Jazz y chocolate, un cóctel ganador

Jazz y chocolate, un cóctel ganador
Jazz y chocolate, un cóctel ganador
-

La Chocolaterie, en Mauriac, acoge una exposición fotográfica, Músicos de jazz, producida por Pierre-Mary Armand.

Las paredes de la Fábrica de Chocolate resuenan con notas musicales gracias a la exposición Músicos de jazz Por Pierre-Mary Armand. Si escuchamos y dejamos volar nuestra imaginación, podremos escuchar el sonido del saxofón, el acordeón, el piano, el violín. Toda una orquesta sólo para el visitante.

La música jazz, al igual que la fotografía, acompaña la vida de Pierre-Mary Armand desde su adolescencia. Tuvo el placer de ver y escuchar a grandes nombres del jazz: Miles Davis, Chet Baker, Michel Petrucianni, Sony Rollins y muchos otros “mientras no tenía una cámara que me permitiera tomar fotografías correctas”, explica.

Hasta el 15 de junio

Así, su exposición Músicos de jazz te permite combinar tus dos pasiones. Tendrá lugar hasta el 15 de junio en La Chocolaterie, 5, rue Notre-Dame de Mauriac. Este lugar dedicado al placer del paladar permite combinar los sentidos, el sabor del buen chocolate, las imágenes y la música. Podremos degustar los chocolates de Laurence y aprovechar para descubrir las fotos del Músicos de jazz .

Pierre-Mary Armand nació en 1950, en Cantal. Tras realizar un máster en neurofisiología animal, se incorporó al Ministerio de Justicia para centrarse en los jóvenes en dificultades y ocupar diversos puestos de responsabilidad dentro del departamento de protección judicial de los jóvenes.

Sus primeras fotografías las tomó con el Vest-Pocket de su madre y luego, ya siendo adolescente, con una cámara Agfa de objetivo fijo. Más tarde, usaría una cámara réflex Pentax antes de pasar a las Nikon. Al mismo tiempo, como muchos, exploró la impresión en plata en blanco y negro, “en mi baño, con una ampliadora que hice yo mismo”. Desde entonces, esta pasión por la fotografía no le ha abandonado y ha continuado a la par de su carrera profesional. En los últimos años se ha convertido incluso en su principal actividad y en su hobby.

Recibe nuestra newsletter de ocio por correo electrónico y encuentra ideas de salidas y actividades en tu región.

Si Auvernia sigue siendo su tierra natal donde están anclados sus orígenes, sus raíces profundas, París, que descubrió a los trece años, se ha convertido en su ciudad de corazón. Desde entonces, explora las calles de la ciudad con su cámara, en busca de acontecimientos artísticos, encuentros fugaces o en busca de la iluminación propia de la ciudad de las luces.

La fibra social que ha marcado su trayectoria profesional se trasluce también en la forma de mirar los paisajes, los espacios urbanos o las personas que se cruzan en su camino.

Sus otras pasiones, el arte y los artistas, que le llevan a visitar las galerías parisinas para descubrir las obras, conocer a los artistas, a sus galeristas y, en ocasiones, aprovechar la simbiosis entre la obra y su autor. Son estos encuentros, estos destellos de percepción los que dieron lugar a la serie de retratos en color: Retrato del artista y su obra. .

las fotos de Músicos de jazz que se exhiben en la Chocolatería fueron tomadas en concierto durante los últimos quince años. A través de una selección elegida por Laurence Sourzat, es su sensibilidad por esta música la que ha acompañado su vida al igual que la fotografía que le hubiera gustado haber percibido. “Tal vez no reconozcáis a todos los músicos, no importa, pero si puedo compartir con vosotros, a través de estas fotos, la comunión con la música que presidió estos momentos de felicidad, ¡entonces la foto será un éxito! » Además, el blanco y negro combina a la perfección con los dulces de La Chocolaterie e invita a quedarse más tiempo en este acogedor lugar.

-

PREV El quinto permiso modificatorio para el gran complejo hotelero de Bénodet validado por los jueces
NEXT Le Confluent empata en las Landas y sigue vivo