La llama olímpica ya pasó en 1968 y luego en 1992 en la región.

-

GRAMOrenoble da la bienvenida almi Juegos Olímpicos de Invierno del 6 al 18 de febrero de 1968. El 4 de enero, a las 4:30 horas, la llama olímpica salió de Brive, donde pasó la noche. Se la espera a las 7:30 en Périgueux, a las 9:25 en Saint-Astier, a las 11:15 en Mussidan, a las 14:00 en Ménesterol, antes de dirigirse a Saint-Médard-de-Guizières, en Gironda, y luego a Libourne. Del 4 al 13 de enero, entre Brive y Ax-les-Thermes, la llama recorre la gran región, es decir, “1.202 kilómetros en las carreteras, en las pistas y en el cielo del suroeste”, como titula “Sud Ouest” en publicar un mapa a cuatro colores a página completa.


El recorrido de la llama por el gran “Suroeste”, con motivo de los Juegos Olímpicos de Invierno de Grenoble.

Archivos “Suroeste”


La multitud durante la salida de la llama olímpica de Périgueux (Dordoña) hacia Burdeos, el 18 de enero de 1992.

En aquella época, en Aquitania, Burdeos era una ciudad de escala el 4 de enero, al igual que Mont-de-Marsan al día siguiente. La antorcha llega a las Landas pasando por Portets, Langon, Bazas, Le Poteau y Roquefort. El 6 de enero se dirigió a los Pirineos Atlánticos, más concretamente a Bearn: Orthez, Navarrenx, Mauléon, Tardets, Aramits, La Pierre-Saint-Martin, Asap, Oloron y Pau, donde llegó a las 20.30 horas. El 6 de enero, la antorcha fue colocada en un helicóptero H-34 que voló hacia Gourette. A las diez de la mañana se lanzó en paracaídas sobre la meseta de Bézou. Como el día anterior en Pierre-Saint-Martin, debido a los Juegos Olímpicos de Invierno, ya no son los corredores los que se turnan, sino los esquiadores. La llama llega a Grenoble el 6 de febrero, lugar donde Jean-Claude Killy gana el Grial con tres medallas de oro.

Pierre Durand y Colette Besson

Después de Chamonix en 1924, Grenoble en 1968, Albertville acogió la XVImi Juegos Olímpicos de Invierno, los terceros en Francia. La llama llegó a Nueva Aquitania el 17 de enero de 1992, procedente de Dordoña, una vez más con Périgueux como ciudad de escala. La mañana del 18 de enero llegó a la Gironda, por la RN 89. En Saint-Seurin-sur-l’Isle, el campeón olímpico en Seúl en 1988, el jinete Pierre Durand (1), escoltó a los portadores de la antorcha a caballo. Después de Abzac y Pomerol, la antorcha creada por el diseñador Philippe Starck hace una breve parada en Libourne, donde el alcalde, Gilbert Mitterrand, ilumina una gran fuente en la plaza Abel-Surchamp.

La multitud durante la salida de la llama olímpica de Périgueux a Burdeos, el 18 de enero de 1992.


La multitud durante la salida de la llama olímpica de Périgueux a Burdeos, el 18 de enero de 1992.

Archivos “Suroeste”

Son las 17.30 horas cuando la antorcha llega a la plaza Pey-Berland. Su recorrido por Burdeos le lleva hasta la plaza de Quinconces, donde el último portador de la antorcha está acompañado por Olivier Noirot, especialista en los 400 metros, a la luz de 400 antorchas que forman una guardia de honor. Más de 30.000 espectadores participan en este evento, donde Colette Besson, atleta de Saint-Georges-de-Didonne, medallista de oro en los Juegos Olímpicos de México en 1968, es aclamada. Todos aprecian el sonido y la luz que recorre la historia de la llama olímpica. con música de la película “Les Chariots de feu” que evoca los Juegos Olímpicos de 1924. No es en el ayuntamiento de Burdeos donde la llama, protegida por una lámpara de minero, reposa por la noche, sino en Pessac.

El 19 de enero de 1992, el estadio Barbe d'Or de Mont-de-Marsan se llenó para recibir la llama olímpica y a sus portadores. Zancudos y músicos formaron parte de la fiesta.


El 19 de enero de 1992, el estadio Barbe d’Or de Mont-de-Marsan se llenó para recibir la llama olímpica y a sus portadores. Zancudos y músicos formaron parte de la fiesta.

Archivos “Suroeste”

Después de Talence, Villenave-d’Ornon, Chambéry, Léognan, Saucats, Cabanac-et-Villagrains, la antorcha continúa su recorrido hacia las Landas. Fue en Mano, el 19 de enero, donde entró en el departamento nevado “Como homenaje de las Landas planas a las altas montañas de Saboya y Albertville”, se lee en “Sud Ouest”. Los portadores de la antorcha de las Landas cuentan con la asistencia de atletas de los Pirineos Atlánticos, un departamento olvidado del recorrido. Porque después de una noche de respiro en Mont-de-Marsan, la llama toma el camino hacia Tarbes. Aún así, esta noche sigue siendo un recuerdo inolvidable para el director del parque técnico de Baradé. Montois Jean-Marc Duluc vigilaba la llama. “Era una gran responsabilidad. ¿Imagínese si se hubiera extinguido? Me encerré en la sala del ayuntamiento. Tenía miedo de ser reclutado”, dijo 30 años después.

(1) El jueves 23 de mayo, Pierre Durand lanzará el relevo de la antorcha desde el castillo Pavie en Saint-Emilion.

-

PREV Dusan Vlahovic da la victoria a la Juventus
NEXT Enorme Luka Doncic, enorme defensa, ¡Dallas lidera 3-2 contra el Thunder!