“Tenía que estar ahí”: Afortunadamente, Marc-Étienne Mongrain estaba ahí

“Tenía que estar ahí”: Afortunadamente, Marc-Étienne Mongrain estaba ahí
“Tenía que estar ahí”: Afortunadamente, Marc-Étienne Mongrain estaba ahí
-

Todo el que frecuenta la escena musical local le conoce incluso sin conocerle. El rostro familiar cerca del escenario o de la entrada detrás del escenario, en Esco, en el Club Soda, en Festif!, en Baie-Saint-Paul, en el FME de Rouyn-Noranda o en los Franco, con la cámara al cuello. El fotógrafo Marc-Étienne Mongrain lanza hoy Tenía que estar ahí. Una mirada a la escena musical de Quebec (2013-2023)una colección de momentos capturados delante y detrás del escenario, prologado por Louis-Jean Cormier y comentado por algunos de sus sujetos favoritos, Hubert Lenoir, Safia Nolin, Philippe Brach y Klô Pelgag.

Tapa dura, páginas satinadas, color, aunque Mongrain prefiere las fotografías en blanco y negro: tenía que estar ahí Es ante todo un objeto magnífico, repleto de imágenes animadas. Varios retratos, como el de Lucien Francoeur que ocupa toda la página 30. ¡Esa mirada! Y el de Fanny Bloom, dos páginas después, abrazando a su amante, al fondo de un escenario exterior (¿en los Franco?). En la página 43, el rostro de Jérôme Dupras, de Cowboys Fringants, que se volvió hacia el fotógrafo, con el público detrás, con mecheros encendidos en la mano.

Otro conmovedor, página 207: Sarahmée abraza al ex director de programación de Francos, Laurent Saulnier, entre bastidores, justo después del concierto homenaje a su hermano, Karim Ouellet, presentado en el gran escenario al aire libre, en el verano de 2022. “Lo que me hizo feliz ”, confiesa el fotógrafo, “fue cuando llamé a los artistas para preguntarles si estaba bien que una foto suya en particular estuviera en el libro y me respondieron: “¡Pero es mi favorita!” ¡Ellos también deben revivir este viaje viendo estas fotos, ya que hay algunos que parecen jóvenes en este libro! »

Marc-Étienne Mongrain, músico, llegó a la fotografía por casualidad, regresando de un fin de semana en Nueva York con la cámara de su hermana. “Mirándolos, tres o cuatro en el lote parecían fotografías de revista. Pensé que tal vez había algo allí. »

Así, desde contratos de retratos promocionales hasta mandatos para tener en cuenta las fuertes imágenes de diferentes festivales de música, Mongrain se ha insertado en la escena local, ganándose la confianza de los artistas, sobre todo, como escribe Cormier en su prefacio, “sabiendo desaparecer”. , se desvanecen, se retiran del campo de visión para que olvidemos que hay una “kodak” en el lugar. Para eso, Marc-Étienne Mongrain es un verdadero mago”, quien admite, sin embargo, que no es realmente un apasionado de la fotografía: “Sinceramente, la fotografía no me interesa mucho; nunca he “filmado” con película. porque precisamente, el proceso no me interesa. Tampoco tengo titulación para ser director de fotografía en decorados cinematográficos. »

“Yo tampoco soy periodista, porque no tengo objetividad. » Marc-Étienne es un fan de la música y de quienes la hacen. Su cámara es su llave, a través de la cual se acerca a los artistas y su entorno. Gracias a ello entabló verdaderas amistades con algunos de ellos, como Philippe Brach y Klô Pelgag, a quienes están dedicadas secciones enteras del libro.

“Francamente, no sé qué muestra este libro sobre nuestra escena musical, pero sé que nunca se ha mostrado y no entiendo por qué”, señaló asombrado el fotógrafo. “Acabamos de enterarnos de la muerte de Ferland: ¿por qué siempre vemos las mismas fotos de él? ¿Dónde están las fotografías? entre bastidores del concierto 1 vez 5 ? », el famoso concierto de Saint-Jean-Baptiste de 1976 que reunió a Robert Charlebois, Gilles Vigneault, Yvon Deschamps, Claude Léveillée y nuestro difunto pequeño rey.

Mongrain entrevistó a personas del sector y archiveros de la cultura musical popular de Quebec: tenía que estar ahí bien podría ser el primer trabajo de este tipo del hombre que se hizo famoso por fotógrafos ilustres que han documentado la historia del rock, como Anton Corbijn, Mick Rock y el británico Pennie Smith, incluida la legendaria foto de Paul Simonon rompiendo su bajo. fue utilizado para la portada del no menos legendario Londres llamando (1979) de El choque.

Página 50: sobre un fondo negro, Klô Pelgag nos mira con expresión seria, el pelo teñido de amarillo canario, con su capucha roja y su cuello plisado. Esta foto sirvió de modelo a la pintora Florence Obrecht, quien creó la portada del álbum. Nuestra Señora de los Siete Dolores (2020).

“Yo era un adolescente en la década de 1990; Daniel Bélanger y Jean Leloup tuvieron que luchar para captar mi atención. Los escuché un poco, pero fue Kurt Cobain quien ganó, no porque me hablara más que ellos, sino porque Kurt tenía un aura. Vimos más [de photos] de él que [celle sur] en la portada de su disco o en su vídeo musical: la fotografía nos permite construir esta aura”, para alimentar la leyenda, la magia, en torno a la imagen de los músicos. Por eso también saca su “kodak”: “Algunas de las fotografías que tomo tienen un efecto en mí y sé que, cuando las mire de nuevo, seguirán teniendo efecto en mí dentro de diez años. Muchos de los músicos también adjuntan sus fotografías; la mayoría tiene una copia en casa. »

Las fotografías detrás de escena son particularmente valiosas. Página 183, Luc Plamondon coloca una mano en el hombro de Klô y la otra en el cuello de Safia Nolin. Página 141, Philippe Brach y Clémence DesRochers intercambian una mirada de complicidad. Fojas 166 y 167, en los recuadros de Bella y culo En 2017, Vivianne Roy (Les Hay Babies) enseña las nalgas mientras Safia, François Lafontaine (Karkwa), Dany Placard, Fred Fortin y Olivier Langevin se echan a reír.

En las páginas 88 y 89, una pausa durante un ensayo, vemos a Klô, Laurence-Anne, Brach, N Nao y Lysandre (entre otros), respirando sentados en el asfalto, de espaldas al muro de hormigón. “Nos parecíamos mucho a pandilla Los estudiantes de secundaria se esconden en las escaleras para no ser vistos, dice Mongrain. Fue una de las primeras veces que pudimos reunirnos, después de la pandemia. Seguridad vino a nosotros para decirnos que no podíamos quedarnos allí, pero nos quedamos. Al final del día, nadie quería volver a casa. Es uno de los hermosos recuerdos que tengo de esta pandemia. »

Tenía que estar ahí. Una mirada a la escena musical de Quebec

Marc-Étienne Mongrain, KO Éditions, Montreal, 2024, 272 páginas. En librerías el 8 de mayo.

Para ver en vídeo

-

PREV [La photo de mer] Lienzos marinos
NEXT Artista en Luxemburgo: el diseñador gráfico David Soner creó su fresco más grande