Primera vuelta de las elecciones legislativas en Francia | El triunfo solitario

-

Durante la primera vuelta de las históricas elecciones legislativas, más votantes franceses que nunca apoyaron a la extrema derecha. Detrás de este éxito electoral está la estrella en ascenso del Agrupación Nacional, Jordan Bardella. En París, nuestro periodista asistió a su discurso de victoria, pronunciado en silencio.



Actualizado a las 12:01 a.m.



(París) ¿Pero dónde estaban los seguidores de la Agrupación Nacional el domingo por la tarde cuando su partido obtuvo claramente la ventaja en la primera vuelta de las elecciones legislativas que podrían cambiar el rostro de la política francesa?

Lo cierto es que no estaban en el Pavillon Wagram, a dos pasos del Arco de Triunfo, donde Jordan Bardella, el joven presidente de la organización política de extrema derecha, había invitado a los medios de comunicación. Sólo los medios.

FOTO FRANCOIS LO PRESTI, AGENCIA FRANCE-PRESSE

Los partidarios del Rally Nacional ondean banderas francesas durante la velada organizada por Marine Le Pen.

Y fue entre multitudes donde periodistas de todos los rincones del mundo acudieron a ver a la estrella política del momento, el joven francés de 28 años que se unió a las filas del partido de extrema derecha a los 17 años y desde entonces subió de rango, bajo la protección de Marine Le Pen.

FOTO JULIEN DE ROSA, AGENCIA FRANCE-PRESSE

Jordan Bardella, presidente de la Agrupación Nacional, pronunció un discurso después de que su partido ganara la primera vuelta de las elecciones legislativas.

Jordan Bardella ha estado en el punto de mira de todo el planeta desde que la lista electoral RN, que lleva su nombre, logró un avance histórico durante las elecciones europeas del 9 de junio, lo que llevó a Emmanuel Macron a disolver la Asamblea Nacional y desencadenar protestas anticipadas para “esclarecer”. “La situación política del país. Después de la votación del domingo, ahora está claro que el resultado europeo no fue una anomalía.

Resultados no publicados

Los franceses salieron a votar en cifras récord: nada menos que el 65% de los inscritos acudieron a las urnas, mucho más que en 2022 (47,5%). Los votantes dieron casi el 33% de sus votos a la Agrupación Nacional, que se adelantó a la nueva coalición de izquierda que obtuvo el 28,5% de los votos y muy por delante del campo centrista de Emmanuel Macron –el gran perdedor– que tuvo que conformarse con 22%.

Al momento de escribir estas líneas, 37 candidatos de RN habían logrado superar la marca del 50% en su circunscripción para ser elegidos en primera vuelta, lo que les permitió ser elegidos sin dudas. Algo inaudito para un partido que tenía 89 escaños en el Parlamento saliente y que ahora espera controlar la mayoría tras la segunda vuelta, prevista para el 7 de julio.

Las elecciones que no se decidieron el domingo enfrentarán a los dos candidatos que hayan obtenido mejores resultados y, en su caso, a todos los que hayan obtenido al menos el 12,5% de los votos. Se espera un número récord de carreras a tres bandas, que prometen ser muy impredecibles.

El Primer Ministro Gabriel Attal llamó a los votantes a “impedir que la Agrupación Nacional tenga una mayoría absoluta”. “La extrema derecha está a las puertas del poder”, afirmó, añadiendo que “ni una sola voz [devait] ir al Rally Nacional”.

FOTO LUDOVIC MARIN, AGENCIA FRANCE-PRESSE

Primer Ministro Gabriel Attal

El presidente Emmanuel Macron se hizo eco, en una declaración escrita, de las palabras de su primer ministro: “Frente a la manifestación nacional, ha llegado el momento de una gran reunión, claramente demócrata y republicana, para la segunda vuelta. »

Según él, esta reunión debería excluir a los candidatos de La Francia Insumisa (LFI). Sin embargo, algunas voces macronistas se han alzado para “bloquear a la extrema derecha”, incluso, si es necesario, votando por un candidato del LFI.

En la izquierda, el llamamiento a bloquear el camino contra el RN es un consenso, hasta el punto de que el líder del LFI, Jean-Luc Mélenchon, anunció la retirada de sus candidatos, que quedaron terceros cuando el RN estaba a la cabeza.

El partido conservador de derecha Les Républicains (LR), que obtuvo alrededor del 10% de los votos, se negó a invitar a sus electores a votar contra el RN el próximo domingo.

Hombre solitario

El domingo por la tarde se esperaba con impaciencia el discurso de Jordan Bardella, que puede aspirar al puesto de primer ministro. Se desplegó un fuerte sistema de seguridad alrededor del lugar del discurso, acampado en medio de uno de los distritos más prósperos de París.

A las 20:31, con menos de un minuto de retraso, Jordan Bardella salió del detrás de escena del Pabellón Wagram para subir al escenario. Con un traje azul a juego con la bandera francesa que era su única compañera de etapa, el joven líder pronunció un discurso de cinco minutos y se fue tan rápido como llegó.

