Sr. Fitzgibbon, debemos pensar más allá de los dólares y los megavatios.

Sr. Fitzgibbon, debemos pensar más allá de los dólares y los megavatios.
Sr. Fitzgibbon, debemos pensar más allá de los dólares y los megavatios.
-

Deploramos que, en ausencia de una política energética clara resultante del debate público, proyectos como el de TES Canadá sean presentados poco a poco por el gobierno, sin un examen y debate públicos generales. Por eso, – y es entonces en las comunidades donde se producen estos debates divisorios y confusos, de manera desestructurada y en detrimento del tejido social, porque los funcionarios electos son abandonados a su suerte.

No podemos permanecer en silencio ante las declaraciones del Sr. Fitzgibbon, que se refieren más a la defensa de intereses privados dignos de una época pasada que a una reflexión bien anclada en la realidad sobre una transición energética respetuosa de la población y el medio ambiente. Sobre todo porque el ministro afirma que los análisis realizados por los académicos no son en absoluto válidos y que sólo deberían escucharse las respuestas de la empresa TES Canada.

Porque ignorar la ciencia es una tontería. Veamos por qué.

Fitzgibbon defiende desde el principio un proyecto que, sin embargo, ignora un consenso establecido: la producción de hidrógeno verde cuesta entre cinco y treinta veces más que el gas natural y provoca importantes pérdidas de energía. En el caso de la producción de gas sintético a partir de hidrógeno, destino reservado a dos tercios de la producción de TES, las pérdidas son aún mayores: del 57% al 73%.

Por este motivo, el hidrógeno y el gas sintético deben reservarse para usos difíciles de electrificar, especialmente en la industria pesada. Sin embargo, está previsto inyectar el gas sintético producido por TES directamente a la red de Énergir. Por tanto, no serían sólo estas industrias pesadas las que consumirían este gas, sino que serían todos los consumidores de Énergir, incluidos hogares, empresas e instituciones. Para calentar edificios o cocinar con este gas altamente ineficiente, sería necesario depender de una cantidad mucho mayor de energía renovable que la necesaria para la electrificación directa; esta es claramente una solución falsa.

Además, la inyección de este gas procedente de “fuentes renovables” en la red parece servir más bien para justificar la prolongación de la vida útil de los gasoductos que, según los objetivos del gobierno, seguirán distribuyendo el 90% del gas fósil en 2030.

Por último, varios expertos también cuestionan el uso del hidrógeno en el transporte pesado, ya que también en este caso la electrificación directa es mucho más eficiente. Por lo tanto, el proyecto TES no es una “contribución esencial para lograr nuestros objetivos de descarbonización”, como nos promete el Sr. Fitzgibbon. Hay mejores soluciones.

Además, Fitzgibbon afirma que no está prevista ninguna financiación del gobierno de Quebec, pero admite al mismo tiempo que se podrían utilizar créditos fiscales del gobierno federal. Sin embargo, los costos de producción del hidrógeno verde y del gas sintético harán que estos combustibles sean muy poco competitivos; Inevitablemente será necesario inyectar importantes fondos públicos para apoyar el modelo de negocio o el consumo de estos productos. Pero sería añadir insulto a la herida utilizar tantos fondos públicos para apoyar soluciones privadas ineficaces.

Por último, Fitzgibbon sigue cuestionando la capacidad de Hydro-Québec para hacer frente a los desafíos actuales, afirmando que actualmente hay poco margen de maniobra, mientras que Hydro-Québec afirma no tener capacidad suficiente para calentar el sector residencial y descarbonizar completamente las instituciones (CEGEP, escuelas, hospitales). Sin embargo, nuestra historia ha demostrado que con una voluntad política claramente demostrada, Hydro-Québec es capaz de realizar proyectos de gran envergadura.

Sobre todo, el proyecto TES Canadá no es complementario al sector público, sino que forma parte de un desmantelamiento total de nuestro poder colectivo para actuar en beneficio de los intereses privados. Nos parece que este proceso comenzó con el abandono del laboratorio de pruebas de alta tensión de Hydro-Québec en favor de Hitachi y la retirada del mercado de carga de coches eléctricos en favor de las gasolineras.

Lo que necesitamos colectivamente, para afrontar el desafío de alejar verdaderamente a nuestra sociedad de los combustibles fósiles, es una planificación clara que vaya más allá de la estrecha lente de los megavatios y los dólares. ¿Qué usos debemos priorizar para nuestra preciada energía? ¿Cuáles son las contribuciones de los diferentes sectores energéticos a la descarbonización? ¿Cuáles son los callejones sin salida que se deben evitar?

Hacemos un llamado a los quebequenses a no dejar que el entusiasmo de los empresarios se apodere del necesario debate colectivo sobre la transición energética para favorecer sus propios intereses en detrimento del bien común. ¡El futuro energético es asunto de todos!

Émilie Laurin-DansereauACEF del Norte de Montreal

Bruno DetuncqGrupo de Vigilancia de Hidrocarburos de Quebec (RVHQ)

Shirley BarneaPara el futuro Montreal

dany janvierContra la privatización del viento y del sol en Mékinac Des Chenaux (RVÉQ)

Patricia ClermontAsociación de Médicos del Medio Ambiente de Quebec (AQME)

Jean-Pierre FinetAgrupación de Organizaciones Ambientales Energéticas (ROEÉ)

Patricio BoninGreenpeace Canadá

Anne-Céline GuyonNaturaleza Quebec

Melanie BusbyMovilización medioambiental Ahuntsic-Cartierville (MEAC)

-

PREV Dos mujeres francófonas juzgadas por haber considerado un ataque contra la ONU – rts.ch
NEXT SENEGAL-EDUCACIÓN / Moustapha Guirassy enumera los ejes estratégicos para una “educación inclusiva y eficiente” – agencia de prensa senegalesa