Te explicamos cómo funcionan las futuras clases de pre-secundaria y las inquietudes de ciertos sindicatos

Te explicamos cómo funcionan las futuras clases de pre-secundaria y las inquietudes de ciertos sindicatos
Te explicamos cómo funcionan las futuras clases de pre-secundaria y las inquietudes de ciertos sindicatos
-

Este intervalo de un año entre la escuela media y la secundaria estará destinado a estudiantes admitidos a segundo año sin haber obtenido su certificado de escuela media. Debe probarse al inicio del año escolar 2024 y luego generalizarse en 2025.

No han hecho tanto ruido como los grupos de nivel, pero tampoco son recibidos con mucho más entusiasmo por los sindicatos. Las clases de prepa-secundaria, anunciadas por Gabriel Attal en diciembre, cuando todavía era Ministro de Educación Nacional, deberán realizarse pruebas en al menos una escuela secundaria por departamento al inicio del año escolar 2024. Recibirán a los estudiantes admitidos en las escuelas generales y técnicas. o de enseñanza secundaria profesional, pero que no hayan obtenido el diploma nacional de patentes, cuyas pruebas se organizan el lunes 1 de julio y el martes 2 de julio. Probado de forma voluntaria, este curso intermedio entre tercero y segundo deberá generalizarse en 2025; haber obtenido el certificado se convertirá entonces en una condición para el acceso a la escuela secundaria.

Este nuevo camino, que no consiste en una repetición de tercer año, ni en un segundo año ordinario, se presenta como una segunda oportunidad para los estudiantes en dificultades. Estos preparativos tienen como objetivo, según el ministerio, “consolidar los conocimientos adquiridos” de la Universidad, “prepárese para el segundo año planificado familiarizando a los estudiantes con las prácticas y métodos de la escuela secundaria” y “confirmar o definir mejor el proyecto de orientación”. Al final de este año, los estudiantes podrán incorporarse al segundo año (en el establecimiento de su destino original o en el que realizaron su preparación) o reorientarse en otro lugar.

Pero los representantes de profesores, estudiantes o familias temen una “clasificación social” de los estudiantes y una organización inestable. “Nos preguntamos si no es un apartadero y luego vamos hacia una orientación impuesta”, objeta Grégoire Ensel, vicepresidente de la FCPE, la principal organización de padres. Si bien el certificado debe convertirse en la puerta de entrada a la escuela secundaria, destaca que, en los textos reglamentarios que rigen la fase piloto de las clases de bachillerato (un decreto y una orden), “No hay planes para volver a solicitar la patente”a toda la clase. Sin embargo, en una pregunta frecuente del Ministerio de Educación Nacional, se escribe que “elLos estudiantes de preparatoria de secundaria pueden registrarse como candidatos de forma gratuita..

El sindicato de docentes Snes-FSU también teme, en un comunicado de prensa, que esta “preparación” sea un camino de descenso cuyo objetivo real es impulsar una reorientación hacia el aprendizaje. Al final del año, los estudiantes recibirán un “certificado de fin de ciclo preparatorio para segundo grado”. El ministerio explica a - que permitirá “promover la asistencia del estudiante, su inversión en su curso y el progreso realizado”. Por tanto, un certificado, pero no un diploma. Snes-FSU se muestra escéptico: “¿Se convertirá el certificado en un documento que señale, en última instancia, la falta de nivel alcanzado por algunos de los estudiantes?”

CiertoLos representantes de los estudiantes de secundaria también tienen dudas. Exigir a los estudiantes en dificultades que pasen cuatro años en la escuela secundaria en lugar de tres equivale a “mételes en la cabeza que la escuela no está hecha para ellos”estimado Gaspar Buzaré, cosecretario general del Movimiento Escolar Nacional (MNL).

“Los estudiantes se desanimarán y, por despecho, se incorporarán más rápidamente al mundo laboral”.

Gaspar Buzare, cosecretario general del sindicato de escuelas secundarias MNL

en franciainfo

Snalc, otro sindicato de profesores de secundaria, acoge con menos dureza esta medida. “En principio, la idea de tener un año para prepararnos” después de la universidad es “interesante”juzga su presidente, Jean-Rémi Girard. “Pero la implementación podría ser fallida, como ocurre con los grupos de nivel”, Sin embargo, anticipa. Por parte de Peep, la otra gran organización de padres, la iniciativa también se valora “recomendable”. “Permitimos a los estudiantes con dificultades actualizar sus habilidades, ya sean fundamentos o métodos de trabajo”, en lugar de recibir orientación al final del tercer año, opina su portavoz Laurent Zameczkowski. Él ve una alternativa “menos estigmatizante” y “más motivador” a la repetición.

