ARSOPI, 80 años de excelencia industrial… …¿Y un continuo en Marruecos?

-

Arsopi, un ancla europea y aspiraciones marroquíes.

Con una rica historia que se remonta a casi un siglo, ARSOPI encarna la excelencia industrial portuguesa. Su experiencia en equipamiento industrial y en varios otros sectores podría ser una ventaja para el mercado marroquí, aunque un establecimiento tendría un impacto más significativo.

Equipos fabricados en acero, aluminio, titanio y muchos otros materiales salen periódicamente de las líneas de producción de ARSOPI. Los productos de este fabricante se destinan principalmente a los sectores de productos lácteos, vino y otras bebidas, química y petroquímica, pero también al offshore. La empresa también cuenta con una fundición para la producción de máquinas de tamaño crítico.

Fue en 1942 cuando se fundó esta empresa cargada de historia. Tomando las iniciales de su fundador Arlindo Soares de Pinho, ARSOPI experimentará un desarrollo continuo a lo largo de las décadas. De hecho, ARSOPI, inicialmente centrada en ayudar a los productores de lácteos, con el tiempo diversificará su producción e internacionalizará a partir de finales de los años 1960. En los años 1970, la empresa se traslada a sus instalaciones actuales y lanza su división de fundición. Las décadas de 1980 y 1990 estuvieron marcadas por la creación de un centro de formación y la descentralización de determinados departamentos, dando lugar a unidades industriales independientes. Esta expansión continuará con una fundación en 2007 y una filial en Brasil seis años después.

Hoy ARSOPI continúa su crecimiento y se encuentra entre las referencias europeas. Mantiene un compromiso continuo con la calidad y ofrece una amplia gama de productos y soluciones dirigidas principalmente a la industria alimentaria. En el sector lácteo, la empresa se destaca en la fabricación de equipos que van desde unidades aisladas hasta líneas completas de procesamiento, mientras que para la industria de bebidas ofrece soluciones para la producción de cerveza, refrescos, jugos y aguas. ARSOPI también atiende a otras ramas de la industria alimentaria, suministrando equipos para la producción de café, cereales, chocolate y helados. Más allá de estos productos, la empresa opera en el sector de la fundición, donde produce piezas de acero inoxidable, refractarios y aleaciones de níquel para diversas industrias: offshoring, celulosa, papel, textil, química, petroquímica y principalmente para fabricantes de válvulas y bombas hidráulicas.

Los valores de ARSOPI reflejan su compromiso con la innovación, la calidad y la satisfacción del cliente. La empresa enfatiza la creatividad, manteniendo un enfoque orientado a soluciones globales para sus clientes. Para ello, sitúa la política de calidad y medioambiental en el centro de sus preocupaciones y aplica un sistema de gestión de calidad conforme a la norma ISO 9001:2015. Además, está certificada para la producción de equipos según diversas normas europeas e internacionales y tiene en su haber un número importante de otros certificados emitidos por autoridades de renombre.

Si resulta convincente que la dinámica industrial en Marruecos ofrece a ARSOPI un caldo de cultivo favorable para sus productos, el industrial portugués ganaría más planificando allí con fines expansionistas. En efecto, dada la madurez de su plataforma, su posición a las puertas de Europa y África, su potencial en materia de energías renovables, sin olvidar su estabilidad política única en la región y el voluntarismo de sus líderes, el Reino cristaliza muchos activos que no dejar indiferentes a muchos inversores. Instalarse allí podría representar para el industrial una inversión tan estratégica como segura.

ARSOPI, gracias a su experiencia y a sus productos, ha sabido hacerse un lugar de elección en el tejido industrial del viejo continente. Entre las muchas perspectivas que se le presentan, la empresa portuguesa bien podría proyectarse en Marruecos, donde el potencial de crecimiento se encuentra con múltiples oportunidades.

-

PREV Ahorros de precaución: ¿por qué los marroquíes guardan tanto efectivo?
NEXT Se disparan las quiebras de agencias inmobiliarias