En Israel, la angustia de las familias de los rehenes tras meses de espera | TV5MONDE

En Israel, la angustia de las familias de los rehenes tras meses de espera | TV5MONDE
En Israel, la angustia de las familias de los rehenes tras meses de espera | TV5MONDE
-

“Temía este resultado, pero me hubiera gustado que terminara de otra manera”, confiesa Avivit Yablonka, pocos minutos antes del inicio del funeral de su hermano Chanan, cuyo cuerpo fue traído de Gaza el viernes después de 230 días en manos de Hamás.

Chanan Yablonka, de 42 años, fue asesinado el 7 de octubre mientras intentaba huir del festival de música Nova, escenario de una masacre perpetrada por comandos de Hamás que dejó 364 muertos.

En una semana, el ejército israelí anunció la muerte de ocho rehenes que se daban por vivos, cinco israelíes, dos tailandeses y un franco-mexicano, y devolvió a Israel los cuerpos de siete personas, cuyos restos permanecían retenidos desde el 7 de octubre en Gaza. .

Decenas de familiares de rehenes se reunieron frente a la casa de los padres de Chanan Yablonka para una marcha silenciosa hasta el cementerio Kyriat Shaoul de Tel Aviv. A su alrededor, miles de personas caminaban ondeando banderas israelíes.

Tras el coche fúnebre, la multitud compacta aplaude.

“Tenemos que traer a todos a casa”, afirma Avivit Yablonka, que dedica esta marcha a su hermano y pide “la liberación de todos los rehenes”.

“Soy optimista, hay rehenes muertos y rehenes vivos, y todos deben regresar”, continúa esta desconsolada hermana.

“Seguiré sonriendo a pesar del dolor (…) Quería abrazarte y tengo que separarme de ti”, dijo luego durante el entierro.

El cantante israelí Tamir Grinberg cantó “Coming Home” para “todos los rehenes” antes de que la multitud acompañara al fallecido hasta su lugar de descanso final.

La guerra en la Franja de Gaza comenzó el 7 de octubre tras el ataque en suelo israelí por parte de comandos de Hamás infiltrados desde Gaza, que provocó la muerte de más de 1.170 personas, en su mayoría civiles, según un recuento de la AFP realizado en base a cifras oficiales israelíes.

“Yo no me doy por vencido.”

Ese día, 252 personas también fueron llevadas como rehenes al territorio palestino. Después de una tregua en noviembre que permitió en particular la liberación de un centenar de ellos, 121 rehenes siguen retenidos en Gaza, de los cuales 37 están muertos, según el ejército.

En respuesta, el ejército israelí lanzó una devastadora ofensiva en el territorio palestino, que dejó al menos 35.903 muertos, principalmente civiles, según datos del Ministerio de Salud del gobierno de la Franja de Gaza gobernado por Hamás desde 2007.

Interrogada por la AFP pocos días antes de enterarse de la muerte de su hermano, Yablonka, de 48 años, dijo que tenía “miedo” de semejante noticia.

El día anterior estuvo en el funeral de Ron Benjamin, quien según información del ejército, había sido capturado en el mismo lugar que su hermano.

“Tengo miedo, voy de funeral en funeral, tengo mucho miedo, pero tengo esperanza, no me rendiré”, dijo.

Padre de dos hijos, Chanan Yablonka jugó en su juventud en el club de fútbol Hapoel Tel-Aviv, del que siguió siendo seguidor.

Su familia no había tenido señales de vida desde el 7 de octubre y fueron informados de que se encontraba en Gaza 90 días después de su desaparición.

“Pensamos que iban a regresar con vida y regresaron en ataúdes”, dijo su hermana.

Negándose a ceder a la ira, Yablonka quiere “creer que el Gobierno realmente quiere recuperarlos a todos y que hay dificultades para negociar frente a tales asesinos”, pero lamenta que ningún ministro o diputado la haya llamado.

Rabia

Por el contrario, Jonathan Dekel-Chen, cuyo hijo Sagi está como rehén en Gaza, está furioso.

“Mi ira no hace más que crecer”, confió a la AFP.

“Vemos que no hay avances para el regreso de los rehenes (…) La sociedad israelí está con nosotros pero el gobierno no está haciendo lo suficiente para traerlos a casa”, lamenta este profesor de historia de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

La ira no ha consumido completamente a Dekel-Chen, que alimenta la esperanza de encontrar con vida a su hijo, secuestrado en el kibutz Nir Oz el 7 de octubre y que dejó atrás a su esposa embarazada y a sus dos hijas.

Desde su captura, su esposa Avital ha dado a luz a una hija, llamada Shahar, amanecer en hebreo.

En este kibutz, alrededor de 75 personas fueron capturadas el mismo día.

Cada día, el padre de Sagi dice que se imagina el regreso de su hijo, con sus nietos “Gali, de 3 años, y Bar, de 7 años, corriendo hacia él”. También sueña con que su hijo “se dirija hacia su esposa Avital y Shahar, el bebé” y finalmente pueda “abrazarlo y volver a la vida normal”.

“Esta es mi misión, no pararé hasta que suceda”, afirma.

Al pasar por delante de la entrada de la biblioteca de la universidad, este hombre experimentado se topa con el retrato de su hijo, que lleva meses sentado delante de la recepción. Se detiene un momento para contemplarlo, con lágrimas en los ojos.

-

PREV El Rocket Festival de Roi Et: de lo alegre a lo caótico
NEXT Wout Weghorst da a Holanda la victoria por 2-1 sobre Polonia