El trauma de los yazidíes supervivientes fotografiados por Michel Slomka.

El trauma de los yazidíes supervivientes fotografiados por Michel Slomka.
El trauma de los yazidíes supervivientes fotografiados por Michel Slomka.
-

Ahogada por la niebla o bañada por la luz del sol y salpicada de amapolas, la imponente silueta del monte Sinjar regresa como leitmotiv en el trabajo fotográfico de Michel Slomka sobre los yazidíes. Esta comunidad kurdoparlante de quinientas mil almas, que practica una religión sincrética de más de cuatro mil años de antigüedad, ha elegido este macizo, en las fronteras noroccidentales de Irak, como su patria. Sus costados contienen hoy el recuerdo de la masacre perpetrada en su contra por la organización Estado Islámico (EI) hace diez años.

El 3 de agosto de 2014 y los días siguientes, decenas de miles de yazidíes intentaron escapar de los hombres de negro tomando la carretera que conduce a la cima del macizo. Tras proclamar su califato a caballo entre Siria e Irak, los yihadistas querían someter a esta minoría, considerada “no creyente”. Más de tres mil personas fueron asesinadas, ejecutadas o muertas de hambre durante el asedio de la ciudad de Sinjar. Los miembros del ISIS secuestraron a seis mil quinientas personas: mujeres y niñas reducidas a esclavitud sexual, niños reclutados como “cachorros del califato”.

Unos meses después del lanzamiento de Sinjar, el 13 de noviembre de 2015, el fotógrafo Michel Slomka y el director Alexe Liebert comenzaron su proyecto documental. Sinjar. Nacimiento de fantasmas, donde la fotografía y el cine se entrelazan para narrar el trauma de los supervivientes yazidíes. Las imágenes de Michel Slomka, ya reunidas en una colección (Charlotte A veces, 2017), marcan la historia del documental que presentan en cines a partir del 19 de junio. Llevado por un texto leído en off por la actriz franco-iraní Golshifteh Farahani, reteje el hilo de la memoria de la masacre yazidí.

Una mirada antropológica y sensible

“Es importante que sus palabras sean transmitidas, incluso si se trata de una pequeña comunidad en un mundo donde no faltan conflictos y horrores, explica Michel Slomka. La violencia del ISIS contra los yazidíes ha adoptado múltiples formas. Este es un intento genocida o limpieza étnica del siglo XXI.mi siglo después de haber golpeado a una comunidad que vivió encerrada en sí misma durante mucho tiempo. » Pour le photographe de 37 ans, la persécution de cette minorité disséminée en Irak et en Syrie s’inscrit dans le travail qu’il construit, au fil des ans, avec un regard anthropologique et sensible sur la disparition, les traces et la reconstruction de la memoria.

El tráiler de la película. Sinjar, nacimiento de fantasmas

Te queda el 56,33% de este artículo por leer. El resto está reservado para suscriptores.

-

PREV Seúl desplegará armas láser contra drones norcoreanos
NEXT Un palestino liberado por Israel dice que “regresó de entre los muertos” – Telquel.ma