Libro acusa inconsistencia de investigadores en caso Maddie McCann: “La presión mediática perjudicó la investigación e impidió la verdad”

Libro acusa inconsistencia de investigadores en caso Maddie McCann: “La presión mediática perjudicó la investigación e impidió la verdad”
Libro acusa inconsistencia de investigadores en caso Maddie McCann: “La presión mediática perjudicó la investigación e impidió la verdad”
-

¿Qué ocurrió el jueves 3 de mayo de 2007, a primera hora de la tarde, el día en que Maddie McCann, que estaba a punto de cumplir 4 años, desapareció en el apartamento 5A del bloque G5 del complejo hotelero Ocean Club, en Praia da Luz, en el Algarve, donde ¿Los McCann estaban de vacaciones con tres parejas de amigos y sus hijos? Diecisiete años después, el misterio sigue sin resolverse.

¿Cómo pudo un secuestrador a quien nadie vio ni escuchó entrar al apartamento y llevarse al niño sin despertar a su hermana y a su hermano que dormían en la habitación? Y cómo el secuestrador pudo abandonar el lugar sin dejar rastro ni tener previsto un vehículo cerca.

Desaparición de Maddie McCann: ¿el juicio que comienza esta semana podría marcar el fin de la investigación?

Como cada noche, los matrimonios cenaron, sin los niños que estaban en la cama, en un restaurante de tapas situado a 80 metros. Cada media hora comprobaban que todo iba bien. A las 9:25 p. m., todo parecía en orden pero Matthew, a quien le tocaba ir a mirar, no entró en la habitación donde Maddie dormía con Sean y Amelie, los gemelos.

A las 21:55, su madre, Kate McCann, descubrió la cama vacía. Kate volvió al restaurante gritando: “Se la han llevado” (Se lo llevaron). En otras palabras, Kate no sabía lo que había pasado pero para ella de inmediato fue un secuestro.

A partir de ahí, los investigadores portugueses considerarán que exhibió un comportamiento sorprendente. Se trata por tanto de un secuestro, pero aunque cada segundo cuenta, la policía no fue alertada hasta las 22:41 horas, después de 46 minutos.

Kate está convencida de que Maddie ha sido secuestrada pero la vemos registrando el apartamento, en los armarios e incluso debajo de las camas. Y cuando sale del apartamento, se dirige en la dirección opuesta que habría tomado un secuestrador para escapar del club.

Inconsistencias

Anne Corrêa-Guedes detalla las numerosas inconsistencias observadas por los investigadores. ¿Por dónde habría entrado el secuestrador que no dejó rastro? El mecanismo de la persiana no permitía forzarla desde el exterior. El liquen incrustado en el alféizar de la ventana estaba intacto y no se veían rastros en el aluminio. Los únicos que se notaron fueron los de la mano izquierda de Kate McCann. No había desorden en la habitación de los niños ni huellas en el suelo. La cama de Maddie estaba intacta como si el pequeño no hubiera dormido allí. La policía científica no encontró ningún rastro biológico sospechoso en el colchón, las sábanas y la almohada. Un peluche colocado cerca de la almohada estaba en una posición poco compatible con el secuestro.

Caso Maddie McCann: se busca activamente a un familiar del principal sospechoso

Para los investigadores, estos elementos sugirieron la puesta en escena. Los padres habían intentado deliberadamente ponerles sobre la pista del secuestro, ayudados por el testimonio de un amigo que declaró haber visto a un extraño desaparecer en la noche con un niño en brazos. Se dudará mucho del testimonio, pero el tono ya estaba fijado.

Los McCann se pusieron en contacto con familiares en Inglaterra que alertaron a los periodistas. Al día siguiente, la prensa inglesa confirmó el secuestro. Anne Corrêa-Guedes describe el clima que se creó y que haría único el asunto Maddie. En Praia da Luz, los investigadores se olvidaron de realizar controles básicos, como revisar los contenedores de basura antes de que pasaran los contenedores.

Más tarde, dos perros policía traídos especialmente desde Inglaterra detectaron olores a cadáveres y pequeñas partículas de sangre en el apartamento de los McCann. En una pared del salón, en el dormitorio de los padres, en un peluche de Maddie, en la ropa de su madre y en el maletero del Renault Scenic, que fue alquilado después del 3 de mayo, es decir, después de la desaparición.

Un elemento de sospecha se añadió cuando los McCann regresaron a Inglaterra. Un turista que estaba de vacaciones en Praia da Luz informó haber visto alrededor de las 22.00 horas a un individuo que se alejaba del lugar llevando consigo a un niño. Este testigo, al ver en la televisión la forma tan particular en la que Gerald sujetaba a su hijo al bajar del avión, creyó reconocer al hombre que había visto en Praia da Luz la noche de la desaparición.

En “Maddie, haciendo un mito”, Anne Corrêa-Guedes se une al comisario Gonçalo Amaral, que dirigió la investigación en Portugal. Para él, los padres están involucrados en la desaparición de Maddie. Corrêa-Guedes muestra cómo la cobertura hipermediática perjudicó la investigación al provocar que la policía portuguesa e inglesa se enfrentaran, en lugar de cooperar.

Los McCann contaron con el apoyo de la prensa inglesa y la simpatía de todos, incluso del Papa en Roma. Un fondo de apoyo, el Fondo Madeleine, recaudó más de 2,2 millones de euros que permitieron contratar a los mejores abogados. Los medios que se arriesgaron a generar sospechas aprendieron esto de la manera más difícil. En Portugal, el comisario Amaral, que dirigió la investigación, fue desautorizado y marginado. Y cuando los tribunales portugueses invitaron a los McCann a regresar a Praia da Luz, pudieron permitirse el lujo de negarse. Entonces, después de sólo 14 meses, los fiscales portugueses decidieron cerrar la investigación. Culpa, dirán, “haber podido obtener suficientes elementos”.

El sospechoso del caso Maddie McCann también habría matado a una joven en Bélgica: “Pensábamos incluso que era Dutroux”

La pista alemana se prolonga

La policía alemana lleva anunciando desde 2020 que una pista conduce a un pedófilo reincidente de 46 años, Christian Brückner, que residía en la región de Praia cuando Maddie desapareció. Brückner está siendo juzgado desde febrero en Braunschweig por cinco delitos sexuales cometidos en Portugal entre 2000 y 2017. Los alemanes afirman tener pruebas sustanciales en el caso Maddie, pero no han comunicado nada concreto, a pesar del paso del tiempo.

¿Cómo habría seguido la investigación si la desaparición se hubiera producido en Bélgica? Por experiencia responderemos: no como en Portugal.

“Maddie, haciendo un mito”, de Anne Corrêa-Guedes, en francés de la editorial Balland.

-

PREV La izquierda apoya a Guillaume Meurice, amenazado de despido tras una broma sobre Netanyahu – Libération
NEXT Côtes-d’Armor: Terre Attitude celebrará su 20º aniversario en Ruca los días 24 y 25 de agosto