En Bruselas, una de cada cinco camas en residencias de ancianos ya no está ocupada

-

Entre las crisis sanitaria o energética y la escasez de personal, el sector de las residencias de ancianos se ve más que nunca obligado a repensarse para asegurar su futuro, especialmente financiero. Y esto, tanto en la capital como en Valonia. Si bien cada vez hay más personas mayores, a muchas no les queda otra opción, por falta de medios, que esperar retrasar mucho más su ingreso en una institución.


Artículo reservado para suscriptores.


Patrice Léprince


Periodista del departamento de Sociedad.

Por Patrice Léprince

Publicado el 6/05/2024 a las 06:58
Tiempo de lectura: 2 min

qYa sean públicas, privadas o asociativas, las residencias de reposo valonas y bruselenses se encuentran hoy en una encrucijada. Presupuestos lentos, costes crecientes y el número de personas mayores: son muchos los retos a los que se enfrentan los gestores institucionales. En el sector privado, la situación en Bruselas suscita bastante preocupación.

1

Una tasa de desocupación que plantea interrogantes

En el primer trimestre de 2020, al inicio de la crisis del covid, la capital contaba con 15.541 camas de las cuales el 16,5% (2.256 camas) estaban no ocupadas, según cifras facilitadas por Iriscare, organización encargada del reconocimiento y financiación de las residencias de reposo en Bruselas. En general, el número de camas desocupadas ha seguido aumentando desde 2019 hasta alcanzar el 21,29% del total de camas según los últimos datos disponibles (segundo trimestre de 2023).



Este artículo está reservado para suscriptores.

Acceda a información nacional e internacional verificada y descifrada
1€/semana durante 4 semanas (sin compromiso)

Con esta oferta aprovecha:
  • Acceso ilimitado a todos los artículos editoriales, archivos e informes.
  • El periódico en versión digital (PDF)
  • Comodidad de lectura con publicidad limitada

-

PREV Patrice Laffont reacciona con emoción ante la parada del juego “Números y Letras”
NEXT Votaciones federales: el freno a los costes sanitarios tiene su debate en Vaud