Por qué la gobernanza disociada no es una opción en TotalEnergies

Por qué la gobernanza disociada no es una opción en TotalEnergies
Por qué la gobernanza disociada no es una opción en TotalEnergies
-

TotalEnergies está en su derecho, dictaminó el Tribunal de Comercio de Nanterre el 23 de mayo. El grupo no está obligado, durante su junta general de accionistas del 24 de mayo, a someter a votación consultiva una resolución destinada a “poner fin a la combinación de funciones de presidente y director general” de Patrick Pouyanné, director general desde 2015. Esta fue la petición presentada el 18 de abril por una coalición de accionistas del grupo, que representa el 0,10% del capital, entre ellos la fundación Ethos que representa los fondos de pensiones en Suiza y 19 inversores internacionales, coordinados por la organización francesa Foro para la inversión responsable. Estos últimos dijeron estar preocupados por una “estrategia climática insuficiente”, lamentaron “la dificultad para hacer oír su voz” y consideraron que “la separación de funciones podría mejorar el diálogo con el consejo de administración sobre cuestiones climáticas y de transición”. El tribunal dictaminó que la solicitud de la coalición contravenía las normas legales para la distribución de poderes entre la asamblea general y el consejo de administración, que es el único capaz de decidir sobre el método de organización del gobierno.

No es la primera vez que los accionistas minoritarios intentan influir en la política de la petrolera. En 2023, los accionistas obtuvieron la votación de una resolución para objetivos climáticos más ambiciosos. Pero esta vez, la junta directiva del grupo sintió que el viento pasaba. Y, tras negarse a incluir la resolución en el orden del día, apeló a sus demás accionistas. En un correo electrónico fechado el 13 de mayo, TotalEnergies les pide que voten o deleguen su poder para “apoyar la estrategia implementada”, mientras que el grupo “se enfrenta a una campaña liderada por activistas que llaman en particular a votar en contra de la renovación del mandato de su presidente y Patrick Pouyanné, director general, y contra la renovación del mandato de Jacques Aschenbroich, director independiente principal”. Pero ¿por qué tanto miedo y tal negativa por parte del consejo de administración de TotalEnergies a considerar una gobernanza separada? Esto se ha convertido en la norma en todos los grandes grupos, especialmente en Estados Unidos, donde TotalEnergies está considerando desplazar parcialmente su centro de gravedad, con una posible cotización en la Bolsa de Nueva York.

Cumplir los objetivos marcados para 2030

En el último informe de Sostenibilidad y Clima de TotalEnergies, Jacques Aschenbroich, director principal y presidente del comité de gobernanza y ética, explica que el consejo de administración considera “la singularidad de las funciones de presidente y director general […] como el más adecuado para afrontar los desafíos y especificidades del sector energético, que se enfrenta a importantes transformaciones”. Y que este modo de ejercicio, que permite “la unidad del poder de dirección y representación” está “bien enmarcado por el gobierno de la empresa”. Pero es sobre todo Patrick Pouyanné quien no quiere oír hablar de ello. En 2020, cuando Isabelle Kocher, directora general de Engie, iba a ser despedida del grupo, su estrategia desagradaba al nuevo presidente del consejo de administración Jean-Pierre Clamadieu, Patrick Pouyanné ya explicó que se aseguraba de que tal A él no le puede pasar nada.

Internamente, también explicamos que Patrick Pouyanné espera permanecer al frente hasta 2030, horizonte en el que ha fijado los objetivos de su nueva estrategia para el grupo en dos patas, petróleo y gas por un lado, electricidad por el otro, lanzó en 2020. Su objetivo es un 50% de gas en sus ventas, 100 GW de capacidad renovable y producir 100 TWh de electricidad baja en carbono. Historia de asumir el giro estratégico dado al grupo, y su cambio de denominación, hasta el final. Y si el 24 de mayo fuera reelegido por tres años como director general, en 2027, o más seguramente en 2030, podría ser diferente. La gobernanza disociada ya se ha implementado durante las transiciones de gestión en Total. Este fue el caso entre Thierry Desmarais y Christophe De Margerie. Y cuando asumió el cargo tras la muerte de Christophe de Margerie, durante un año, Patrick Pouyanné fue sólo director general y Thierry Desmarais ejerció de presidente. Se desconoce el nombre del sucesor. Los contendientes estarían en carrera, con un favorito. Nada se filtrará antes de que Patrick Pouyanné decida.

Seleccionado para usted

-

NEXT Jiangxi, el corazón mundial de los metales estratégicos