“¡Dense prisa, hay tiroteos por todas partes en el Parlamento!”

-

El señor Bessette nunca supo quién era la persona al otro lado de la línea.

Pero el hombre que ocupaba ese día el cargo de comandante del distrito quebequense de la Sûreté du Québec (sustituía a su jefe durante las vacaciones) recuerda perfectamente el momento. Salida, para él y su equipo de policías, de un día que pasaría a la historia de Quebec.

Es martes 8 de mayo de 1984. Hace exactamente 40 años, tal día.

Fuertemente armado, el cabo Denis Lortie acaba de entrar en la Asamblea Nacional de Quebec, tras un desvío por la Ciudadela.

El tiroteo dejó tres muertos y 13 heridos.

Pero las consecuencias de la locura de Lortie podrían haber sido mucho peores.

La historia ha recordado la heroica intervención del Sargento de Armas del Parlamento. Las famosas imágenes capturadas en vivo muestran a René Jalbert, un ex soldado, discutiendo y parlamentando con el loco, en medio de la Sala Azul.

>>>>>>

Denis Lortie había causado la muerte en la Asamblea Nacional en 1984. El sargento de armas René Jalbert fue a hablar con él al Salón Azul sin saber que acababa de matar a tres personas. (Archivos de La Presse)

El hombre fallecido en 1996 lleva su nombre en una pequeña calle, a pocos pasos del Parlamento.

Cuarenta años después, los policías retirados Normand Bessette y Jacques Larose todavía elogian la compostura de Jalbert.

Pero también quieren destacar el trabajo de los cientos de personas que hay alrededor, entre ellos unos 150 policías de todos los departamentos.

“Ellos se hacen amigos”

“Las primeras intervenciones de Jalbert en la Asamblea fueron perfectas”, confirma Larose, reunido con su ex colega por El sol Lunes, frente al edificio del Parlamento.

Estuvo al mando del Grupo de Intervención Táctica (GTI) que actuó ese día en la Asamblea Nacional. Su equipo estaba formado por 23 agentes.

“Lo ves sacar su tarjeta, darle la mano, se identifica [lui aussi comme un militaire]. Pero ahí empieza todo, se hacen dos amigos. Tú me entiendes, los demás no nos entienden. Pero después debería haber dejado espacio para la policía”, explica Larose.

Luego, el Sr. Jalbert llevará al tirador a su oficina, solo para salir varias horas después, después de largas y amargas negociaciones entre los negociadores del SQ y los dos hombres.

>>>Los ex agentes de policía de la Sûreté du Québec, Normand Bessette y Jacques Larose, recordaron el trágico día del 8 de mayo de 1984 con El sol40 años después. (Jocelyn Riendeau/Le Soleil)>>>

“Jalbert quería protegerlo”, dice Bessette.

Jacques Larose habló brevemente con René Jalbert, tras la detención de Denis Lortie.

“Hablamos dos, tres minutos el mismo día. Él estaba enfadado. ¡Con razón! Tenía un plan de rendición. »

— Jacques Larose

“Pero en mi plan no tenía que ir más lejos. No era el mismo plan que él, así que estaba enojado y eso es normal”, coincide Larose, quien dice haber experimentado este tipo de situación tres años antes, durante una toma de rehenes en el despacho del entonces presidente de la República. Asamblea, Claude Vaillancourt.

Muchas banderas rojas

Decir que la situación podría haber sido aún peor es quedarse corto.

“Tuvimos un gran problema cuando nos fuimos. “Es porque nos faltaban walkie-talkies, debido a Quebec 84”, revela el ex policía Larose. Parte del equipo se utilizó para la seguridad de las celebraciones del 450 aniversario de la llegada de Jacques Cartier a Canadá.

Luego, los testigos afirman haber visto a un segundo soldado caminando por la Colina del Parlamento. La policía tuvo que registrar todos los edificios circundantes y descubrió que se trataba de una falsa alarma.

