La debilidad del dólar ayuda a la libra y al euro, las elecciones en el punto de mira

La debilidad del dólar ayuda a la libra y al euro, las elecciones en el punto de mira
La debilidad del dólar ayuda a la libra y al euro, las elecciones en el punto de mira
-

La libra y el euro mantuvieron sus ganancias frente al dólar de la víspera, después de beneficiarse de los débiles datos económicos estadounidenses que hicieron bajar al dólar, mientras comenzaban las votaciones en Gran Bretaña y se acercaba el fin de semana electoral en Francia.

La libra esterlina cotizaba a 1,2760 dólares, un alza del 0,13%, tras ganar un 0,46% el miércoles y alcanzar un máximo de tres semanas, mientras que el euro cotizaba a 1,080 dólares, un alza del 0,1% tras una ganancia del 0,4%, también en un máximo de tres semanas.

La libra ha subido este año frente al dólar, lo que la convierte en la moneda con mejor rendimiento del G10 en 2024.

El dólar cayó el miércoles por datos económicos estadounidenses más débiles de lo esperado, incluido un débil informe de servicios y el informe de empleo de ADP, que describen una economía en desaceleración, después de un aumento en las solicitudes iniciales de beneficios por desempleo la semana pasada.

“Los datos alimentan las expectativas de que el mercado laboral puede estar debilitándose y que la Reserva Federal podrá recortar las tasas más adelante este año”, dijo Jane Foley, jefa de estrategia cambiaria de Rabobank.

Los mercados ahora están descontando casi 50 puntos básicos de recortes de tasas de interés por parte de la Reserva Federal en 2024, muy probablemente comenzando con un recorte de 25 puntos básicos en septiembre y un segundo para fin de año, apuestas que también hicieron bajar los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense.

Se espera que los datos mensuales más importantes sobre el mercado laboral estadounidense, las nóminas no agrícolas, que se publicarán el viernes, muestren un aumento de 190.000 puestos de trabajo en junio después de un aumento de 272.000 en mayo, según una encuesta de economistas de Reuters.

Los mercados estadounidenses están cerrados el jueves por el feriado del 4 de julio.

Los votantes británicos acudirán a las urnas el jueves y parecen dispuestos a elegir al líder laborista Keir Starmer como su próximo primer ministro, arrasando con los conservadores de Rishi Sunak después de 14 años a menudo turbulentos.

Foley atribuyó dos razones principales a la limitada reacción del mercado ante la convocatoria electoral y la campaña.

“En primer lugar, el Partido Laborista siempre ha estado por encima (de los conservadores) en las encuestas de opinión durante algún tiempo, por lo que no hubo sorpresa”, dijo.

“La segunda razón es que Keir Starmer y Rachel Reeves lograron convencer a los inversores y al electorado de que habían movido el partido hacia el centro.

Rachel Reeves es la jefa de política financiera del Partido Laborista.

Los analistas también destacaron la creciente incertidumbre en torno a las elecciones francesas, cuya segunda vuelta está prevista para el domingo.

El nerviosismo de los mercados se ha calmado un poco y la brecha entre los rendimientos a 10 años alemanes y franceses se ha reducido a menos de 70 puntos básicos, mientras que antes de la primera ronda de votaciones de la semana pasada estaba por encima de los 80 puntos básicos.

Francesco Pesole, estratega cambiario de ING, dijo que esto se debía a que muchos candidatos de centro y de izquierda se retiraron de las tres rondas de votación para perjudicar las perspectivas del partido de derecha Agrupación Nacional de Marine Le Pen.

“Esto aumenta las posibilidades de un parlamento sin mayoría, lo que parece ser un resultado más deseable para los mercados, ya que limita las posibilidades de maniobras agresivas de gasto”, dijo.

Sin embargo, añadió: “Nuestro equipo de tipos sigue pidiendo mayores brechas estructurales para Francia y esperamos que esto afecte al euro durante todo el verano”.

SEGUIMIENTO DEL YEN

El yen japonés, que no logró ganar terreno el miércoles, se fortaleció el jueves y el dólar perdió un 0,2% hasta 161,21 yenes.

Sin embargo, no está lejos del mínimo de 161,96 por dólar alcanzado durante la sesión anterior, su nivel más bajo desde diciembre de 1986, con fundamentos desfavorables para la moneda.

Los operadores se estaban preparando para una posible intervención del gobierno japonés en el mercado de divisas, con los mercados estadounidenses ausentes por el feriado del 4 de julio.

Las dos rondas anteriores de compras de yenes por parte de Tokio tuvieron lugar en momentos de falta de liquidez durante el día de negociación mundial o durante el período festivo.

Sin embargo, la barrera a la intervención podría ser mayor en esta etapa, dijo Marito Ueda, gerente general del departamento de investigación de mercado de SBI Liquidity Market.

“El Ministerio de Hacienda dice que no es el nivel lo que provoca la intervención, sino los movimientos excesivos. Es difícil intervenir, porque los movimientos actuales no entran en esta categoría”.

-

PREV Continúan las negociaciones para un nuevo gobierno francés en la Asamblea Nacional
NEXT Isabelle Balkany, su mensaje irónico tras la disolución: “Está decidido, yo…”