Los vampiros necesitan chupar nuestra sangre.

-

La voz de Scarlett Johansson sería sólo un producto por el que podemos pagar para vender otro.imágenes: getty, edición: watson

Comentario

La voz de Scarlett Johansson sería sólo un producto por el que podemos pagar para vender otro. Al menos eso es lo que dan a entender Sam Altman y su nueva versión de ChatGPT, ya que quería “consolarnos” animando a Hollywood y la estrella se enfadó. Una merecida paliza y una polémica no exenta de tristeza.

“Imaginamos un futuro en el que todos puedan hacer música”. No fue David Guetta quien dijo esta frase, sino Mikey Shulman, cofundador y director ejecutivo de Suno. Su empresa acaba de recaudar 125 millones de dólares. Con Suno, sólo necesitamos escribir algunas palabras clave para “componer” una canción en seis segundos.

Lo sabemos, simplemente lo intentamos.

¿Veredicto? Es una mierda. Una mezcla desafortunada entre Natasha St-Pier, una canción infantil que termina mal y un fregadero desbloqueado. Pero técnicamente funciona.

Las palabras clave en cuestión:

“Un estribillo pop que habla de una ruptura sentimental, con voz de mujer”

¿Quieres escuchar? Es aquí.

Esa misma semana supimos que para darle un poco de alma a una de estas voces que nunca existirán, el jefe de ChatGPT intentó comprar el sello de la actriz Scarlett Johansson. Después de una “cuidadosa consideración” y una oferta que fácilmente se puede imaginar como generosa, se negó (en varias ocasiones) a enterrar su huella tan especial en una máquina de la que no sabemos nada.

¿Se sintió ofendido Sam Altman? ¿Simplemente no le importaba? Aún así, al presentar la enésima nueva versión de ChatGPT, personas cercanas a Scarlett la reconocieron en la garganta virtual de alguien llamado Sky. Como si se hubiera disparado en el pie, el gurú artificial publicó un simple “ella”, en la plataforma X, para celebrar el lanzamiento de su juguete.

Un gesto, a modo de homenaje “profético” a la película de Spike Jonze, su “favorita”, en la que Joaquin Phoenix se enamora de una inteligencia sintética, interpretada por… Scarlett Johansson.

Imagen

Podemos entender a Sam, ya que hasta el director de casting de su “película favorita” lo entiende: “Tiene una voz que no se puede copiar. Si yo fuera uno de esos especialistas en IA, también querría a Scarlett en mi teléfono”, confiesa Cassandra Kulukundis en el Bestia diaria.

Desafortunadamente para él, Sky es el límite.

Mientras sus abogados están en el proceso de comprar una cuarta casa de campo mientras intentan resolver la disputa amistosamente, Sam Altman ha apagado su voz, de mala gana y después de sólo tres días de leal servicio. Por suerte, pudimos pasar unas horas con “ella” antes de que la despidieran. Scarlett o no, todavía somos lo suficientemente ágiles como para saber que no estamos charlando con una estrella de cine.

En el pequeño y opaco mundo de la IA generativa, Scarlett es la espina clavada, el árbol que esconde el bosque, el hospital al que no le importa la caridad. La acusación (y determinación) de la estrella prueba al menos cuatro cosas: el sentimiento de impunidad de los magnates de la tecnología, su crasa incapacidad para seguir las líneas de código de cualquier filosofía, la necesidad de humanizar a Frankenstein para domar a las multitudes ansiosas y, finalmente, tal vez la Lo más preocupante: Sam Altman no entendía nada sobre su “película favorita”.

“Me dijo que pensaba que mi voz consolaría a la gente”.

Scarlett, sobre la llamada telefónica de Sam Altman

Es completamente absurdo tener que escribirlo, pero Scarlett Johansson no es Scarlett Johansson por la gracia involuntaria de su voz. Observar que Sam Altman se niega (voluntariamente) a reconocer el talento, el espíritu y el trabajo que se esconden detrás de la actriz no dice nada de valor. Por otro lado, la supuesta bravuconería del jefe de OpenAI revela su miedo a perder la confianza de una clientela asustada de antemano por el apetito de los pequeños genios.

