Cine: reseña de la nueva Coppola, “Megalopolis”

-

Coppola firma una epopeya atemporal

Publicado: 16/05/2024, 22:08

Mientras los altavoces del Palacio de Festivales emiten la atronadora banda sonora de “Furiosa” en las escaleras y en los pasillos, los asistentes al festival gritan por el fallecimiento de Anya Taylor-Joy, heroína de esta saga de “Mad Max”, blanca como la esperanza después Tras dos horas de maquillaje, al otro extremo del Palacio comienza la proyección para la prensa de “Megalópolis”. El acontecimiento es palpable. Hay prisa en cuanto se abren las puertas, y hay que tener un asiento reservado por los compañeros para conseguir un asiento bastante decente, es decir, céntrico. Hay que decir que la película de Coppola es la cristalización de un viejo sueño.

Cuarenta años de espera

El cineasta, el de mayor edad en la competición con 85 años, lleva al menos cuarenta años jugando con este proyecto. Como recordamos en nuestra edición del 14 de mayo, los actores de “Outsiders”, que data de 1983, testificaron que ya entonces hablaba de esta película. Valiente, el autor de las tres partes de “El Padrino” aceptó presentarla en competición en Cannes, cuando bien podría haberse quedado, como Scorsese el año pasado, fuera de competición sin correr ningún riesgo. Esta elección lo coloca en la rara categoría de dobles palmeados que podrían lograr el hat-trick. De hecho, Coppola ganó el premio supremo en 1974 por “Conversación secreta” y luego en 1979 por “Apocalypse Now”. Así que aquí está de nuevo en competición (lo que no ha sucedido desde entonces, sólo se había proyectado “Tetro” en 2009, pero en la inauguración de la Quincena) y desde el primer minuto de su película, abunda por todas partes, poniendo en peligro a quien la ha escribir sobre ello inmediatamente después.

En este punto encontrarás contenido externo adicional. Si acepta que los proveedores externos coloquen cookies y que, por lo tanto, se les transmitan datos personales, debe permitir todas las cookies y mostrar contenido externo directamente.

Permitir cookiesMas información

La abundancia de la obra, deslumbrante, reluciente, no evita la complejidad. De hecho, “megalópolis” es casi imposible de resumir. Se presenta como una epopeya, incluso una fábula si nos fiamos de sus créditos iniciales, inspirada en la antigua Roma, pero situada en una América moderna y actual socavada por la decadencia. La ciudad imaginaria de Nueva Roma sirve de escenario y dos hombres se oponen a ella, César Catilina y Franklyn Cicero. El primero tiene un poder y una ventaja que el otro no tiene: puede detener el tiempo como quiera.

Así surge el tema central de un largometraje con un presupuesto de más de 120 millones de dólares: el tiempo. En esta utopía que recuerda al cine de superhéroes, el enfoque de Coppola es decididamente filosófico. El tiempo se convierte en un concepto sobre el cual el hombre tiene y nunca tendrá control alguno. No puede detenerlo, ni congelarlo, ni rebobinarlo, ni acelerarlo. Desde esta perspectiva bastante aterradora, ya que reduce a la nada cualquier deseo de poder, Coppola cede a su héroe, interpretado por el excelente Adam Driver, este poder extraordinario. Por tanto, para el cineasta también se trata de divertirse, desde un punto de vista puramente estético, filmando una megaciudad donde el tiempo se ha detenido, secuencias que se encuentran entre las más bellas de la película.

Coppola anoche en Cannes. (Foto de Pascal Le Segretain/Getty Images)

En todas las demás secuencias de la película, y no es posible describirlo todo, el ritmo es, por el contrario, frenético, los escenarios milagrosamente bellos y la abundancia constante. Es difícil captar el contenido de cada toma en una sola pieza, pero la imagen, a veces múltiple (con pantallas divididas), vuelve a ser la expresión de una visión demiúrgica que, como siempre, permite a Coppola sobresalir. Incluso para innovar. ¿Qué pensamos de este plano de Adam Driver en el que un actor real sube al escenario y le da la respuesta? ¿Cómo se podrá lograr cuando la película se estrene en los cines?

Este extraordinario proyecto, que estuvo a punto de fracasar varias veces y ni siquiera llegó a realizarse, será probablemente la última película de Coppola. ¿Le permitirá ganar una tercera Palma de Oro? Es posible, aunque lo más probable es que veamos un precio especial creado para la ocasión, como ocurre en determinados casos.

Boletin informativo

“Últimas noticias”

¿Quieres estar al tanto de las noticias? “24 Heures” te ofrece dos citas al día, directamente en tu casilla de correo electrónico. Para que no te pierdas nada de lo que sucede en tu cantón, en Suiza o en el mundo.Conectarse

Pascal Gavillet Es periodista en la sección cultural desde 1992. Se ocupa principalmente de cine, pero también escribe sobre otros ámbitos. Especialmente la ciencia. Como tal, también es matemático.Mas información @PascalGavillet

¿Encontró un error? Por favor infórmenos.

1 comentario

-

NEXT Valady. Jean Couet-Guichot y Gaya Wisniewski, dos artistas residentes en la región