Este radar que nadie ve pero que parpadea a 50 km/h

Este radar que nadie ve pero que parpadea a 50 km/h
Este radar que nadie ve pero que parpadea a 50 km/h
-

La instalación de radares en las carreteras de nuestro territorio es a veces cuestionable. Como el que se puso en servicio a finales del mes pasado en Froidmont, en el departamento de Aisne, en la región de Altos de Francia.

Se trata de un radar autónomo que enfureció a los conductores atrapados por el destello por exceso de velocidad del radar autónomo puesto en servicio el 30 de abril en la Nacional 2, atravesando la ciudad de Froidmont-Cohartille. Nuestros compañeros de radars-auto.com indican al respecto que dicho dispositivo de control de velocidad de los vehículos está colocado a la entrada de esta localidad (y por tanto con un límite de velocidad de 50 km/h), en un solo sentido de la vía. circulación, sinninguna señal de límite de velocidad indica la velocidad máxima requerida a la entrada de este pueblo.

Impugnación admisible

A la espera de compensar esta ausencia de una señal que indique la entrada al casco urbano, el municipio de Aisne había instalado un radar autónomo que indicaba el límite de velocidad a 50 km/h. Excepto que la señal en cuestión… colocada en el mismo terreno, estaba cubierta de vegetación y por lo tanto era “invisible” para los usuarios de la vía que tomaban esta ruta. Y si desde entonces se ha cortado el césped que oculta la señal que indica el límite de velocidad de 50 km/h, Mientras tanto, varios conductores “de buena fe” han sido detenidos por exceso de velocidad.. Lo cierto es que, como la legislación francesa exige que cualquier límite de velocidad en una vía sea perfectamente visible para los usuarios que la utilizan, los conductores que hayan sido detectados por exceso de velocidad mediante este malicioso radar sin duda podrán impugnar con éxito su multa.

Publicado en 21/05/2024 a las 16:05

-

PREV DIRECTO. Austria – Francia: Mbappé se retira de Holanda, ¿cuál es su estado de salud?
NEXT discordia entre expertos en torno a un campo de ruinas