la ciencia y el secularismo”, continúa.

El sindicato de docentes turco Egitim-Sen ha convocado protestas contra el nuevo plan de estudios escolar. [AFP – Adem Altan]

Juventud “moral y virtuosa”

Les nouveaux programmes scolaires turcs ambitionnent de créer un modèle basé sur trois piliers – les vertus, les valeurs et l’action – et de former des générations “morales et vertueuses”, qui ont pour idéal de faire le bien et d’être utile à la Nación.

Se supone que cada curso debe promover una cierta cantidad de valores presentados como “nacionales y espirituales”. Las lecciones de historia, por ejemplo, están diseñadas para fomentar la “honestidad y el patriotismo”. En cuanto a los de geografía, deben defender “el patriotismo, el respeto y el sentido de responsabilidad”.

En un informe publicado a principios de mayo, el grupo de expertos “Education Reform Initiative” se muestra preocupado por la subjetividad de estos términos y el riesgo de adoctrinamiento. Para Kayihan Kesbiç, uno de los autores del informe, el gobierno utiliza las escuelas para promover una cultura nacional única, a riesgo de crear “un ambiente en el que los niños no ven ni comprenden las diferencias”. “Esto puede ser una amenaza a la libertad de opinión, religión o creencias al mismo tiempo que una amenaza al secularismo”, afirma el investigador.

Ideología islamo-nacionalista

Desde el último año escolar, los imanes, que en Turquía son funcionarios públicos, trabajan en las escuelas. Estos predicadores musulmanes desempeñan el papel de “consejeros espirituales” en el marco de un protocolo que les permite, por ejemplo, ir a clases a la mezquita para escuchar sermones.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. [Keystone – Ahmad Al-Rubaye – AP]

Sin embargo, el laicismo es un principio constitucional en Turquía, denuncian los opositores al gobierno de Recep Tayyip Erdogan, cuyo partido, el AKP, está en el poder desde 2002. Le acusan de imponer su ideología islamonacionalista a los niños.

Recep Tayyip Erdogan, que se presentó hace 20 años como un demócrata deseoso de conducir a su país hacia la adhesión a la Unión Europea, ha trabajado desde principios de la década de 2010 para educar a lo que él llama una “generación piadosa”. Para algunos, el presidente quiere lograr la abolición de las escuelas laicas, creadas hace 100 años por el fundador de la República de Turquía, Mustafa Kemal Atatürk.

“Los jóvenes de hoy ya no aprenden los principios de Atatürk. Incluso casi ha desaparecido de los planes de estudios escolares”, lamenta Yasar, un profesor jubilado. “Si pones a teólogos en escuelas que deberían ser para profesores, eso pone en grave riesgo el futuro de este país”.

Problema político

Si hay una cuestión religiosa, muchos creen que el objetivo del presidente es sobre todo político. “El gobierno, que ha empobrecido considerablemente a la población, pide abiertamente a los ciudadanos que se contenten con lo que tienen e incluso que agradezcan lo poco que tienen”, afirma Cayan Calik, representante en Estambul del sindicato de docentes de izquierda Egitim. -Sen.

El sindicalista afirma que el gobierno turco pretende “imponer una forma de vivir y de pensar que gira enteramente en torno a la religión, las normas y los rituales religiosos” con el objetivo de “reformatear” la sociedad y transformarla en una “base electoral natural”. “Y al mismo tiempo silenciar a quienes defienden la educación laica”, añade.

Sin embargo, los debates sobre el sistema educativo y los ataques al secularismo han puesto de relieve profundas divisiones dentro de la profesión docente turca. Si la mayoría de los sindicatos han expresado reservas, incluso fuertes críticas, sobre el contenido y el método, el principal sindicato, Egitim-Bir-Sen, cercano al poder y que representa alrededor de un tercio de los docentes sindicalizados, pide por el contrario más “referencias religiosas”. empezando en la escuela infantil.

Asunto de radio: Anne Andlauer

Adaptación web: Emilie Délétroz

-

NEXT Terrorismo: el nivel de alerta habría aumentado en varias bases estadounidenses en Europa