La traviata | Talise Trevigne, Traviata nacida en la Ópera de Montreal

-

La Ópera de Montreal, que abrió su temporada con la luminosa Las bodas de Fígarolo termina entre lágrimas con El viaje. Esta nueva producción obtuvo un gran y merecido éxito en su estreno el sábado por la noche en la Sala Wilfrid-Pelletier.


Publicado a las 22:09

Es otro de esos espectáculos aplazados no sabemos cuántas veces por culpa de la pandemia. Coproducida con los teatros de ópera de Winnipeg, Edmonton, Victoria y Vancouver, esta Traviata dirigida por Alain Gauthier nos transporta al mundo del jazz parisino de los años 20, marcado en particular por la figura de Joséphine Baker.

Esta transposición está lejos de violentar la obra (la única pequeña excepción es la mención del “luis” al final). Desde la cesta, donde estábamos, notamos algunos complementos (el tocado de plumas de Violeta en el primer acto, un espejo rodeado de bombillas en el último acto…) que evocan una época más reciente. Pero en general, en términos de estética visual, no estamos a años luz del París de Marie Duplessis, la auténtica Dama de las Camelias que frecuentaba Alexandre Dumas hijo a mediados del siglo XIX.mi siglo.

Porque el montaje del escenario – ¡impresionante! – de Christina Poddubiuk nos mantiene constantemente en la misma residencia burguesa parisina donde se alza una escalera monumental Bulevar Crepúsculo. La hábil iluminación de Kevin Lamotte (¡ese azul de la primera escena del acto II!) y la alternancia entre contraventanas cerradas o abiertas y cortinas carmesí son suficientes para hacernos cambiar de mundo.

En cuanto a los diferentes cantantes, es Talise Trevigne quien se roba el show en el papel principal. Aunque las notas altas sean a veces demasiado contenidas, la soprano estadounidense destaca por su interpretación comprometida y matizada de la tuberculosis. Su “Addio, del passato” fue simplemente conmovedor.

type="image/webp"> type="image/jpeg">>>

FOTO VIVIEN GAUMAND, PROPORCIONADA POR PRODUCCIÓN

La puesta en escena teletransporta al público al mundo del jazz parisino de los años 20.

Es más difícil hablar de Alfredo de Antoine Bélanger, llamado con pocos días de antelación para sustituir al kosovar Rame Lahaj. Si el tenor quebequense hubiera ofrecido una actuación honorable hace unas semanas en Enigma En el Théâtre Maisonneuve, otra cosa es, en términos de influencia vocal y escénica, cantar ópera italiana en una sala dos veces más grande.

Bélanger prefiere una entrega vocal suave, lo que puede ser una cualidad en ciertos repertorios, pero no tanto en Verdi, donde esperamos un toque de insolencia vocal, especialmente en las notas altas (cabaleta difícil en el segundo acto).

El Giorgio Germont de James Westman es de una naturaleza completamente diferente. Si nos dio algunos sustos al entrar cantando exageradamente con la máscara, el barítono de Ontario luego produciría un canto de primer nivel.

Todos los papeles más pequeños obtuvieron buenos resultados, en particular el bien expresado Marqués d’Obigny del joven barítono Geoffrey Schellenberg.

Este Traviata También marcó el regreso a Montreal del director Jordan de Souza, que se impuso con autoridad en el foso de la Orquesta Métropolitain. Su acercamiento a la partitura puede ocasionalmente dar lugar a discusión (las arias de Alfredo y Germont son bastante rápidas y la introducción al primer acto sorprendentemente lenta), pero siempre es personal y encarnada.

En conclusión, este Traviata es el programa arquetípico que funciona bien y satisface tanto a los habituales como a los novatos.

El espectáculo se repetirá los días 7, 9, 12 y 14 de mayo en la Salle Wilfrid-Pelletier de la Place des Arts.

-

PREV Cuando el manga abandona el dibujo por el audio
NEXT Quinté+: Purest Time, la base sólida de Quinté+ este martes 7 de mayo en Chantilly