El gobierno federal debe abordar oficialmente los daños del “racismo ambiental”

El gobierno federal debe abordar oficialmente los daños del “racismo ambiental”
El gobierno federal debe abordar oficialmente los daños del “racismo ambiental”
-

El gobierno federal debe investigar oficialmente los daños del “racismo ambiental”, dicta un proyecto de ley presentado por el Partido Verde de Canadá que está a punto de obtener la aprobación real.

Presentada por la líder Elizabeth May en febrero de 2022, la Ley de Estrategia Nacional sobre Racismo Ambiental y Justicia Ambiental (C-226) sobrevivió a las negativas del Bloque Québécois y del Partido Conservador de Canadá. El texto llegó al Senado, donde fue adoptado el jueves.

“Yo no inventé el racismo ambiental, no es un concepto nuevo, ni de alguna manera ‘desperté'”, dijo la Sra.a mí May a sus críticos el lunes.

Se alegró especialmente de que el Parlamento haya aprobado su proyecto de ley, con la ayuda de los liberales y del Nuevo Partido Democrático (NDP), que obliga al Ministro de Medio Ambiente a crear en un plazo de dos años una “estrategia nacional para evaluar y prevenir el racismo medioambiental”. .

El texto del C-226 no define qué constituye o no “racismo ambiental”, pero exige que este problema se tome en serio. Obliga al gobierno a producir un estudio que examine “los vínculos entre raza, estatus socioeconómico y riesgo ambiental”. [et] por otra parte, información y estadísticas sobre la localización de peligros ambientales. El gobierno tendrá que hacer un seguimiento cada cinco años.

Impacto incierto

Es demasiado pronto para saber si esta nueva ley tendrá repercusiones reales, considera Camille Cloutier, abogada del Centro de Derecho Ambiental de Quebec. Todo depende de la calidad de la estrategia que deberá presentar posteriormente el gobierno federal.

“Si esta estrategia y este estudio definen claramente el concepto, proponen medidas concretas y luego se implementan bien, hay potencial. Pero todo esto es bastante incierto por el momento. »

El Ministro de Medio Ambiente y Cambio Climático, Steven Guilbeault, mostró su apoyo a la iniciativa durante su estudio parlamentario. “En todo Canadá, los negros, los indígenas y las personas de color están sintiendo con más fuerza los efectos de la contaminación y el daño ambiental”, argumentó en las redes sociales.

Por el contrario, el Bloc Québécois se opuso a utilizar la palabra “racismo” para hablar de este concepto, al considerarlo una maniobra para “obtener una victoria ideológica y militante”, denunció el diputado René Villemure. El Bloque Québécois hubiera preferido incluir la noción de “justicia ambiental” en el gran libro de leyes.

El Partido Conservador, por su parte, criticó la falta de una definición clara en el proyecto de ley, al tiempo que teme que el reconocimiento del “racismo medioambiental” suponga una factura considerable. “Queremos soluciones concretas, inmediatas, realistas y responsables, con un efecto real para combatir el cambio climático”, afirmó el conservador Gérard Deltell.

Incluso en ausencia de una definición clara de “racismo ambiental” en la ley, Mmi Camille Cloutier acoge con satisfacción el hecho de que Ottawa reconozca ahora el vínculo entre las injusticias sociales y medioambientales. “Tendremos que pensar en las personas que se ven más afectadas por el cambio climático y todas las cuestiones medioambientales, para garantizar que nadie se quede atrás cuando implementemos las soluciones”, cree.

Una vez adoptada por la Cámara de los Comunes y el Senado, la nueva ley debe ser ratificada por el Gobernador General. Se trata de un trámite sencillo, que normalmente lleva unos días como máximo.

Para ver en vídeo


#Canada

-

PREV Dos sindicatos unen fuerzas contra las “políticas anti-LGBTQ+” en Saskatchewan
NEXT Concierto de la Orquesta Nacional de Isla de Francia