Una décima muerte en Nueva Caledonia: lo que sabemos

Una décima muerte en Nueva Caledonia: lo que sabemos
Una décima muerte en Nueva Caledonia: lo que sabemos
-

Un hombre de 38 años, sobrino del jefe del Congreso de Nueva Caledonia, fue asesinado el miércoles 10 de julio al este de Numea en un intercambio de disparos con los gendarmes, elevando a 10 el número de muertos en la violencia que sacude a la archipiélago desde mediados de mayo.

Hacemos un balance de cómo se desarrollaron los acontecimientos.

Sigue la cobertura completa

Las 8 p.m.

El fallecido pertenecía a la tribu Saint-Louis, bastión de la facción independentista canaca. Los hechos tuvieron lugar este miércoles por la mañana, durante una operación para desbloquear la RP1, la única carretera que conecta el sur con el resto de Nueva Caledonia. Los gendarmes vieron a cuatro hombres armados refugiarse en el interior de la iglesia de la misión de Saint-Louis, según el fiscal de Numea, Yves Dupas.

“Uno de ellos fue visto portando un arma larga, en una ventana en el nivel superior del edificio”. aclaró. Al parecer, el hombre disparó en dirección a los gendarmes apostados a varios centenares de metros de distancia. “Uno de los gendarmes utilizó su arma reglamentaria en una acción de respuesta. detalló el fiscal. A distancia, el gendarme golpea mortalmente a uno de los hombres armados.

Dos investigaciones abiertas

La víctima, de 38 años, es una figura independentista. Objeto de una orden de registro, se sospecha que ha participado en varios robos de vehículos, robos de vehículos acompañados de amenazas y/o violencia contra el conductor. También es sobrino del líder del Congreso, Roch Wamytan. La Fiscalía abrió dos investigaciones, una por intento de asesinato de una persona que ostentaba una autoridad pública y la segunda por violencia intencionada con resultado de muerte sin intención de causarla.

  • Leer también

    Elecciones legislativas en Nueva Caledonia: Emmanuel Tjibaou, primer diputado independentista elegido desde 1986

Esta es la décima muerte desde que comenzó la violencia hace dos meses. Saint-Louis es uno de los últimos puntos conflictivos. Los residentes están aislados. “Solo tenemos un carril y cuando circulamos por ese carril nos roban el coche o nos atacan. Hoy nos sentimos inseguros y, sobre todo, no podemos ir a trabajar”., afirma Florent, un vecino entrevistado en el reportaje que encabeza este artículo. La tensión sigue siendo alta en la isla. El toque de queda a las 20.00 horas se mantiene al menos hasta el 15 de julio.


TM | Informe TF1: Léa Merlier, Flora Monbec y Keziah Cretin

-

PREV AVISO DE MUERTE – MARIE-PAULE CRÉPEAU-QUEVILLON
NEXT A pesar de la inflación, las cuentas tienen superávit en Saint-Grégoire