Lucha contra el mosquito tigre: el ayuntamiento de Saint-Georges-d’Espéranche ayuda a los vecinos a comprar trampas

Lucha contra el mosquito tigre: el ayuntamiento de Saint-Georges-d’Espéranche ayuda a los vecinos a comprar trampas
Lucha contra el mosquito tigre: el ayuntamiento de Saint-Georges-d’Espéranche ayuda a los vecinos a comprar trampas
-

Nord-Isère no es inmune a la proliferación del mosquito tigre. Cada vez más presente en Francia, puede transmitir enfermedades como el dengue o el chikungunya, por lo que el ayuntamiento de Saint-Georges-d’Espéranche, en Nord-Isère, está poniendo en marcha un experimento. Ofrece a los residentes del centro del pueblo que disponen de jardín financiar el 50% de las trampas para mosquitos tigreque cuestan 40 euros cada uno.

Más discreto que el mosquito común y silencioso, invade el jardín de Sophie desde hace tres años. “Los mosquitos tigre están ahí todo el día. Tengo dos niños que juegan en el jardín y les pican por todas partes, incluido uno que tiene reacciones alérgicas bastante impresionantes” dice la joven.

20€ por trampa para los residentes del pueblo.

Velas, sprays, raquetas eléctricas… lo ha probado todo sin mucho éxito y por eso pone muchas esperanzas en la trampa que le propone el ayuntamiento. “Tenemos una casa que está un poco en medio de un terreno así que vamos a intentar poner una a cada lado para que se vea. Vimos que anidaban en los setos, así que las vamos a pegar contra los setos para atrapar tantos como sea posible”.

Estas dos trampas le costarán 40 euros en el marco del experimento llevado a cabo por el ayuntamiento, cuyo objetivo es animar al mayor número posible de personas a equiparse en la zona de prueba, “tranquilizar a todos y tener al menos una respuesta a sus preguntas” explica la segunda asistente, Valérie Micha-Frachon.

1.200 trampas para la experimentación

Sin embargo, no debemos olvidar acciones preventivas y, en particular, evitar que el agua se estanque en los jardines, insiste Brigitte Groix, alcaldesa de Saint-Georges-d’Espéranche. “La trampa está ahí, por supuesto, pero sin seguir las instrucciones, su efectividad seguramente se verá reducida. Realmente es una acción que todos deben tomar”.

Para este experimento, el ayuntamiento tiene previsto desplegar 1.200 trampas. Aproximadamente del tamaño de una maceta promedio, esta trampa llena de agua atrae mosquitos que se pegan a una placa autoadhesiva mientras intentaba salir.

Los residentes interesados ​​del centro del pueblo tienen hasta el 9 de junio para acercaros al ayuntamiento. Las trampas proceden de la empresa Aedes Control, con sede en Corbas, en el Ródano.

-

NEXT activos pero también puntos de vigilancia