Francia – Mundo – “No sé lo que nos deparará el mañana”: las víctimas de las inundaciones en Brasil confían sus temores

Francia – Mundo – “No sé lo que nos deparará el mañana”: las víctimas de las inundaciones en Brasil confían sus temores
Francia – Mundo – “No sé lo que nos deparará el mañana”: las víctimas de las inundaciones en Brasil confían sus temores
-

Reencontrados, abraza a Mara, de 45 años. “No sé lo que nos deparará el mañana. Tendremos que empezar de cero”, dice este hombre de 35 años que se ganaba la vida como reciclador informal en Porto Alegre, una ciudad todavía sumergida tras la inundación de Río. Guaíba.

Entre montañas de ropa y juguetes donados, cerca de 800 personas se encuentran alojadas en este gigantesco hangar de la capital del estado de Rio Grande do Sul, que sufre desde hace casi tres semanas una catástrofe climática sin precedentes en esta parte del mundo. , que dejó más de 150 muertos y alrededor de un centenar de desaparecidos.

– “La naturaleza nos devuelve lo que le hacemos” –

Algunos esperan volver a casa cuando baje el agua, otros ya se están dando por vencidos, como Marcia Beatriz Leal.

Con un jersey blanco de cuello alto y un tatuaje encima de una de las cejas, esta mujer de 50 años vivía en una casa que alquilaba en Estrela, localidad situada en una zona devastada de la región. A su lado, Pietro, su hijo de siete años, y su madre, que sufre la enfermedad de Alzheimer, duermen junto a él.

“Esta es la tercera vez” que sufre una inundación.

Esa voluntad “de luchar, de intentar recuperarse una y otra vez, todo desaparece”, explica Marcia Beatriz, que estaba con ellos en Porto Alegre cuando comenzó la interminable inundación.

Ni siquiera intentó regresar a casa.

Dos de las víctimas de las inundaciones en el sur de Brasil, en Porto Alegre el 18 de mayo de 2024 AFP FOTO / Nelson ALMEIDA

Esta diseñadora de ropa para animales dice sentirse mejor después de “llorar” durante una conferencia organizada por la unidad, en el ayuntamiento, que se ocupa de la salud mental de la población, en una zona reservada del refugio.

Espera instalarse con su madre y su hijo en otro lugar, al abrigo de las lluvias cada vez más intensas en la región, una perturbación ligada, según los científicos, al cambio climático y al fenómeno de El Niño.

“La naturaleza nos devuelve lo que le hacemos”, dice esta mujer.

– Lo perdió todo, pero ya está pensando en empezar de nuevo –

Bajo una manta de colores junto a Mara, Rafael Adriano Peres tampoco tiene dudas al respecto: “Los seres humanos están destruyendo el planeta y esto irá a peor”, sobre todo porque “la deforestación en el Amazonas no cesará”.

La tragedia actual en el sur de Brasil es una “prueba” y “mañana podría suceder en Belo Horizonte (sureste), en otras ciudades”, añade este hombre que siempre pensó que “el agua nunca llegaría” a su casa. casa.

Unas 13.000 personas están reunidas en los 149 albergues de Porto Alegre, una moderna ciudad de 1,4 millones de habitantes, según las autoridades locales.

Para Marta Fadrique, coordinadora responsable de problemas de salud mental del ayuntamiento, el miedo a que se repitan las inundaciones se siente entre las personas más afectadas. Sin embargo, considera que, en la mayoría de los casos, este sentimiento acaba disminuyendo.

“El miedo es normal” en esta fase “aguda” del drama, al igual que la ansiedad, el insomnio y la “desconfianza hacia todo”, explica esta psicóloga en el patio exterior del centro de acogida visitado por la AFP, donde se secan varias hileras de ropa al aire libre. El sol y los niños corren de un lado a otro, como ajenos a los trágicos acontecimientos que están sucediendo.

Habraham Elises Gil, de 25 años, es una venezolana que emigró a Brasil hace seis años debido a la grave situación económica de su país.

Con su esposa y sus dos hijos, logró rehacer su vida en Porto Alegre como limpiador, instalándose en una casa y comprando muebles.

Lo ha perdido todo, pero ya está pensando en empezar de nuevo.

“Los niños nos dan fuerza. La vida continúa”, afirma.

-

PREV Al menos 250.000 personas se manifestaron contra la extrema derecha en toda Francia, incluidas 75.000 en París, según la policía.
NEXT Carne de cerdo: por qué está aumentando el precio chino