Cambio climático: cómo se relaciona con el clima extremo

Cambio climático: cómo se relaciona con el clima extremo
Cambio climático: cómo se relaciona con el clima extremo
-
Información del artículo
  • Autor, Mark Poynting y Esmé Stallard
  • Role, BBC Noticias Clima y ciencia
  • 7 de mayo de 2024

Según un nuevo estudio, el cambio climático es la explicación más probable del aumento de las precipitaciones en Dubái.

Aquí hay cuatro razones por las que el cambio climático está relacionado con el clima extremo.

Lea también en BBC África:

1. Lluvias más intensas

Por cada aumento de 1°C en la temperatura promedio, la atmósfera puede contener alrededor de un 7% más de humedad.

Esto puede resultar en más gotas y lluvias más intensas, a veces en un período de tiempo más corto y en un área más pequeña.

Los científicos están evaluando si los fenómenos meteorológicos extremos pueden atribuirse al cambio climático, teniendo en cuenta causas naturales y humanas.

En el caso de las intensas lluvias que cayeron en Dubái, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Omán en abril de 2024, fue difícil determinar con precisión la importancia del papel desempeñado por el cambio climático. De hecho, las lluvias intensas son raras en esta región, lo que limita las comparaciones históricas.

Pero este tipo de fenómenos han aumentado entre un 10 y un 40 por ciento, y el cambio climático es la explicación más probable, según el grupo World Weather Attribution (WWA).

El mismo mes, inundaciones extremas azotaron partes de África Oriental.

Es demasiado pronto para decir exactamente qué papel jugó el cambio climático en este evento. Pero las fuertes lluvias que cayeron en la misma región en octubre y noviembre de 2023 se vieron agravadas por una combinación de cambio climático y un fenómeno meteorológico natural conocido como “dipolo del Océano Índico”, según WWA.

En septiembre de 2023, el norte de Libia se vio afectado por inundaciones mortales.

Captura de imagen, El alcalde de Derna, en el norte de Libia, sugirió que las inundaciones podrían haber matado hasta 20.000 personas.

Estos fuertes episodios de lluvias se han multiplicado por 50 debido al cambio climático, y años de inestabilidad política han obstaculizado los esfuerzos de preparación para tales eventos.

Según el IPCC, el organismo de las Naciones Unidas responsable de las cuestiones climáticas, las fuertes precipitaciones se han vuelto más frecuentes e intensas en la mayoría de las regiones terrestres debido a la actividad humana.

Según el IPCC, esta tendencia continuará a medida que continúe el calentamiento.

2. Olas de calor más intensas y prolongadas

Incluso un pequeño aumento en las temperaturas promedio marca una gran diferencia en los extremos de calor.

La distribución de las temperaturas diarias cambia hacia niveles más cálidos, lo que hace que los días más cálidos sean más probables y más intensos.

A principios de abril de 2024, las temperaturas en Malí alcanzaron los 48,5°C durante una ola de calor extrema en la región africana del Sahel, que se asoció con un aumento de hospitalizaciones y muertes.

Según la WWA, ese calor no habría sido posible sin el cambio climático causado por el hombre, y se volverá más común a medida que el planeta siga calentándose.

En el Reino Unido, las temperaturas superaron los 40°C por primera vez en julio de 2022, lo que provocó perturbaciones considerables en todo el país. Esta situación habría sido extremadamente improbable sin el cambio climático, según WWA.

Las olas de calor también son cada vez más largas en muchos lugares, incluido el Reino Unido.

Esto puede deberse a las cúpulas de calor, que son áreas de alta presión donde el aire caliente es empujado hacia abajo y atrapado, lo que provoca que las temperaturas se disparen en grandes áreas.

Una teoría sugiere que las temperaturas más altas en el Ártico, que se ha calentado casi cuatro veces más rápido que el promedio mundial, están provocando que los fuertes vientos llamados “corrientes en chorro” se desaceleren, aumentando la probabilidad de que se formen cúpulas de calor.

3. Sequías más prolongadas

Puede resultar difícil establecer un vínculo entre el cambio climático y algunas sequías.

La disponibilidad de agua no sólo depende de la temperatura y las precipitaciones, sino que los sistemas climáticos naturales también desempeñan un papel clave. Esto es lo que ocurrió durante la sequía que azotó el sur de África a principios de 2024.

Pero las olas de calor alimentadas por el cambio climático pueden empeorar las sequías al secar los suelos. Luego, el aire se calienta más rápidamente, lo que produce un calor más intenso.

Durante los períodos de olas de calor, el aumento de la demanda de agua, especialmente por parte de los agricultores, aumenta aún más la presión sobre el suministro de agua.

Partes de África Oriental fracasaron en cinco temporadas de lluvias consecutivas entre 2020 y 2022, y la región sufrió la peor sequía en 40 años. Esta sequía ha desplazado a 1,2 millones de personas sólo en Somalia.

Según la WWA, el cambio climático ha aumentado al menos 100 veces el riesgo de sequías de este tipo.

El calentamiento debido a la actividad humana también fue el principal factor detrás de la peor sequía que ha experimentado la selva amazónica en al menos medio siglo, durante la segunda mitad de 2023.

4. Más combustible para los incendios forestales

Los incendios ocurren de forma natural en muchas partes del mundo. Es difícil saber si el cambio climático causó o empeoró un incendio forestal específico porque entran en juego otros factores, como el cambio en el uso de la tierra.

Sin embargo, el cambio climático está haciendo que las condiciones climáticas necesarias para que los incendios forestales se propaguen sean más probables, según el IPCC.

El calor extremo y duradero aumenta la humedad de los suelos y la vegetación.

Estas condiciones extremas de sequía alimentan los incendios, que pueden propagarse increíblemente rápido, especialmente si los vientos son fuertes.

El aumento de las temperaturas también puede aumentar la probabilidad de que caigan rayos en los bosques más septentrionales del mundo, provocando incendios.

En 2023, Canadá experimentó, con diferencia, la peor temporada de incendios forestales jamás registrada, durante la cual ardieron aproximadamente 18 millones de hectáreas.

Según la WWA, el cambio climático ha duplicado con creces la probabilidad de que se produzcan condiciones meteorológicas extremas en el este de Canadá, lo que ha alimentado la propagación de incendios.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), se espera que en el futuro los incendios forestales extremos sean más frecuentes e intensos en todo el mundo. Esto se debe a los efectos combinados del cambio de uso de la tierra y el cambio climático.

El número de incendios más extremos podría aumentar un 50% de aquí a 2100, según el PNUMA.

-

PREV En el Reino Unido, autoridades médicas y políticas acusadas de encubrir el escándalo de la sangre contaminada
NEXT Un informe señala la implementación interminable de controles post-Brexit