La NASA tendrá que encontrar una manera de enviar paquetes grandes a la Luna

La NASA tendrá que encontrar una manera de enviar paquetes grandes a la Luna
La NASA tendrá que encontrar una manera de enviar paquetes grandes a la Luna
-

“Exploración sostenida y desarrollo lunar”: este es el menú del programa Artemis desarrollado por la NASA. Esto incluye la creación de una puerta de entrada lunar, un hábitat orbital que apoyará las misiones realizadas hacia y desde la superficie, así como un campamento base que permitirá estancias prolongadas en la Luna. Para ello, la agencia espacial estadounidense ha firmado un contrato con socios como SpaceX y Blue Origin, encargados de realizar experimentos científicos y transportar tripulaciones al lugar.

Para llevar a cabo este proyecto acabará siendo necesario mantener una presencia humana muy regular, si no permanente, en la Luna. Pero antes de que una operación de este tipo sea posible y la humanidad pueda establecer su sede en la superficie del satélite terrestre, es necesario resolver algunos problemas logísticos, indica el medio online especializado Universe Today.


¡Suscríbete gratis a la newsletter de korii!No te pierdas ningún artículo de korii gracias a esta selección diaria, directamente en tu bandeja de entrada.

En un documento técnico titulado Carga de superficie lunarEn línea desde junio, los ingenieros de la NASA explican que han identificado una brecha significativa entre las capacidades actuales de entrega de carga y la demanda futura. “La exploración de la superficie lunar requerirá la entrega de activos, equipos y suministros a la superficie lunar”escriben los autores del documento, para quienes la única solución creíble pasa por el establecimiento de un “Flota mixta de módulos de aterrizaje”.

Como sugiere su nombre, un módulo de aterrizaje es una nave espacial, tripulada o no, destinada a aterrizar en la superficie de un cuerpo celeste. Puede ser fijo (como Huygens en Titán, el satélite natural más grande de Saturno) o incluir un rover (como Spirit y Opportunity en el planeta Marte). Según los expertos, no conviene elegir entre estos dos tipos de tren de aterrizaje, sino optar por una combinación, que permitirá una mayor flexibilidad y versatilidad.

Creciente demanda

Hasta la fecha, la NASA ha seleccionado catorce empresas estadounidenses capaces de entregar cargas útiles en el marco del programa Artemis. Esto incluye a SpaceX y Blue Origin, pero también a Ceres Robotics, Sierra Nevada Corporation y Tyvak Nano-Satellite Systems, que se encargarán del transporte de los envíos de material y de la tripulación. Otras nueve empresas, entre ellas Firefly Aerospace, Intuitive Machines, Lockheed Martin Space, Moon Express y Astrobotic, se encargarán de todo lo relacionado con los experimentos científicos que se llevarán a cabo in situ.

Esto sólo se refiere a la fase «El retorno humano a la Luna» (HLR) del programa Artemis, que consiste, como su nombre indica, en preparar el regreso de los exploradores humanos a la Luna. Lo que suceda a continuación requerirá un aumento significativo en las entregas de mercancías. La próxima etapa, prevista para el período 2028-2030, consistirá de hecho en llevar a cabo la ampliación de “capacidades y sistemas lunares” de la NASA. A partir de entonces, cada año a partir de 2031, la agencia planea enviar una misión tripulada a la Luna.

Para evaluar la creciente necesidad de módulos de aterrizaje y sistemas de transporte lunares, la NASA analizó una muestra representativa de la carga planificada del programa Artemis y sus posibles requisitos. Los ámbitos son numerosos, ya que se trata de vivienda, sistemas de movilidad, electricidad y comunicaciones, congeladores; sin olvidar las recurrentes misiones logísticas de entrega que incluirán alimentos, agua, aire, repuestos, etc.

En total, la NASA estima que la demanda futura de carga variará entre 2,5 y 10 toneladas por año, sin contar las entregas ocasionales de carga grande (rovers o módulos habitacionales) de hasta 15 toneladas. También está trabajando en la mejor manera de gestionar la devolución de residuos, para que la Luna no empiece rápidamente a parecerse a un vertedero. En febrero de 2024 ya se informó que durante exploraciones humanas anteriores se habían acumulado allí 227 toneladas de basura. Sin olvidar la futura gestión de los excrementos que tampoco es tarea fácil.

-

PREV Cuando los marroquíes se ven obligados a irse de vacaciones al extranjero
NEXT Muerte de Mohammed El Farris: el barrio de Saint-Barthélémy de luto en Noyon, la fiesta del barrio aplazada