En Japón, las autoridades quieren proteger el Monte Fuji de los “globo-instagramers”

-

“Cúbreme este Monte Fuji que no puedo ver”…La semana del 29 de abril de 2024, las autoridades de la ciudad de Fujikawaguchiko comenzarán la construcción de una red de malla de 2,5 metros de alto y 20 metros de largo, para ocultar la vista del Monte Fuji a los turistas. El Monte Fuji es este estratovolcán, este majestuoso gigante, cuyas representaciones de los pintores japoneses del siglo XIX influyeron fuertemente en el impresionismo europeo. Y esto, mucho antes que los turistas influencers, armados ya no con sus pinceles, sino con sus smartphones, en busca de la mejor foto, pero no necesariamente la más original.

Los trotamundos que visitan Japón, o mejor dicho los “globe-instagramers”, no parecen tener mucha imaginación. Se reúnen todos en el mismo lugar, en la misma localidad costera de Fujikawaguchiko, frente al mismo supermercado, “Lawson”, típico de Japón, con vistas a la cima del monte Fuji. Como resultado, miles de personas se agolpan cada día, haciendo intransitable la acera frente a la tienda de conveniencia, mientras que otros suben al techo de la clínica vecina para tener la mejor vista. Tanto es así que las autoridades japonesas decidieron bloquear la vista de la famosa cumbre.

Una decisión que llega en el momento justo, cuando comienza la temporada alta de turismo en Japón, donde el número de visitantes mensuales superó por primera vez los tres millones en marzo de 2024. A partir de esta semana comenzará la construcción de una barrera para bloquear la vista de los turistas. Los funcionarios de la ciudad de Fujikawaguchiko casi se disculpan por tener que hacer esto debido a “Algunas personas que dejan su basura e ignoran todas las normas de tránsito”, explican. Realmente estamos muy lejos del diseñador japonés Hokusai, que capturó la montaña sagrada en estado de gracia y meditación, antes de crear los famosos grabados que inspirarían a un tal Monet. Impresiones tituladas el “Treinta y seis vistas del Monte Fuji”sin tienda de conveniencia ni red gigante, claro está.

type="image/avif">>



>
>

La famosa ola del pintor japonés Katsushika Hokusai, de la serie

La famosa ola del pintor japonés Katsushika Hokusai, de la serie “Treinta y seis vistas del monte Fuji”, 1830. (BIBLIOTECA DE IMÁGENES ANN RONAN / AFP)

Pero era una época en la que no era necesario limitar el número de excursionistas para reducir los atascos en las pendientes pronunciadas, una época en la que el Monte Fuji aún no estaba conectado a la red Wi-Fi, la época anterior a los palos para selfies, cuando su ascensión, necesariamente divina, estaba prohibida a las mujeres. Pero todo esto se remonta a mucho, mucho tiempo atrás, a principios del siglo XVIII, cuando el volcán Fuji, apodado el gran depósito de erupciones, acababa de hundirse en un sueño profundo, que aún hoy dura hasta el punto de que a veces tendemos a olvidar que si está dormido es sólo temporalmente, y que su próxima erupción es sólo cuestión de tiempo.

-

PREV Liga de Campeones: Para el PSG, el camino a Wembley pasa por el “Muro Amarillo”
NEXT Florida restringe significativamente el derecho al aborto