El hecho es que la apertura de estas clases de educación secundaria plantea una cuestión de recursos, como suele ocurrir en la Educación Nacional. Al comienzo del año escolar 2024, se asignarán 150 equivalentes a tiempo completo a las academias, para cubrir el despliegue de 110 clases en total. asegura el ministerio a -. “Nos preocupa la generalización en 2025. ¿Cuántas clases se abrirán? ¿Dónde?, pregunta Jean-Rémi Girard, presidente de Snalc. El ministerio responde a - que todavía es demasiado pronto para responder a estas preguntas.

Como señala el Snes-FSU, también debería aumentar el número de estudiantes que no obtienen el certificado y, por lo tanto, es probable que se unan a estas clases futuras. Esta sería la consecuencia lógica de la anunciada eliminación del “correctivo académico”, es decir, la posibilidad de que el rectorado “elevar el promedio de todos los candidatos (…) para aumentar las tasas de éxito de una academia”explicó el director general de educación escolar (Dgesco), Edouard Geffray, en Mundo. Gabriel Attal, que pidió el fin de este sistema cuando era Ministro de Educación, había previsto que éste podría reducir la proporción de graduados. Y por tanto aumentar el número de estudiantes atrapados en la entrada de la escuela secundaria.

Para el presidente de Snalc, es una apuesta segura que no todos los establecimientos abrirán una clase de pre-secundaria al inicio del año escolar 2025. Dado que los estudiantes que no superan el certificado son generalmente pocos a nivel de establecimiento, “ellos lógicamente podrían agruparse por cuencas”, imagina. Por algunos, puede resultar complicado en términos de transporte y distancia” con la casa familiar, teme Jean-Rémi Girard.

Para Isabelle Vuillet, secretaria general adjunta de la CGT-Educ’action, estos obstáculos aparecerán incluso durante la fase de prueba: “En los departamentos rurales, los estudiantes voluntarios potencialmente tendrán que viajar mucho”. El ministerio asegura que “la gran mayoría de los liceos prefigurativos tienen un internado” y que “a nivel local, las autoridades locales (…) pueden ser alertadas por el rector de la necesidad” para unirse a la clase de preparación secundaria “en la planificación del transporte de los alumnos interesados”.

Concretamente, a los estudiantes voluntarios para el año 2024-2025 se les ofrecerán 27 horas de lecciones semanales, incluidas siete horas de“lecciones metodológicas y preparatorias después del curso”además de francés, matemáticas, historia-geografía e incluso ciencias.

Estos volúmenes horarios “No se pueden superar deficiencias a veces profundas” entre estos estudiantes precisamente se agrupan debido a sus dificultades, estima el Snes-FSU. Y el contenido del programa también plantea interrogantes. La nota del ministerio explica de hecho que debe ser “clase específica” y diseñado “colectivamente a nivel de establecimiento”. Es evidente que no habrá un marco nacional, como ocurre con otras clases. “No tenemos ninguna indicación, ninguna referencia”, lamenta Isabelle Vuillet.

“Los compañeros están muy preocupados porque tendrán que acomodar a los estudiantes haciendo cada uno a su manera”.

Isabelle Vuillet, cosecretaria general de la CGT-Educ’action

en franciainfo

Si bien el ministerio recomienda un número reducido de 25 estudiantes como máximo, sin que sea obligatorio, estas clases también prometen ser muy heterogéneas. De hecho, podrán acomodar “conjunto de futuros estudiantes de segundo año de la carrera general y tecnológica, así como de la carrera profesional”, se especifica en las preguntas frecuentes ministeriales. Clases de pre-secundaria, grupos de nivel… Los miedos de Isabelle Vuillet “una acumulación de dispositivos” que van “fallar”. Con este otro riesgo: que “Los docentes están perdiendo el sentido de la profesión”.

-

PREV Se lanza la nueva plataforma Simap.ch (actualización)
NEXT El exdirector de SIG Christian Brunier sale del silencio: “Yo era el objetivo”