Sin responder ninguna pregunta. Sin dar la mano. Sin establecer contacto visual con las decenas de periodistas que se agolpaban frente a él.

Y como estaba rodeado de periodistas, se fue sin recibir el más mínimo aplauso. En cambio, los equipos de televisión se apresuraron a transmitir sus intervenciones en directo.

Todo contrastó con el tema de su discurso, en el que Jordan Bardella se presentó como un líder local. “El próximo domingo, si los votantes nos conceden una mayoría absoluta para restaurar el país, pretendo ser el primer ministro de todos los franceses, escuchando a todos y cada uno”, afirmó.

Ha llegado el momento de poner al frente del país dirigentes que os comprendan, os consideren y os amen tanto como aman a Francia.

Jordan Bardella, durante su discurso

Su mentora, Marine Le Pen, pasó la velada en su circunscripción de Hénin-Beaumont, con sus admiradores.

FOTO THIBAULT CAMUS, PRENSA ASOCIADA

Marina Le Pen

Elegida fácilmente en la primera vuelta, invitó a los votantes a conceder “una mayoría absoluta” a su partido. Declaró que RN podría así trabajar en el “relanzamiento” de Francia.

Lágrimas y llamado a la movilización

En la izquierda, llegó el momento de las manifestaciones. Líder del movimiento de izquierda radical La Francia insumisa, Jean-Luc Mélenchon pronunció un discurso rodeado de políticos y activistas de su organización, antes de encontrarse con miles de personas reunidas en la plaza de la República.

FOTO ARNAUD FINISTRÉ, AGENCIA FRANCE-PRESSE

Jean-Luc Mélenchon, líder de La France insoumise, durante un discurso pronunciado tras el anuncio de los resultados preliminares

¿Profundizará el país sus peores divisiones (desigualdad social y divisiones étnicas) o se unirá en pos de un bien común?

Jean-Luc Mélenchon, líder de La France insoumise

Al mismo tiempo, el ex trotskista invitó a los votantes a apoyar masivamente al Nuevo Frente Popular (NFP), la amplia coalición de izquierda que incluye a rebeldes, socialistas, comunistas y ecologistas, en la segunda vuelta. Tras haber logrado superar profundas diferencias, la izquierda mejoró ligeramente su puntuación para 2022, pero no parece capaz de aumentar significativamente sus tropas, según las proyecciones iniciales.

En la plaza de la República, bajo la emblemática estatua, la emoción era palpable tras el gol sin precedentes de la derecha radical. “Tengo 26 años y es imposible que viva en un país gobernado por la extrema derecha”, dijo entre lágrimas Rachel Gemimi, encontrada al pie de la estatua.

FOTO LAURA-JULIE PERREAULT, LA PRENSA

Rachel Gemimi es consolada por su amigo Estevan Demercastel, en la Place de la République, en París.

“No podemos vivir en un país de miedo y odio, donde vomitamos sobre los logros sociales”, prosiguió, antes de limpiarse el rímel que le corría por las mejillas.

Detrás de ella, empezaron a sonar cánticos militantes. “¡París, levántate!” » “Estamos aquí, no te queremos, Bardella”, corearon los activistas, mostrando banderas antifascistas, estandartes comunistas y pancartas hechas a mano. Ven a Jordan Bardella como un peligro existencial. Del mismo modo que este último ve en “la extrema izquierda” el principal peligro al que se enfrenta Francia.

La próxima semana habrá en Francia un enfrentamiento sin precedentes entre dos universos políticos paralelos. Entre dos visiones del mundo.

Con la Agencia France-Presse y Associated Press

François Hollande pide “deber” contra la RN

FOTO PASCAL LACHENAUD, AGENCIA FRANCE-PRESSE

François Hollande, expresidente de la República Francesa

El ex presidente de la República François Hollande dio el domingo el primer paso para volver a la política al situarse a la cabeza de la primera vuelta de las elecciones legislativas en Corrèze. Sin embargo, pareciendo serio, pidió el “deber imperativo” de vencer a la Agrupación Nacional. El tono sobrio, la expresión sombría: cuando el exjefe de Estado (2012-2017) habló, no fue para felicitarse por haber tomado la delantera “en gran medida” en la primera vuelta, lo que le deja vislumbrar un regreso a la Asamblea Nacional. Olvidadas, las sonrisas y los selfies de su campaña en su bastión, porque en la noche de Corrèze dominaba la preocupación. “Hay tantas heridas, tanta ira, tanto sufrimiento aquí en Corrèze como en todas partes”, admitió el ex presidente socialista, de 69 años. ” Nosotros tenemos […] el deber imperativo de garantizar que la extrema derecha no logre tener mayoría en la Asamblea Nacional”, tronó.

-

PREV Esta transformación del Rally Nacional que Emmanuel Macron no supo ver
NEXT Estas 27 imágenes divertidas de animales te harán sonreír