Un matrimonio mixto de Pommiers, condenado por violencia contra sus cuatro hijos

Un matrimonio mixto de Pommiers, condenado por violencia contra sus cuatro hijos
Un matrimonio mixto de Pommiers, condenado por violencia contra sus cuatro hijos
-

Un hombre y una mujer de 38 años fueron condenados el 20 de junio por el tribunal penal de Villefranche por violencia contra los cuatro hijos de esta familia mestiza.

Pensaron que estaban reconstituyendo “una hermosa y grande familia” cuando se casaron, después de sus respectivas separaciones, pero eso rápidamente se convirtió en un fiasco. “Era demasiado complicado con niños que no se llevaban bien”.

Este hombre y esta mujer, de 38 años, residentes en Pommiers y que se encargaban cada dos semanas de los dos hijos del señor y de los dos hijos de la mujer, se vieron rápidamente abrumados, “incapaces de asumir la patria potestad”, según Marine Mennesson, presidenta de la audiencia de comparecencia inmediata la cual se celebró el 20 de junio.

“Castigos educativos”

Los cuatro niños, de entre 4 y 9 años, hacían muchas travesuras cuando estaban todos juntos en casa. Hasta el punto de que el acusado implementó “castigos educativos” basados ​​en la violencia: azotes, bofetadas, pequeñas palmaditas en la nuca y patadas eran habituales en el domicilio de la pareja. Los niños también tenían que hacer flexiones o participar en el “juego de la silla” donde tenían que ir a un rincón y sentarse sentados, sin silla, contra la pared… “Probamos de todo; los pusimos en en la esquina o privarlos de juguetes, pero nada funcionó”, admitió el hombre ante el tribunal al igual que su esposa, también acusada de violencia, pero contra sus dos hijos.

Un codo fracturado para un niño de cuatro años

Y esta violencia fue in crescendo hasta el 24 de febrero, cuando un médico pediatra del hospital del Noroeste constató que el niño de cuatro años, llevado por los bomberos, tenía un brazo deformado y sufría una fractura en el codo, lo que le valió 41 días de prisión. ITT. Después de escuchar las confesiones del joven, el médico presentó un informe a la gendarmería. Este último contó que su suegro lo sacó violentamente de la bañera jalándole fuertemente del brazo. Una escena confirmada por otros dos niños.

“Estaba en el sótano cuando escuché un ruido arriba. Me asusté porque el ruido era fuerte”, dijo el acusado. “Subí y vi a los niños saltando en la bañera cuando quise sacar al más pequeño, estaba. De perfil lo agarré del brazo y luego escuché un “crack”. Le dije que lo sentía antes de llamar a los bomberos. Me arrepiento muchísimo de mis acciones.

Una versión que sólo llegó tarde al padre del niño. “Primero me explicaron que mi hijo se había caído de la bañera”, explicó en el estrado. “Fue una suerte, de alguna manera, que se fracturara el codo porque eso permitió que cesara esta violencia”. Y el padre dice que desde 2021 los niños confían en él, explicando que a menudo fueron castigados y golpeados. Un año antes ya había presentado una denuncia tras notar hematomas en su hija, pero el caso fue desestimado.

Perdí el equilibrio y me azotaron para parecer más mandona.

Hechos también reconocidos por la madre para quien “el punto de partida fue la muerte de [s]una hija de tres años, en 2021. Ya no soportaba a los niños. No entendí sus tonterías mientras me invadía la tristeza. Perdí el equilibrio y me azotaron para parecer más autoritaria.” En cuanto a la violencia que sufrió por parte de su marido, explicó que la insultaban regularmente y que una noche su marido la sujetó fuertemente por las muñecas para que no se fuera antes de recibir un cabezazo Hechos reconocidos, pero minimizados por el acusado “Estábamos en la cama, muy cerca el uno del otro y cuando yo levanté la cabeza, la golpeé”, aseguró. ¿Y en cuanto a los insultos? “Pude hacer “Le hice uno o dos comentarios, pero fue para hacerla reaccionar”.

“No veo mucho amor en este archivo”

“Hay un clima de terror dentro de esta casa con un verdugo y víctimas”, criticó el fiscal. “No veo mucho amor en este caso donde los niños sufren castigos si no obedecen”. Comentarios repetidos por el presidente para quien “el padre debe ser un educador. Los niños son pequeños, no van a estar tranquilos y obedecer”. Y el padre rompió a llorar y se disculpó.

“Hoy hay una buena toma de conciencia, pero no ha habido reacción de la pareja desde 2021, subrayó la fiscal en sus solicitudes. En este caso, veo a padres que pierden el equilibrio y a niños que sufren.

Cuatro meses de prisión para el marido, cuatro meses de suspensión para la madre

El hombre fue condenado a un año de prisión, incluidos ocho meses de suspensión por dos años, con la obligación de recibir atención psicológica y seguir un curso de sensibilización sobre la violencia doméstica. Los cuatro meses de prisión los cumplirá en forma de pulsera electrónica. Tiene prohibido ponerse en contacto con los hijos de Madame. Sólo podrá volver a ver a sus hijos durante visitas publicitadas. La mujer recibió una pena de prisión de cuatro meses con suspensión de la pena por dos años con la obligación de recibir atención psicológica y seguir un curso de sensibilización sobre violencia doméstica.

Ambos también deberán pagar solidariamente una indemnización de 500 euros por dos hijos, 1.500 euros por otro y 500 euros por el padre de ella, a los que se suman 1.000 euros en honorarios de abogado. Para los más jóvenes, deberán pagar 2.500 euros por adelantado a la espera de un peritaje que determinará los daños en una audiencia prevista para el 7 de enero.

Stéphane Voyant

-

NEXT Concierto de la Orquesta Nacional de Isla de Francia