>>>>>>

Denis Lortie había aparcado su coche justo delante del Parlamento, en el lado de la Grande Allée, antes de entrar en el edificio. Inicialmente, la policía creyó que el vehículo tenía una trampa explosiva y estaba a punto de explotar. (Paul Chiasson/Archivos de prensa canadienses)

Por no hablar de que Denis Lortie aparcó su coche muy cerca del Parlamento, en el lado de la Grande Allée. En el salpicadero hay un dial provisto de un cable. Eso fue todo lo que hizo falta para alertar al equipo de técnicos en explosivos de la SQ, que tardó dos horas en garantizar la seguridad del local.

A los agentes de policía que intervinieron en el lugar de la tragedia a menudo se les preguntaba: ¿por qué no le dispararon?

“Nuestra misión no es matar gente. Se trata de salvar vidas”, dice Larose, con la aprobación de Bessette.

Denis Lortie recuperó su libertad tras 11 años de prisión. Está libre como el aire, incondicionalmente, desde 2007.

Esta situación deja a los dos ex policías bastante fríos.

“Tenemos reglas en Canadá. Tiene derecho a tener libertad y está en libertad. Pero no tengo ningún interés en hablar con él”, afirma Larose.

“Nunca tuvimos contacto con él. El trabajo está terminado”, añade Bessette, a su lado.

Estuvieron vinculados al GTI durante cuatro años, de 1981 a 1985. Durante ese tiempo cumplieron 45 misiones.

“El día después de la toma de rehenes, me encontraba en el despacho del entonces Ministro de Justicia, Pierre Marc Johnson. Llevo aquí 10 minutos, recibo una llamada y tengo otra en Franklin Street.

“Dos agentes de policía de la ciudad de Quebec que acaban de recibir disparos no resultaron heridos. Pero me fui y me quedé allí 24 horas”, dice Larose, para ilustrar el flujo constante de su profesión.

“Sería más difícil”, pero un ataque de este tipo hoy en la Asamblea Nacional de Quebec no es imposible, según el dúo.

“Nunca debes decir que no sucederá. Pero no podría ser un solo tipo como Lortie, haría falta un grupo organizado. Pero no hay nada imposible. La gente sólo tiene que estar preparada. Actualmente el nivel de riesgo es bajo, por lo que trabajamos con el nivel de riesgo actual”, estima Larose.

Reiteran la importancia de “no olvidar”.

>>>El 11 de mayo de 1984, tres días después de la tragedia, los tres coches fúnebres que transportaban a Georges Boyer, Roger Lefrançois y Camille Lepage se alinearon en la rue Grande Allée, cerca del Parlamento.>>>

El 11 de mayo de 1984, tres días después de la tragedia, los tres coches fúnebres que transportaban a Georges Boyer, Roger Lefrançois y Camille Lepage se alinearon en la rue Grande Allée, cerca del Parlamento. (Hans Deryk/Archivos de prensa canadienses)

“No debemos olvidar a las personas que tenían miedo, a las personas evacuadas, a los heridos, a las familias de los fallecidos”, afirma Larose. No hay que olvidar. Recordamos cada año la masacre de la Mezquita [en 2017], pero nos olvidamos del Parlamento. También es importante”, concluye el ex comandante del GTI, Jacques Larose.

El Partido Québécois presentará una moción el miércoles para conmemorar el trágico acontecimiento en el que Denis Lortie intentó por primera vez matar al primer ministro del PQ, René Lévesque. La presidenta de la Asamblea, Nathalie Roy, también destacará esta triste página de la historia durante la apertura de la sesión.

-

PREV Los partidarios de la piscina de verano vuelven a la normalidad en Saint-Sever-Calvados
NEXT Esta vez, es realmente el fin del Grupo Avec dans la Manche | ESS, Empleo, Formación, Integración y muchas cosas más. | Michel Abhervé