una IA “lee” el cerebro para recrear imágenes

una IA “lee” el cerebro para recrear imágenes
una IA “lee” el cerebro para recrear imágenes
-

Una montaña oscura que domina llanuras rojas y rodea una extraña forma azul: un trío de artistas franceses presentó a la AFP una imagen generada por inteligencia artificial a partir de la actividad cerebral de uno de ellos. “Una primicia”, según el colectivo.

“En mi cabeza pensaba mucho en un volcán”, dice Pierre Fautrel, uno de los miembros de “Obvious” que participó en el experimento.

Durante una hora en una máquina de resonancia magnética en el Instituto del Cerebro del hospital Pitié Salpêtrière de París, imaginó varias escenas, cada una inspirada en una breve descripción. Durante el proceso, su actividad cerebral fue registrada y luego procesada por una IA especialmente entrenada.

Si Pierre Fautrel confiesa que la obra generada no es exactamente lo que tenía en mente, “ha conservado los elementos semánticos: una montaña en llamas con lava fluyendo con un paisaje sobre un fondo claro”.

Desde hace casi un año, él, Hugo Caselles-Dupré y Gauthier Vernier dedican todas sus energías a “Mind to Image”, un proyecto que parece ciencia ficción: transcribir la imaginación de un artista gracias a la IA generativa.

“Destreza técnica”

Para lograrlo, estos treintañeros partieron de un modelo existente de “código abierto”, MindEye, que asocia las imágenes vistas con la actividad cerebral, y luego entrenaron su propia IA en varias etapas.

Primero, transmitiendo retratos y paisajes a uno de los artistas en la resonancia magnética para observar qué áreas de su cerebro están activadas y utilizando estos datos para alimentar la IA.

Este intenta reconstruir las imágenes originales únicamente a partir de datos cerebrales, sin haberlas visto durante el entrenamiento.

Un proceso repetido muchas veces durante unas diez horas “para crear una base de datos”, explica Hugo Caselles-Dupré.

En segundo lugar, repitieron el ejercicio basándose únicamente en los recuerdos de estas imágenes, antes de intentar el experimento con pura imaginación leyendo “indicaciones”, textos descriptivos escritos antes de ingresar a la resonancia magnética.

“Sabemos desde hace unos diez años que es posible reconstruir una imagen vista a partir de la actividad de esta corteza visual”, explica Alizée Lopez-Persem, investigadora del Brain Institute y del Inserm. “Pero una imagen “imaginada”, no. Representa un desafío”.

Se necesitan varias docenas de horas para clasificar la información recopilada en la resonancia magnética antes de entregársela a la IA.

Pero, una vez realizado este trabajo, la generación de imágenes “es más o menos instantánea, en ordenadores muy potentes”, resume Hugo Caselles-Dupré.

“Hace dos años, nunca hubiera creído que esto pudiera existir”, dice Charles Mellerio, neurorradiólogo que participa en el proyecto de investigación del trío.

Para él, esta “proeza técnica” está ligada a un doble progreso de los últimos años: el de la imagen médica, que ha dado un salto adelante “en términos de resolución y precisión”, y el deslumbrante desarrollo de la IA generativa.

IA surrealista

El trío de artistas también se inspiró en el movimiento surrealista, que celebrará su centenario en 2024, para dar un tono particular a las creaciones de su algoritmo.

“Es un movimiento en el que intentamos pasar lo más rápido posible entre la imagen mental y la realización plástica”, señala Pierre Fautrel, que ve en su experimentación una forma de “reinterpretar el surrealismo”.

“Para nosotros, realmente existen vínculos entre arte y ciencia”, añade Hugo Caselles-Dupré, quien reconoce que este tipo de tecnología “puede dar mucho miedo si se utiliza de manera incorrecta”.

En el futuro, los tres artistas esperan extender su experimentación a otros formatos, reconstruyendo sonido o vídeo. Hasta entonces, presentarán sus diferentes creaciones en octubre en la galería Danysz de París.

En 2018, sorprendieron al mundo del arte al vender por más de 400.000 euros en Christie’s de Nueva York una obra presentada como la primera realizada mediante un software de inteligencia artificial, “Edmond de Belamy”, un retrato ficticio de contornos borrosos impreso sobre lienzo.

-

PREV Prix ​​​​de Nogent > Una velada en el hipódromo
NEXT Nikos Aliagas lanza una web para exponer sus fotografías