“No basta con cortarse la oreja para convertirse en Van Gogh”

“No basta con cortarse la oreja para convertirse en Van Gogh”
“No basta con cortarse la oreja para convertirse en Van Gogh”
-

lEl caricaturista de prensa Cambon publicó en La revista de las artesel 28 de abril, una caricatura titulada “El estado del mundo en Venecia”. Los visitantes de la Bienal de Arte Contemporáneo, bien vestidos y copas de champán (o prosecco) en mano, contemplan, admirados y sonrientes, una escultura que representa nuestro planeta cosido de cicatrices, tachonado de vendas y dispuesto a recibir otras heridas como las de este barco. de los inmigrantes, estos misiles o estas bombas que explotan por todas partes.

Lamentablemente, la acusación es justa, pero la Bienal, que se celebra del 20 de abril al 24 de noviembre, también revela otra observación: sociológica, intelectual o ideológica, como se quiera. Menos en las obras expuestas (algunas son militantes, pero no son tantas) que en lo que queremos hacerles decir. Precisemos que la Bienal se compone de varias subsecciones: la primera, la más esperada, es la sección internacional, cada vez confiada a un comisario de exposición diferente. El brasileño Adriano Pedrosa diseñó el de esta edición.

El segundo son los pabellones nacionales. Cada país representado, noventa en 2024, muestra a los artistas de su elección. El tercero, que cada vez se desarrolla más, son las exposiciones privadas organizadas en palacios alquilados -muy caros- para la ocasión, o en espacios públicos, por grandes galerías o casas de moda, cuando no es el caso de los propios artistas. , siempre que tengan los medios económicos.

Leer el informe | Artículo reservado para nuestros suscriptores. La Bienal de Venecia 2024 expone las migraciones y sus dramas

Añadir a tus selecciones

Jean-Hubert Martin lo demostró magistralmente, en 1989 en París, con su exposición “Los magos de la Tierra”: hay artistas formidables en otros lugares además de Occidente. Pero había hecho una rigurosa selección de obras, por motivos estéticos, exhibiendo sólo las que consideraba mejores. Hoy en día, estos criterios parecen ya no aplicarse: todo es igual.

Bajo el título “Extranjeros por todas partes”, Adriano Pedrosa muestra su deseo de dar protagonismo a artistas de América Latina, África u Oriente Medio. Muchos de ellos participan por primera vez en una Bienal. De los trescientos treinta y un artistas seleccionados, cien nunca habían sido expuestos en Venecia, subrayan con orgullo las etiquetas colocadas cerca de sus obras: mirándolas, en muchos casos, comprendemos por qué… Trabajar en una región de lo que es llamado Sur Global no necesariamente confiere talento.

Nuevo orden moral

No más que ser mujer, como lo demostró la Bienal anterior, organizada por Cecilia Alemani, que la dedicó íntegramente a ellas y demostró así, lamentablemente, que algunos pueden ser tan mediocres como los hombres, lo que, paradójicamente, es una victoria, si recordamos a Françoise. El comentario de Giroud, en El mundoen marzo de 1983: “La mujer será verdaderamente igual al hombre el día en que, para un puesto importante, sea nombrada una mujer incompetente. » Decir ser queer o LGBTQI+, aunque esto rara vez ha obstaculizado una carrera artística (las lesbianas y los gays eran numerosos en los años 20).mi y XXImi siglos para experimentar el éxito, independientemente de su orientación sexual, al menos en Occidente: en ciertos países del Sur Global, esto les puede acarrear la pena de muerte), ver ciertas obras expuestas en Venecia tampoco es una garantía de calidad. : no basta con cortarse la oreja para convertirse en Van Gogh.

Te queda el 44,72% de este artículo por leer. El resto está reservado para suscriptores.

-

PREV Verano cultural | el verano sera hermoso
NEXT ChoCho, el (aún) excelente restaurante del gran chef Thomas Chisholm