Europa debería prepararse para Trump

Europa debería prepararse para Trump
Europa debería prepararse para Trump
-

Nadie puede decir que Donald Trump no les advirtió. En una entrevista inusualmente detallada con la revista Time esta semana, el candidato republicano siente nuevos escalofríos en la espalda de los liberales al exponer lo que haría si recuperara la presidencia.

Esto incluyó detener a millones de inmigrantes ilegales, desplegar al ejército para dispersar protestas en las calles de Estados Unidos, imponer pruebas de lealtad a los funcionarios federales, permitir que los estados republicanos monitorearan los embarazos de las mujeres y eliminar la oficina de preparación para una pandemia de la Casa Blanca (porque la última vez todo salió tan bien). ). En repetidas ocasiones se negó a descartar violencia si perdía en noviembre.

Es comprensible que los medios estadounidenses estén centrados en la importancia radical de la agenda interna de Trump. Pero parte de su lenguaje más claro estuvo dirigido a Europa. No había nada nuevo en sus planes de tratar a la OTAN como un club que paga: los países que no cumplan su objetivo de gasto en defensa del 2 por ciento del PIB no podrían contar con que Estados Unidos acuda en su ayuda. Tampoco fue una sorpresa que intensificara la guerra comercial transatlántica de su primer mandato.

Lo sorprendente, sin embargo, fue el énfasis repetido que puso. “Té [EU] “Es brutal para todos nosotros en materia de comercio”, dijo Trump. “Lo analizamos, los autos no quieren nuestra agricultura. No quieren nada de nosotros. Es como una calle de sentido único. Bueno, ocurre lo mismo con la OTAN. Nos tratan muy mal. No pagan sus cuentas”.

Una respuesta europea es esperar que Trump pierda en noviembre. Sería una apuesta precipitada. En 2020, Biden le ganó por más de 4 puntos porcentuales en el voto popular. Las encuestas promedio de los últimos tres meses muestran a Trump con una ventaja de 1,5 puntos porcentuales. Lo que es más inquietante es que lidera, aunque marginalmente, en cada uno de los siete estados indecisos. Es demasiado pronto para tomar en serio esas encuestas. Pero si las elecciones estadounidenses se celebraran hoy, Trump ganaría.

Una segunda respuesta, que están adoptando muchos líderes empresariales estadounidenses, es decir que Trump no estuvo tan mal la primera vez. Habría ganadores y perdedores pero la vida continuaría. A principios de este año, Jamie Dimon, director ejecutivo de JPMorgan, dijo que tanto Trump como Biden tenían sus puntos fuertes. “Mi empresa sobrevivirá y prosperará en ambos”. Muchos en Europa se inclinarían a hacerse eco de la tranquilidad de Dimon. Eso también sería una temeridad.

La diferencia entre 2024 y 2016, cuando Trump ganó la presidencia por última vez, es que esta vez tiene un plan. Desde la perspectiva de Europa, parecería la Fortaleza América. Además, ahora puede recurrir a una lista de verdaderos creyentes para llevarlo a cabo. En su primer mandato, nombró a figuras del establishment, como Rex Tillerson como secretario de Estado y Jim Mattis como secretario de Defensa.

Esta vez elegiría a europeos escépticos, como Elbridge Colby, que dirige el grupo de expertos Marathon Initiative, y abiertamente eurófobos, como Richard Grenell, ex embajador de Trump en Alemania. “La ventaja que tengo ahora es que conozco a todo el mundo”, dijo Trump. “Conozco a los buenos, a los malos, a los estúpidos y a los inteligentes. . . Cuando llegué por primera vez a Washington, conocía a muy poca gente”.

No está claro qué puede hacer Europa para protegerse contra Trump 2.0. Una pequeña minoría de líderes europeos, en particular el húngaro Viktor Orbán, acogería con agrado su regreso. Lo mismo haría Vladimir Putin de Rusia. Si, como se espera, a la extrema derecha europea le va bien en las elecciones parlamentarias europeas del próximo mes, Trump tendría un grupo de simpatizantes en Bruselas más grande que antes. También podría contar con el apoyo de Giorgia Meloni, la primera ministra de extrema derecha de Italia, quien, para sorpresa de algunos, ha cooperado con Biden en el tema de Ucrania.

Entre los principales partidos europeos, otra estrategia es domar al tigre. El Partido Laborista del Reino Unido, que casi con seguridad ganará las próximas elecciones generales del país, ha estado sondeando a figuras clave en el mundo de Trump. El secretario de Asuntos Exteriores en la sombra de Gran Bretaña, David Lammy, visitará Washington la próxima semana por sexta vez desde que asumió como secretario de Asuntos Exteriores en la sombra. Ha forjado relaciones con Colby, JD Vance, el senador republicano y escéptico de Ucrania, Robert O’Brien, el último asesor de seguridad nacional de Trump, y Mike Pompeo, el último secretario de Estado de Trump.

Dado que Trump tiene una animosidad especial hacia la UE, Gran Bretaña, independientemente de su gobierno, podría incluso resultar beneficiada. En el documento de 887 páginas “Proyecto 2025” de la pro-Trump Heritage Foundation, el plan de facto para una presidencia de Trump, se señala a Gran Bretaña como el único país con el que un Estados Unidos trumpiano buscaría hacer más comercio.

Ninguna de estas tácticas (esconder la cabeza bajo tierra, hacerse amigo de Trump o siquiera darle la bienvenida) es infalible. La realidad más amplia es que un segundo mandato de Trump probablemente significaría el fin de Occidente como idea organizadora en el escenario mundial.

Sería una gran noticia para Putin y terrible para Ucrania. También podría abrir una caja de Pandora nuclear. Si la OTAN ya no pudiera contar con el paraguas de Estados Unidos, países como Alemania e incluso Polonia podrían considerar la posibilidad de recurrir a la energía nuclear. No es una pequeña ironía que Trump probablemente no tenga ningún problema con eso.

[email protected]

-

PREV “Mi esposa gana más que yo, ¡y eso es genial!” : 11 parejas se confían
NEXT El empresario Pape Doro Guèye, conocido como director general, detenido por la Sección