UE: adopción final de la amplia reforma de la política migratoria

UE: adopción final de la amplia reforma de la política migratoria
UE: adopción final de la amplia reforma de la política migratoria
-

Los países de la UE dieron su luz verde final el martes al pacto sobre migración y asilo, una amplia reforma que endurece el control de la inmigración en Europa, pero algunos de ellos ya piden mucho más.

Menos de un mes antes de las elecciones europeas, para las cuales las encuestas predicen un aumento de los partidos antiinmigración, este conjunto de alrededor de diez leyes, negociadas ferozmente durante años, fue adoptado formalmente por el Consejo de la UE (que representa a los Estados miembros). El Parlamento dio su aprobación en abril.

Hungría y Polonia votaron en contra de todos los textos, que fueron adoptados por mayoría cualificada (el 55% de los Estados miembros representan al menos el 65% de la población de la UE). Austria y Eslovaquia votaron en contra de algunos.

La reforma establece un procedimiento para “filtrar” a los inmigrantes en las fronteras de la UE para identificarlos y distinguir más rápidamente a aquellos que tienen posibilidades de obtener asilo de aquellos que probablemente serán devueltos a su país de origen. También establece un mecanismo de solidaridad entre los 27 países en la atención a los solicitantes de asilo.

Este pacto se basa en una propuesta de la Comisión presentada en septiembre de 2020, tras el fracaso de un intento anterior de reforma durante la crisis de refugiados de 2015-2016.

Paralelamente a esta reforma, que no se aplicará hasta 2026, la UE está aumentando el número de acuerdos controvertidos con los países de origen y tránsito de los exiliados (Túnez, Mauritania, Egipto) para intentar reducir el número de personas que llegan a sus fronteras.

La UE, que también acoge a más de 4 millones de refugiados ucranianos, se enfrenta a un aumento de las solicitudes de asilo, que alcanzaron 1,14 millones en 2023, su nivel más alto desde 2016, según la Agencia Europea de Asilo. Las entradas “irregulares” en la UE también están aumentando, hasta 380.000 en 2023, según Frontex.

Está previsto un ‘procedimiento fronterizo’ para quienes estadísticamente tienen menos posibilidades de obtener asilo: serán internados en centros mientras se examina su expediente, durante un máximo de seis meses. Otros solicitantes de asilo seguirán el procedimiento estándar.

Organizaciones de derechos humanos, así como cargos electos de izquierdas y ecologistas, han seguido denunciando este pacto, criticando la posibilidad de detener a familias con niños y una “criminalización” de los exiliados. Por el contrario, la extrema derecha denunció la “debilidad” de la reforma.

‘Un montón de preguntas’

La norma actual según la cual el primer país de entrada de un migrante en la UE es responsable de su solicitud de asilo se mantiene con algunos ajustes. Pero para ayudar a los países a los que llegan muchos exiliados, como Italia, Grecia o España, se organiza un sistema de solidaridad obligatorio.

Otros Estados miembros deben acoger a un cierto número de solicitantes de asilo o hacer una contribución – financiera o material – en beneficio del país bajo presión migratoria.

El pacto será vinculante para todos los países de la UE, bajo pena de procedimientos de infracción. Pero aún quedan por aclarar los detalles de la implementación práctica de esta compleja reforma.

Y los Estados miembros ya han manifestado su deseo de ir más allá en la subcontratación de la gestión de la migración.

Italia concluyó recientemente un acuerdo con Albania para enviar inmigrantes rescatados en aguas italianas a este país candidato a la UE, para que sus solicitudes de asilo puedan ser procesadas allí.

Un grupo de países, encabezados por Dinamarca y la República Checa, se están preparando para enviar una carta en la que piden trasladar a los inmigrantes fuera de la UE. Estas nuevas propuestas, cuya versión final no ha sido revelada, están destinadas a la próxima Comisión, que asumirá sus funciones después de las europeas.

Esto plantea muchas preguntas sobre el tipo de modelo posible. Sobre todo porque tendrá que estar alineado con los textos europeos”, subraya Camille Le Coz, directora asociada del grupo de expertos del Migration Policy Institute Europe.

La legislación europea prevé que un inmigrante que llegue a la UE puede ser enviado a un país fuera del bloque donde podría haber solicitado asilo, siempre que tenga un vínculo suficiente con este tercer país. Lo que excluye en esta etapa un modelo tipo Reino Unido/Ruanda.

“Lo que habrá que aclarar son, por un lado, los términos” de estas propuestas de subcontratación, continúa el experto. “Y, por otra parte, con quién trabajan las autoridades europeas, con qué terceros países”, subraya, destacando que hasta ahora no se ha demostrado el carácter disuasorio de tales soluciones en materia de inmigración.

/ATS

-

PREV Multa para un dirigente de la AFD que utilizó un eslogan nazi
NEXT Personas que viajan con un perro | Estados Unidos endurece sus reglas