En el juicio a Donald Trump, la defensa pide una absolución “hecha rápidamente y bien hecha”

En el juicio a Donald Trump, la defensa pide una absolución “hecha rápidamente y bien hecha”
En el juicio a Donald Trump, la defensa pide una absolución “hecha rápidamente y bien hecha”
-

En este último caso, la defensa de Donald Trump pidió a los jurados que le evitaran una condena penal. Todd Blanche, abogado del candidato republicano, recordó que “este no es un referéndum sobre tus ideas sobre Donald Trump, no es un referéndum sobre por quién crees que votarás en 2024”.

Una absolución “rápida y bien hecha”: la defensa en el juicio extraordinario contra Donald Trump pidió el martes por última vez a los miembros del jurado que le evitaran una condena penal de consecuencias incalculables en plena campaña presidencial.

“No hubo intención de defraudar ni conspiración para influir en las elecciones de 2016”

“No es un referéndum sobre sus ideas sobre Donald Trump (…), no es un referéndum sobre quién cree que votará en 2024”, lanzó, tras tres horas de súplicas, el abogado de la presidencia republicana. candidato Todd Blanche, en la corte de Nueva York. Frente a los doce miembros del jurado, pidió ceñirse “a las pruebas, y si se atienen a ellas, será un veredicto de no culpabilidad, hecho rápido, bien hecho”.

Al final de este histórico juicio penal, el primero para un expresidente de Estados Unidos, el jurado deberá decidir si Donald Trump fue o no culpable de 34 falsificaciones de documentos contables para ocultar un pago de 130.000 dólares a la actriz de Stormy Daniels. películas porno, para evitar un escándalo sexual al final de su campaña presidencial de 2016. Pero, aseguró Todd Blanche, “no hubo ninguna intención de defraudar ni ninguna conspiración para influir en las elecciones de 2016. Enumeró “diez razones para tener una duda razonable”.

En particular, la defensa tuvo una última oportunidad de torpedear la credibilidad del acusador número uno, el ex confidente de Donald Trump, Michael Cohen, que se convirtió en su enemigo jurado. “Es el mayor mentiroso de todos los tiempos”, aseguró Todd Blanche, es “la encarnación de la duda razonable”.

Robert De Niro llegó a advertir sobre un “payaso” que podría convertirse en “tirano”

Michael Cohen había pagado el dinero, según él por orden de su jefe, a Stormy Daniels, para comprar su silencio sobre una relación sexual que afirma haber tenido en 2006 con el multimillonario, cuando él ya estaba casado con su esposa Melania. . Un episodio desmentido por Donald Trump, al que la actriz volvió largamente durante un impactante testimonio ante el jurado, evocando una relación consensual, pero donde el “equilibrio de poder” estaba “desequilibrado”.

“Todo empezó con una extorsión y terminó muy bien para la señorita Daniels”, dijo el abogado del expresidente. Una vez elegido Donald Trump y en la Casa Blanca, Michael Cohen fue reembolsado utilizando, según la acusación, facturas falsas y asientos disfrazados de “honorarios legales” en las cuentas de su grupo de empresas, la Organización Trump, de ahí la acusación por contabilidad. falsificaciones.

“Fue Michael Cohen quien presentó las facturas”, insistió Todd Blanche. Según él, Donald Trump, entonces “líder del mundo libre”, tenía cosas más importantes que hacer que mirar los cheques en detalle. “Es absurdo que la fiscalía quiera hacer creer que examinó los cheques y las facturas”, insistió. La defensa sólo necesita convencer a un miembro del jurado de que no condene a Donald Trump, porque cualquier veredicto de culpabilidad o absolución requiere la unanimidad del jurado.

Al llegar al tribunal de Manhattan, Donald Trump advirtió sobre un “día peligroso para Estados Unidos”, presentándose una vez más como víctima de una persecución política. Al pie del edificio judicial, el célebre actor Robert De Niro, notorio anti-Trump, acudió para advertirle contra un “payaso” que podría convertirse en un “tirano”. Los fiscales, que aún no han subido al estrado, insistirán en que mediante el pago oculto a Stormy Daniels, que equiparan con un gasto oculto de campaña, Donald Trump “corrompió” las elecciones de 2016, confiará luego el destino de la elección. caso a los jurados, tal vez tan pronto como el miércoles.

Una campaña de 2016 donde el miedo a un escándalo sexual parecía omnipresente

Si es declarado culpable, el candidato presidencial republicano, de 77 años, podrá apelar y, en cualquier caso, comparecer el 5 de noviembre. Pero con el considerable peso de una condena penal, mientras su duelo con Joe Biden, de 81 años, promete ser reñido. Lo que está en juego es tanto más importante cuanto que este juicio será probablemente el único que se celebrará antes de las elecciones presidenciales, entre los cuatro casos en los que se acusa a Donald Trump, en particular el de mayor escala, por su presunta actividad ilegal. Intentos de anular los resultados de las elecciones presidenciales de 2020.

A lo largo de los debates, los jurados profundizaron entre bastidores de otra campaña presidencial, la de 2016, donde el miedo a un escándalo sexual parecía omnipresente, sobre todo tras la revelación de un vídeo en el que se escuchaba a Donald Trump alardear vulgarmente de “agarrar” a mujeres “por el coño”. Un ex jefe de un tabloide, amigo del multimillonario, dijo en el estrado que él era sus “ojos y (sus) oídos” para ahuyentar cualquier revelación embarazosa, incluso si eso significaba pagarle a una modelo de Playboy 150.000 dólares para mantenerla en secreto sobre una aventura. con Donald Trump.

Una vez más, nada reprobable, aseguró el abogado de Donald Trump. “Una campaña se hace para amplificar los aspectos positivos de un candidato. Es una campaña, no un delito”, afirmó.

-

NEXT Usain Bolt gravemente herido durante un partido benéfico