Para la reciente máquina de éxito, como para ChatGPT, hemos alcanzado tal grado de promoción del trabajo de otras personas que ya ni siquiera se molestan en fingir empatía. El futuro está llegando y OpenAI mataría por ser el arquitecto del futuro. La pequeña música que se abre paso nos aconseja subirnos al tren antes de que vaya demasiado rápido. Para conseguir unos cuantos dólares antes de que se coman sus archivos y su billetera. Luchar contra los grandes errores, pero aceptar que esta fiebre del oro es incontenible.

la denuncia de New York Times y contratos firmados por News Corp, politicoAxel Springer, Associated Press, Dotdash Meredith y Reddit son dos antagonismos, entre cientos de otros, que cuentan la historia del fugitivo.

Hoy, unos pocos fragmentos de voz, miles de estribillos ya grabados y toda la tesis de un valiente estudiante de doctorado de Harvard son suficientes para que el monstruo infernal se estremezca como una lavadora antes de escupir una “obra” que permita a Bernard sentir que le crecen alas detrás. su pantalla. Como un fabricante de copas de cóctel convencido de que puede revolucionar el mundo del Spritz bombeándolo gratis en las tinas de espumoso de todos los viticultores del planeta.

“Siento que puedo ser cualquier cosa contigo”.

Joaquin Phoenix le da voz a Scarlett Johansson en la película Su.

Pero quizás haya algo más triste. Porque la idea es también ahorrarnos el más mínimo esfuerzo, liberarnos de conocimientos que de otro modo se considerarían engorrosos. Y pretender que ahora todos somos capaces, sin distinción alguna, de realizar cualquier tarea. Para darse cuenta de que el plan es pésimo, basta imaginar a Daft Punk en una obra o a Roger Federer en Drouant, recibiendo el premio Goncourt.

Este es el nivel experto de gestión robótica, que consiste en inculcar la vaga creencia de que nuestras habilidades son intercambiables a voluntad. Inteligencia artificial, como una versión aumentada de la fantasía de la inteligencia colectiva, con la ayuda de una nueva máquina. Y que todo ello fuera horizontal, benévolo, beneficioso, democrático.

Sin embargo, no hay nada más vertical que querer aplastar habilidades. Apple recientemente se dio cuenta de esto en contra de su voluntad, recibiendo una paliza generalizada después de su ridícula publicidad para el nuevo iPad.

Si la inteligencia artificial sin duda salvará vidas, mejorará la vida cotidiana, simplificará los procedimientos, interrumpirá las interacciones, arruinará algunos trabajos de mierda, reparará la capa de ozono y, quién sabe, incluso resolverá el conflicto palestino-israelí, los vampiros tecnológicos siempre necesitarán chupar algo de nuestra sangre para sobrevivir. Sólo por esto los arquitectos del futuro, que no carecen de coraje, visión y talento, se equivocan al pensar que la arrogancia es una ventaja.

“Imaginamos un futuro en el que todos puedan hacer música”, asegura el director general de Suno. Es una mentira. Lo sabemos, simplemente lo intentamos: sólo generamos un estribillo aleatorio bastante mediocre, compuesto por miles de melodías existentes. “Generar” bien podría ser el verbo de nuestro tiempo.

Porque Sam Altman quería hacer lo mismo dando golpecitos con el pie como un niño para “apropiarse” de la voz de Scarlett Johansson.

Las noticias internacionales, de día y de noche, están aquí:

Mostrar todos los artículos

-

PREV Paul McCartney dará conciertos en Europa en diciembre
NEXT 3 buenas razones para descubrir el resto de la nueva temporada de “Las Crónicas de Bridgerton” en Netflix