Una semana de moda y bling en una isla remota de Arabia Saudita

Una semana de moda y bling en una isla remota de Arabia Saudita
Una semana de moda y bling en una isla remota de Arabia Saudita
-

La estilista Tima Abid se inició en una época en la que los desfiles de moda eran tabú en Arabia Saudita y el turismo era casi inexistente en el reino ultraconservador, a excepción de las peregrinaciones religiosas.

La presentación esta semana de la última colección de esta mujer saudí, con modelos a menudo caminando con la cabeza descubierta sobre una pasarela sobre el agua, muestra hasta dónde ha llegado.

El evento tuvo lugar en un gran hotel de lujo en la isla de Ummhat Alshaikh, frente a la costa occidental de Arabia Saudita, a la que sólo se puede acceder en barco o hidroavión.

El espectáculo al atardecer del jueves dio inicio a la primera Semana de la Moda del Mar Rojo, considerada por los organizadores como un hito tanto para la moda saudita como para un sector turístico naciente cuyo crecimiento es esencial para diversificar la economía del mayor exportador de petróleo del mundo.

Conjuntos en materiales sedosos o tejidos transparentes, piernas o brazos desnudos para varias modelos, algunas incluso con escote pronunciado. Todo en tonos blancos y beige.

Otro desfile el viernes fue anunciado como el primero en mostrar trajes de baño.

Competir con Dubái

Baste decir que se trata de un cambio considerable en este país musulmán conservador que incluso hace menos de diez años exigía que las mujeres usaran abayas, vestidos que cubrían todo el cuerpo.

“Podemos decir que es audacia, pero yo lo veo de otra manera: seguir el ritmo de la globalización”, dijo Abid a la AFP.

“Las restricciones que existían antes fueron abolidas y esto nos dio la oportunidad de mostrar nuestra creatividad de una manera más hermosa”.

La variedad de colecciones expuestas demostró que Arabia Saudita está decidida a competir no sólo con Dubai, una ciudad de los vecinos Emiratos Árabes Unidos, sino también con otras capitales de la moda, dijo Lojain Omran, presentador saudí del programa “Hello Arab World”, quien Asistió al desfile.

“Si quieres llegar a una audiencia internacional en la moda, tienes que llegar a todo tipo de personas, a los conservadores y a los que están en el lado opuesto”, añadió.

El complejo donde se lleva a cabo el desfile, con villas frente a la playa que cuestan casi 2.000 dólares la noche, es parte de Red Sea Global, uno de los megaproyectos en el corazón de un ambicioso programa de reforma iniciado por el príncipe heredero Mohammed bin Salman y conocido como Visión 2030.

Las playas y sus palmeras se consideran potenciales atracciones importantes, y la Semana de la Moda del Mar Rojo tenía como objetivo en parte resaltar lo que ya existe, dijo Burak Cakmak, director general de la Comisión de la Moda Saudita.

“Es obvio que logísticamente estamos probando algo muy nuevo. […] en una isla remota”, dijo.

Promocionar el turismo

“Me gustaría que todos exploraran no sólo el diseño saudita, sino también Arabia Saudita como destino”, dice.

Mientras asistía a los preparativos para el desfile de Abid, el diseñador saudita Alanoud Badr dijo que era “algo que no esperábamos”. “¡Nada que envidiar a las Maldivas!”, afirma.

Arabia Saudita está aumentando las inversiones en moda y turismo, incluso cuando la guerra entre Israel y el movimiento palestino Hamas en la Franja de Gaza reduce las perspectivas de crecimiento económico para toda la región.

Pero la industria turística de Arabia Saudita también enfrenta críticas recurrentes por la situación de los derechos humanos en el reino del Golfo, incluida la represión de la disidencia bajo el gobierno del príncipe heredero Mohammed Salman.

La modelo Beatris Resende, que creció en Brasil, dijo que a menudo veía Oriente Medio como una región que no era retratada de una manera muy halagadora.

Sólo a través de los viajes y el modelaje la joven llegó a apreciarlo. “Seré honesto. Realmente quiero que la gente deje de tener estereotipos sobre los países y los conozca mejor”, dijo.

-

NEXT Valady. Jean Couet-Guichot y Gaya Wisniewski, dos artistas residentes en la región