Recogida de jeringuillas usadas: parques más seguros gracias a este hombre que vigila diariamente

-

Todas las mañanas, de mayo a octubre, Ghislain se sube a su bicicleta cuando sale el sol. Recorre los parques y patios de la ciudad antes de que lleguen los más pequeños, para asegurarse de que no hayan dejado allí nada peligroso, como jeringas, durante la noche.

Ghislain Côté trabaja para Point de résistance, una organización que ayuda a personas drogadictas. Desde hace cuatro años trabaja en el Proyecto Recuperación, que consiste en recoger equipos de inyección sucios que hayan podido quedar en alguno de los parques y espacios públicos de la ciudad.

“Me levanto entre las 3:30 y las 4:00, cuando cierran los bares. Cuando empieza a amanecer, me voy. Tengo siete horas para hacer al día, dice. Recorro los parques infantiles para mantener seguros a los jóvenes, para evitar que encuentren cosas y se pinchen, se hagan daño y acaben con hepatitis o incluso VIH.

Ghislain Côté, empleado de Point de Repère que escapó del tisis y de la falta de vivienda. Cada semana recorre en bicicleta unos cincuenta parques y patios de colegios para asegurarse de que no haya accesorios de consumo antes de que lleguen los niños.

DIDIER DEBUSSCHERE/DIARIO DE QUEBEC

Anteriormente consumidor de drogas duras y sin hogar, fue Point desreference lo que ayudó a Ghislain a tomar una dirección diferente en su vida.

“Hace nueve años que no consumo drogas. [dures] y más de cinco meses desde que consumí cannabis con regularidad. La bebida se toma una vez al año, en Navidad”, dice Ghislain con orgullo.

El tisis ha perseguido la vida de Ghislain durante mucho tiempo, tuvo que trabajar mucho en sí mismo para llegar a donde está hoy. El punto de desreferencia fue un recurso de ayuda durante años, antes de convertirse en su lugar de trabajo.

“Tardaron 12 años en poder empezar a trabajar allí a tiempo completo”, continúa este hombre de 59 años.

Un papel importante

La misión de Ghislain es importante. Desde el inicio de esta temporada ya ha recogido tantas jeringuillas como durante toda la temporada del año pasado. Gracias a ello, los parques son más seguros.

“Hago esto para ayudar al mundo, especialmente a los niños, que son muy inofensivos”, observa.


Ghislain Côté, empleado de Point de Repère que escapó del tisis y de la falta de vivienda. Todas las mañanas recorre los parques en bicicleta para asegurarse de que no haya accesorios de consumo antes de que los niños lleguen a los parques de la ciudad. 14-06-2024. DIDIER DEBUSSCHERE/DIARIO DE QUEBEC

DIDIER DEBUSSCHERE/DIARIO DE QUEBEC

El hombre también es un valioso recurso de ayuda para las personas que han consumido drogas y que podrían sufrir una sobredosis. En su mochila, además del equipo para recoger jeringas usadas, también lleva naloxona.

“Me entrenaron para esto. Siempre tengo dos kits en mi bolso. Si alguien sufre una sobredosis, le digo cómo hacerlo. Lo introduce en los senos nasales y listo”, explica.

Ghislain llega siempre al trabajo con una sonrisa, sus demonios lo respaldan.

“Me enorgullece y me conozco un poquito más. Puedo funcionar sin consumir”, concluye.

Si te cruzas en su camino, no dudes en saludarlo. Y sobre todo agradecerle.

¿Tiene alguna información para compartir con nosotros sobre esta historia?

Escríbanos a o llámenos directamente al 1 800-63SCOOP.

-

NEXT cuando las empresas intentan limitar la compensación a los viajeros